El alcalde de Zalamea, de Calderón de la Barca, en el Teatro Pavón

Del 30 de septiembre al 19 de diciembre de 2010

La Compañía Nacional de Teatro Clásico inicia la temporada con este drama de Calderón, una de las obras más reconocidas de nuestro teatro clásico, basada, según el propio autor, en hechos reales.

El alcalde de Zalamea, que aparece publicado por primera vez como El garrote más bien dado,  pertenece a una tradición de extraordinaria fuerza en nuestro teatro clásico: la de los dramas de abuso de poder, entre los que podríamos incluir Fuenteovejuna, Del rey abajo, ninguno, Peribañez y el Comendador de Ocaña o El mejor alcalde, el rey, que narran historias basadas en la fuerte tensión social existente entre nobles y villanos. Cuentan cómo un cortesano, a menudo un militar, irrumpe en la calma idílica del campo y atropella el honor del villano, que se ve obligado a tomarse la justicia por su mano, y cómo el rey, prudentemente, aprueba el castigo ejecutado.

Concretamente, en esta obra se plantea desde el punto de vista dramático una situación real: los tremendos desmanes que la soldadesca provoca impunemente sobre los ciudadanos y la obligación, para los habitantes de los pueblos y aldeas que se encuentran en el camino del ejército, de alojar a los soldados en sus casas.

Llevada dos veces a escena por la Compañía Nacional de Teatro Clásico, en 1988 dirigida por José Luis Alonso, y en 2000 con puesta en escena de Sergi Belbel y en coproducción con el Teatre Nacional de Catalunya, El alcalde de Zalamea es una de las obras más representadas y conocidas de nuestro teatro áureo.

© Ministerio de Cultura y Deporte

Logotipo W3C/WAI doble A (WCAG 1.0) Este documento es valido XHTML 1.0 Strict Este documento CSS es valido

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para dar una mejor experiencia de navegación. Si continúa navegando se considera que acepta nuestra política de cookies

  • Entendido