Cerrar

Dirección de contacto

Subdirección General de Museos Estatales

Plaza del Rey, 1, 4ª plantaSalto de línea 28004 - MadridSalto de línea Teléfono: 917017256Salto de línea Fax: 917017384

Redes sociales de Nuestros Museos

Volver

Arquitectura de los Museos Estatales

Museo Taller del Moro

Cronología: siglo XIV.

Estilo: mudéjar.

Construido en la primera mitad del siglo XIV, se trata, junto con el vecino Palacio de Fuensalida, del único ejemplo de arquitectura civil mudéjar conservado en la ciudad. Fue realizado, al igual que el resto de los palacios levantados por la nobleza toledana de la época, por alarifes musulmanes que han dejado su impronta tanto en la organización interna del edificio, configurada a partir de un salón central y dos alcobas laterales comunicadas entre sí por arcos, como en la rica decoración interior, ambas de inspiración granadina.

Todo el edificio responde a un similar programa decorativo, basado en la repetición de motivos en ataurique, formado por lacerías con estrellas, que en parte han conservado su policromía original, frisos con cintas epigráficas de caracteres árabes, inscripciones góticas y motivos vegetales que, repartidos por todo el edificio, ocupan tanto los muros como las enjutas de los arcos y ventanas. Cubre el espacio una armadura mudéjar de madera, construida mediante la técnica de par y nudillo. Contrasta esta profusión decorativa con la sencillez de la fachada, realizada por tapial y verdugada, quedando reservado únicamente el uso del ladrillo para cubrir el zócalo, los cercos de las ventanas y las esquinas de los paramentos.

A lo largo del tiempo, el edificio ha tenido distintas ocupaciones y utilidades, sin que por ello haya sufrido graves alteraciones, por lo que fue declarado en 1931 Monumento Histórico-Artístico. En 1959 el Estado compró y restauró el edificio intentando resaltar la estructura mudéjar y el estilo árabe de influencia granadina; asimismo, se procedió a adaptarlo para su nuevo cometido, albergar los fondos de Arqueología y Artes Decorativas del Museo de Santa Cruz, abriendo sus puertas al público en 1963. En años consecutivos se recuperó el patio ajardinado que precede a la entrada y se adquirieron varios edificios adyacentes con la finalidad de ampliar sus instalaciones. En la década de los ochenta se han llevado a cabo labores de consolidación de sus estructuras, estando previstas nuevas actuaciones.

Subir