Ud. está aquí:
  1. Inicio
  2. Cultura
  3. Áreas de Cultura
  4. Novedades
  5. Artes escénicas
  6. 2010
  7. El Niño Judío en el Teatro de la Zarzuela

El Niño Judío en el Teatro de la Zarzuela

Del 16 de diciembre de 2010 al 16 de enero de 2011 

Zarzuela en dos actos y cuatro cuadros, con música de Pablo Luna y libro de Enrique García Álvarez y Antonio Paso.

El texto de El Niño Judío fue escrito por Antonio Paso y Cano en colaboración con su amigo Enrique García Álvarez, que habían comenzado juntos su carrera en la década de 1890, escribiendo textos ligeros y divertidos. La asociación de ambos suponía toda una garantía para obtener un texto gracioso.

La historia es una aventura de búsqueda que lleva a un castizo grupo de madrileños, guitarra en mano para dejar clara su españolidad, a la ciudad siria de Alepo y a la india de Baroda. Al contrario de lo que podría parecer, el largo viaje suponía una buena ocasión para mostrar su casticismo, como se podía leer tras el estreno en el diario El País, donde el crítico Arturo Mori escribía: «Lo que se trata, en fin, de demostrar en la zarzuela es que de Madrid a la India hay un cuarto de hora corto, y que un pobre librero de Lavapiés o Cabestreros puede codearse con los admiradores de Budha sin perder la serenidad ni el clásico lenguaje de sus archicastizos barrios».

Estos diferentes ambientes exóticos, tan de moda en el teatro de entonces, servían como recurso para plantear una disparatada y absurda situación escénica que estaba muy lejos de cualquier intención realista. Por otra parte, el principal acierto de esta zarzuela residía en las continuas situaciones cómicas, lo que justifica no sólo el desinterés por las ambientaciones —meramente decorativas—, sino también el desigual desarrollo de la trama argumental, con personajes caricaturizados y escasa coherencia argumental. Estas características acercan el texto más a la línea del astracán que a la de la opereta.

La música de Pablo Luna supo recoger la variedad y comicidad del texto, sin preocuparse por la deliberada incoherencia de la trama argumental. Ofrece vistosos números musicales en los que el compositor muestra su dominio de las músicas de moda, en especial la canción española de carácter andaluz y el cuplé picaresco y cómico. El gran acierto de la partitura fue la famosísima canción española «De España vengo», que se convirtió desde entonces no solo en una de las piezas más conocidas de Luna, sino también en uno de los tópicos musicales nacionales.

 

Mas información
 
Teatro de la Zarzuela

© Ministerio de Cultura y Deporte

Logotipo W3C/WAI doble A (WCAG 1.0) Este documento es valido XHTML 1.0 Strict Este documento CSS es valido

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para dar una mejor experiencia de navegación. Si continúa navegando se considera que acepta nuestra política de cookies

  • Entendido