Ud está aquí:
  1. Portada
  2. Actividades
  3. Documentos para la historia de Europa
  4. El Llibre del Repartiment de València (1237-1252)
  5. Las ediciones del Llibre del Repartiment de València

Volver

Las ediciones del Llibre del Repartiment de València

La primera noticia de que los registros de donaciones de Jaime I en el reino de Valencia estuvieran depositados en el Archivo Real de Barcelona, o en su precedente, el depósito habilitado en la casa que la orden de San Juan de Jerusalén tenía en Barcelona, se remonta a 1301. Ya en 1376 consta que estos libros se encontraban en el Archivo desencuadernados y muy estropeados. El inventario general que se hizo en 1584 los describe, con alguna diferencia respecto a los folios hoy conservados, y con especial mención a su mal estado de conservación. Por este motivo, en el siglo XVIII los archiveros sacaron copia de los registros 5 y 6. Estas copias modernas se encuentran hoy encuadernadas a continuación del original, en el mismo volumen. Los archiveros siempre consideraron, correctamente, que estos volúmenes contenían simples donaciones, y así lo hicieron constar en los inventarios del Archivo, en los que se refieren a ellos como memoriales de concesiones, libros de donaciones o establecimientos, y otros títulos similares, a saber: “memorialia donacionum”, “Super donationibus Valencia”, “Liber iste memoratur de domibus Valencia”, “donaciones de Valencia et de termino”, “Regestrum intitulatum Donationum regni Valencia”, “memoria o extracto de todos los lugares dados por el ínclito Rey Dn. Jayme el Conquistador”, etc.

Próspero de Bofarull, director del Archivo entre 1814 y 1849, publicó los actuales registros 5, 6 y 7 en el volumen XI de la “Colección de documentos inéditos del Archivo de la Corona de Aragón”, Barcelona, 1856. Con esta publicación, Próspero de Bofarull indujo a los historiadores a considerar los dos registros de donaciones de Jaime I (núm 5 y 6), junto con la relación de casas de la ciudad de Valencia (núm 7), como las matrices de un único reparto de tierras. El error se estampó en el título puesto al volumen: Repartimientos de los reinos de Mallorca, Valencia y Cerdeña. Por lo que respecta a Mallorca, se puede hablar de un verdadero repartimiento, pues hubo reparto, general y global, de toda la isla, tal como se había considerado desde antiguo. En cuanto a los reinos de Valencia y Cerdeña, no lo son. Fue la opinión del insigne erudito valenciano Roc Chabás: “El Repartimiento [de Valencia] no es tal repartimiento (como lo fue el de Mallorca), sino una serie de notas en borrador para hacer el de Valencia en sus casas y término, y datos sueltos para lo demás del Reino, del cual no aparece se hiciera distribución sistemática”. A pesar de su clarividencia, Roc Chabás añadió involuntariamente un error más al tratamiento dado a estos libros, al referirse a ellos, en el título del trabajo pionero que les dedicó en 1888, como “El libro del Repartimiento de la ciudad y Reino de Valencia”. Desde entonces, el error de la expresión en singular se ha hecho general.

La edición de Bofarull era “excelente como trascripción paleográfica” (en palabras de Julián Ribera, con cuya opinión coincidieron otros muchos historiadores), pero no crítica. Esta edición, debido a los problemas que plantea el original y a los criterios de la época (lejos de los actualmente aceptados para una edición crítica), presentaba numerosas deficiencias, no siendo la menor el no editar las partes rayadas en el original, que el editor consideró anuladas, aplicando lo que se sabe de la práctica notarial del siglo XIII. Bofarull omitió todos los asientos rayados, independientemente del nombre y del origen geográfico (que no siempre consta) del beneficiario de la donación. En muchos casos se puede comprobar que un asiento tachado en el original (y por tanto no publicado por Bofarull en su edición al considerar que el escribano lo había anulado) está copiado literalmente en otra parte del libro sin tachaduras, y por tanto aparece efectivamente en su edición. Bofarull, además de señalar que los volúmenes originales se encontraban “algo maltratados por el tiempo”, advirtió que debido a las limitaciones de la imprenta no había podido marcar “las muchas correcciones o añadiduras de que está cuajado el original; pues son estas en tanto número, y tantos los descuidos que al hacerlas se cometieron, que en muchísimos casos, más que descifrar, hemos debido interpretar el manuscrito” y por ello pidió que se tuvieran en cuenta las dificultades y se disculpaba por “si alguna vez nos hemos visto obligados a transigir entre la escrupulosa fidelidad a las palabras sueltas de un texto dudoso, y el sentido que naturalmente debía darse a la totalidad de la frase”. Gracias a estas advertencias los historiadores académicos fueron conscientes de que esta edición era deficiente e inexacta, y que no dejaba de ser una interpretación del texto original, que por otro lado en todo momento ha estado consultable en el Archivo de la Corona de Aragón para su cotejo por parte de los investigadores que lo desearan. En cualquier caso, y teniendo en cuenta los medios y materiales al alcance de la historiografía española del siglo XIX y primera mitad del XX, la obra de Próspero de Bofarull fue meritoria y concitó numerosos elogios. Un reconocido historiador valenciano, José Camarena Mahiques, lo expresó en el X Congreso de Historia de la Corona de Aragón, celebrado en Zaragoza en 1976, al escribir que “de todos modos, y teniendo en cuenta sus defectos, gracias a D. Próspero de Bofarull por haber realizado esta edición”.

Consciente de estas limitaciones, el gran arabista Julián Ribera y Tarragó preparó una edición fotográfica de calidad, que solo pudo ver la luz en 1939, pero sin la anunciada trascripción. Con posterioridad, se publicaron dos ediciones del Llibre del Repartiment, una dirigida por el Dr. Antoni Ferrando (Valencia, 1979), que incluye su reproducción facsímil, y otra realizada por los Dres. Desamparados Cabanes y Ramón Ferrer (Zaragoza, 1979-1980). Desde el año 2008, también se puede el consultar gratuitamente el original digitalizado en el Portal de Archivos Españoles (http://pares.mcu.es).

Subir