Ud está aquí:
  1. Portada
  2. Realización
  3. Realización del proyecto

realizacion-proyecto

Realización del proyecto

La Corona es la fuente de la ley que la cancillería primero y los Consejos territoriales después comunicaban a los interesados: a las villas los fueros y ordenanzas locales, a las ciudades de voto en Cortes las leyes hechas con su consentimiento, a los que ejercían cargos públicos, las que debían aplicar. Separar la ley del reglamento no tenía sentido dada la unidad del poder y pareció más conveniente pecar por exceso que por defecto a la hora de recoger los documentos. La abundante producción legislativa se conserva unas veces en los registros de la Corte, otras en los archivos de los municipios. La impresión de los textos contribuyó a su dispersión en bibliotecas públicas y colecciones privadas. Las recopilaciones no siempre ofrecen la totalidad del documento por lo que preferimos recoger los documentos que se conservan en su primitivo formato.

Un equipo de colaboradores, en su mayoría de la Universidad Autónoma de Madrid, comenzó a recoger hace más de 35 años, los primeros millares de fichas, gracias a una ayuda de la Comisión Asesora de Investigación Científica y Técnica (CAICYT). Los medios de la época, más bien la limitación de los ordenadores personales, y la falta de experiencia hicieron que la presentación de los resultados - Grupo '77: La legislación del Antiguo Régimen (Madrid, Universidad Autónoma de Madrid, 1982), - quedase reducida a un análisis y descripción de las fuentes, y un índice alfabético de descriptores para el acceso a una base de datos que sólo ofrecía la localización del documento. El Ministerio de Cultura acogió la Base de datos y proporcionó la información disponible a los pocos que se animaron a revisar el índice. De aquella experiencia hemos conservado el registro de cada unos de los textos, que incluye fecha, título, descriptores y localización del documento. Distingue entre la fecha de la decisión y la de la publicación, cuando se introdujo este trámite. El título pretende describir el contenido en vez de reproducir una denominación cuyo origen se ignora. La selección de cuatro voces (descriptores) que identifican el contenido del texto ha permitido organizar el material temática y topográficamente. Después de muchos años de abandono, la Subdirección General de los Archivos Estatales reactivó el proyecto y proporcionó la financiación necesaria para crear un nuevo equipo bajo la dirección de Miguel Artola de la Real Academia de la Historia, que obtuvo en su primer año una ayuda complementaria de la Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid (proyecto 06/0013/2001). La Subdirección General de Archivos Estatales ha prolongando desde entonces su apoyo financiero al Proyecto hasta el año 2010 y ha acogido las sucesivas ediciones de la Base de Datos LHE resultado del mismo en su página WEB. Para la preparación de la tercera edición se contó además con la financiación de las Cortes Generales -Congreso y Senado- que permitió acometer el vaciado de fondos del siglo XIX posteriores a 1810 hasta el año de 1868.

Con estos medios y los actuales recursos informáticos se ha reunido un cuerpo de leyes, que en este momento alcanza los 35.355 documentos, a los que se accede a través de un Tesauro, que se actualiza anualmente de acuerdo con los criterios establecidos, y ofrece el texto, de forma que el usuario puede imprimir lo que le interese. Actualmente se proporciona el texto digitalizado de 26.831 de estos documentos. La diversidad de las materias en una única ley aconsejó desglosar los documentos en diferentes fichas para facilitar el acceso a cada asunto en concreto, conservando el texto completo de la norma en una sola ficha de carácter más general. El acceso a los diversos contenidos de la Base de datos se hace mediante un Tesauro, que es objeto de una constante revisión y ampliación, y que ofrecerá una definición de aquellas voces hoy en desuso o cuyo significado se distingue del actual. Los límites materiales, una vez completado el vaciado, irán desde las leyes godas hasta el año 1868.

Las posibilidades técnicas que ofrece internet han permitido ofrecer esta base de datos en red e incorporar la imagen digital de la mayor parte de los documentos referenciados en ella, con fotografías digitales de la mayor parte de los documentos desde que se inició la fase actual de trabajo en 2001. La digitalización de los fondos microfilmados fue llevada a cabo por el Servicio de Reproducción de Documentos de la Subdirección General de los Archivos Estatales del Ministerio de Cultura y en la actualidad supervisa los digitales que los depósitos facilitan al Proyecto.

La creación y mantenimiento de esta página Web desde la que se ofrece la base de datos de forma interactiva corre a cargo de la Subdirección General de Tecnologías y Sistemas de Información del Ministerio de Cultura.

Subir