Archiveros y Bibliotecarios exiliados

La Guerra Civil Española afectó gravemente al mundo de la cultura. Algunos de sus más destacados miembros tuvieron que exiliarse del país después del triunfo del bando franquista en 1939.

A continuación mostramos una semblanza de archiveros y bibliotecarios, compañeros todos de fatigas en defensa de la cultura. Algunos de ellos retomaron sus carreras profesionales en el exilio contribuyendo al acrecentamiento de la Archivística y la Biblioteconomía en sus nuevos países de destino; sólo unos pocos pudieron regresar a España.

Teresa Andrés Zamora (1907-1946)

La bibliotecaria Teresa Andrés fue número uno de la promoción del Cuerpo Facultativo de Archiveros, Bibliotecarios y Arqueólogos de 1931. Fue destinada al Archivo de Palacio Real. Durante la Guerra Civil estuvo al frente de las Bibliotecas de Cultura Popular junto a Juan Vicéns de la Llave y fue Delegada del Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes en Valencia. Su familia sufrió represión durante el golpe militar de 1936, muriendo su padre y un hermano. Finalizada la contienda ella y su marido Emilio Gómez Nadal se exiliaron en Francia, donde colaboraron con la resistencia francesa durante la II Guerra Mundial. En 1944 perdieron a su hijo Vicente. Teresa no pudo regresar a España falleciendo prematuramente en París. Sólo tenía 39 años de edad. Su hijo Antonio Gómez Andrés ha escrito la biografía de su madre para reinvindicar su trayectoria.

PARES Nueva ventana

CCBAE Nueva ventana

Josefa Callao Mínguez (1907-ca.1970)

La archivera Pepita Callao mostró desde joven su activismo formando parte del núcleo fundacional de la Federación Universitaria Española (FUE). Junto a Carmen Caamaño y otras estudiantes, fue una de las cinco primeras mujeres detenidas del movimiento feminista en España en 1929. En 1931 ingresó por oposición en el Cuerpo Facultativo de Archiveros, Bibliotecarios y Arqueólogos siendo destinada en el Archivo de la Delegación de Hacienda de Palencia. A finales de ese año se trasladó por concurso al Archivo de la Corona de Aragón. En 1933 contrajo matrimonio con el ingeniero y político mallorquín Antoni María Sbert. Durante la Guerra Civil creó, con Jordi Rubio i Balaguer, el Servei de Biblioteques del Front de la Generalitat de Cataluña, al tiempo que su marido ejercía como Conseller de Cultura. Tras la caída de Barcelona se exilió en Francia. Mientras tanto, en España fue depurada y separada del Cuerpo Facultativo de Archiveros por Orden de julio de 1939. Más tarde, la familia marchó a México llegando, en 1942, a bordo del Nyassa. Allí colaboró con la JARE y fundó la Unión de Mujeres Españolas (UME).

PARESNueva ventana

CCBAENueva ventana

Manuel Castillo Quijada (1869-1964)

Manuel Castillo fue bibliotecario en la Universidad de Salamanca y Catedrático de Francés llegando a dirigir el Instituto Luis Vives de Valencia. Realizó la primera traducción al español de la clasificación bibliográfica decimal de Dewey. Miembro del Cuerpo Facultativo de Archiveros y Bibliotecarios, solicitó más tarde la excedencia para trabajar como Catedrático de Segunda Enseñanza. También fue periodista y dirigió el periódico liberal "El Noticiero" y en Valencia fundó la publicación "La Voz Valenciana". Firmaba sus artículos con seudónimos como Chateau, Castillo y Don Nadie. Finalizada la guerra civil se exilió en Francia con su mujer María Iglesias y sus cuatro hijos (Diego, Luis, Agustina y Purificación), instalándose en Toulouse hasta la ocupación nazi. Entonces, se exiliaron en México, país en el que falleció Manuel a los 94 años. Sus hijos, Luis Castillo Iglesias y Diego Castillo Iglesias, que regresaron a España con la democracia, donaron una parte del legado familiar a la Universidad de Valencia, institución que fundó el “Patronat Sud-Nord” en 1991, para ayudar a financiar estudios a familias con pocos recursos.

PARESNueva ventana

Luis Florén Lozano (1913-1973)

El insigne bibliotecario, bibliógrafo y profesor Luis Florén se licenció en Filosofía y Letras, Sección Historia, en la Universidad de Zaragoza en 1935. Empezó joven a publicar estudios históricos y literarios, y a colaborar en la Federación Universitaria Escolar (FUE). Durante la guerra civil, combatió en el bando republicano y al acabar la guerra, se exilió en Francia poniendo rumbo a la República Dominicana en los últimos días de 1939. Allí trabajó como catedrático de la Facultad de Filosofía y Letras en la Universidad Autónoma de Santo Domingo, siendo director de la Biblioteca Universitaria entre 1939 y 1953. También trabajó en Colombia y, entre 1960 y 1973, dirigió la Escuela Interamericana de Bibliotecología (EIB) de la Universidad de Antioquía (Medellín). Falleció en Bogotá mientras asistía a un Congreso Internacional de Bibliotecología. En 1988 la EIB creó en su honor el "Premio Luis Florén Lozano".

PARESNueva ventana

José María Giner Pantoja (1889-1979)

José María Giner Pantoja, sobrino del pedagogo Francisco Giner de los Ríos, fue alumno y profesor de la Institución Libre de Enseñanza (ILE). Miembro del Cuerpo de Archiveros y Bibliotecarios desde 1921. Ese mismo año fue destinado al Archivo de la Delegación de Hacienda de La Coruña y en 1923 pasó al Archivo Histórico Nacional donde trabajó hasta la Guerra Civil. Colaboró con dos proyectos socioeducativos vinculados a la ILE, el centro del Protectorado del Niño Delincuente denominado “Casa-Escuela Concepción Arenal”, donde ocupó el cargo de director (1921) y el Orfanato Nacional de El Pardo (Asilos de El Pardo), donde fue vocal-delegado de su patronato (1936). Durante la Guerra Civil, por encargo del Presidente del Gobierno, Manuel Azaña, fue uno de los responsables de la salvaguarda del patrimonio nacional, participando en el traslado de los fondos del Museo del Prado a Valencia, Barcelona y finalmente, a Ginebra. Fue vocal de la Junta Central del Tesoro Artístico (1936-1939) y miembro del "Comité Internacional de Expertos para el inventario de las obras de arte españolas" (1939). Se exilió en Francia dónde recibió el apoyo del hispanista Marcel Bataillon. Regresó a España al final del franquismo.

PARESNueva ventana

María Luisa González Rodríguez (1900-1998)

La bibliotecaria María Luisa González formó junto a su marido Juan Vicens de la Llave (1895-1959), uno de los matrimonios pioneros de la esfera cultural española del siglo XX. Mª Luisa y su hermana Ernestina fueron las primeras estudiantes de la Universidad de Salamanca, dónde fueron alumnas de Miguel de Unamuno. Ambas aprobaron la oposición al Cuerpo Facultativo de Archiveros, Bibliotecarios y Arqueólogos. Durante la Guerra Civil colaboró en Cultura Popular y por ello, fue depurada tras la guerra y separada del servicio, al igual que su marido y su hermana. El matrimonio tomó el camino del exilio por separado. Él fue a México y ella se marchó a la URSS, país donde finalmente se reencontrarían en 1954. Desde allí viajaron a la China Popular, falleciendo Juan en Pekín en 1959. María Luisa regresó a España con la instauración de la democracia.

PARESNueva ventana

Ramón Iglesia Parga (1905-1948)

Ramón Iglesia, archivero, bibliotecario e historiador, era hijo del también archivero Julio Iglesia Martin. Estudió la carrera en la Universidad Central de Madrid y en 1931 ingresó en el Cuerpo Facultativo de Archiveros, Bibliotecarios y Arqueólogos. Se casó con la también archivera Raquel Lesteiro. Sus fuertes ideales republicanos llevaron a Ramón a luchar en el frente durante la Guerra Civil formando parte de la Comisión Gestora del Cuerpo de Archiveros, Bibliotecarios y Arqueólogos, que dirigió junto a Tomás Navarro Tomás y Juan Vicéns de la Llave. Después se exilió en México donde desarrolló trabajos de traducción y edición. A partir de 1940 comenzó a impartir clases en varias universidades de los Estados Unidos, país en el que falleció a los 42 años de edad.

PARESNueva ventana

CCBAENueva ventana

José Ignacio Mantecón (1902-1982)

Ignacio Mantecón, archivero, político e historiador, fue amigo de Luis Buñuel y Pablo Neruda. Ingresó en el Cuerpo de Archiveros y fue destinado al Archivo de Indias, siendo en esta etapa hispalense, Presidente del Betis y llevando al equipo de fútbol a la Primera División. Durante la Guerra Civil fue Gobernador General de Aragón. Se exilió en Francia dónde fue Secretario general del Servicio de Evacuación de Refugiados Españoles (SERE) y desde allí, marchó a México en 1940. En el país azteca colaboró en la creación de la Escuela Nacional de Bibliotecarios y Archivistas (ENBA) en 1945. Tuvo amistad con otros españoles exiliados en México como José Puche, Wenceslao Roces, Constancia de la Mora, Eduardo Ugarte o Agustín Millares Carlo. Fue autor de numerosas obras relacionadas con su actividad profesional, por lo que se le puede considerar como uno de los pilares de la biblioteconomía y archivística en Latinoamérica. Falleció en la capital mexicana a los 80 años de edad.

PARESNueva ventana

CCBAENueva ventana

Agustín Millares Carlo (1893-1980)

El archivero y paleógrafo canario Agustín Millares fue amigo personal de Manuel Azaña y de su paisano Juan Negrín, el cual le nombró vicecónsul en México, puesto desde el que gestionó la evacuación de los conocidos como "Niños de Morelia", la creación de la Casa de España en México y la llegada de los primeros refugiados españoles a este país. En 1939, formará parte del Consejo directivo del Comité Técnico de Ayuda a los Republicanos Españoles (CTARE). Profesionalmente, trabajó como maestro en el Colegio de México y en la Universidad Nacional Autónoma (UNAM), en las áreas de Latín y Paleografía. El exilio hizo cambiar su temática hacia la difusión de los archivos como fuente primaria para la historia. Regresó a España en 1963 y fue repuesto en su Cátedra de Paleografía en la Universidad Complutense de Madrid, aunque no se instalará de manera definitiva en España hasta la muerte de Franco. Falleció en su ciudad natal de Las Palmas a los 86 años.

PARESNueva ventana

CCBAENueva ventana

José Moreno Villa (1887-1955)

El polifacético José Moreno Villa, miembro de la Generación del 27, fue pintor, dibujante, archivero, bibliotecario, historiador, crítico de arte y poeta, un verdadero humanista. Su familia lo envió a Alemania a estudiar química, para apoyar la empresa vitivinícola familiar, plasmando su descontento en la frase: “no podía ni quería dedicarme a analizar vinos en Málaga”. Se instaló en Madrid viviendo en la Residencia de Estudiantes. Desde 1931 hasta 1936 fue director del Archivo de Palacio Real. Marchó en 1937 a los Estados Unidos y de allí se exilió en México, país en el que fue amigo de Alfonso Reyes, León Felipe o Luis Buñuel, entre otros. Octavio Paz escribió un ensayo sobre su poesía. Falleció en la capital mexicana a los 68 años de edad.

PARESNueva ventana

CCBAENueva ventana

Concepción Muedra Benedito (1902-)

Concha Muedra tuvo una dilatada carrera como profesora medievalista y archivera. Obtuvo su bachillerato en el Instituto Cisneros de Madrid y se licenció en Filosofía y Letras en la Universidad Central de Madrid. Ingresó en el Cuerpo de Archiveros, Bibliotecarios y Arqueólogos en 1930 y fue destinada al Archivo Histórico Nacional de Madrid. Desde 1936 catedrática de Historia Universal Antigua y Media de la Universidad Central colaborando con Claudio Sánchez-Albornoz en el Instituto de Estudios Medievales. Fue depurada tras la guerra civil y se exilió en México, como su hermana Teresa Muedra, casada con el médico Blas Cabrera Sánchez. En México dedicó gran parte de sus esfuerzos a catalogar libros de los siglos XVI y XVII existentes en la Biblioteca Nacional de México. En 1979, ya con la democracia, el Ministerio de Cultura español la readmitió en el Cuerpo Facultativo de Archiveros. En ese año seguía viviendo en Ciudad de México.

PARESNueva ventana

CCBAENueva ventana

Tomás Navarro Tomás (1884-1979)

Alumno predilecto de Ramón Menéndez Pidal, Tomás Navarro fue filólogo, bibliotecario, profesor y escritor. Doctor en Filosofía y Letras en 1909 por la Universidad Central de Madrid. Ingresó en el Cuerpo de Archiveros y Bibliotecarios ese mismo año. Dirigió los cursos para extranjeros de la Junta de Ampliación de Estudios (JAE). Fue director de la Biblioteca Nacional de España durante la Guerra Civil llevando a cabo acciones para proteger el patrimonio bibliográfico español. También durante la contienda fue el Presidente de la Comisión Gestora del Cuerpo Facultativo de Archiveros y Bibliotecarios y después, presidió la Sección de Bibliotecas del Consejo Central de Archivos, Bibliotecas y Tesoro Artístico (CCABTA). Tras el final de la contienda se exilió en Francia saliendo de España junto a Antonio Machado y Corpus Barga. Desde allí marchó a vivir a los Estados Unidos, donde trabajó como profesor universitario. Además, fue miembro de la Hispanic Society of America y se le nombró doctor honoris causa del Midlebury College. También fue cofundador de la Academia Norteamericana de la Lengua Española. La Biblioteca del Centro de Ciencias Humanas y Sociales (CCHS) del CSIC lleva su nombre.

PARESNueva ventana

CCBAENueva ventana

Cristina Pedreira de Tenreiro (1897-)

La archivera gallega Cristina Pedreira pertenecía a la Asociación de Funcionarios Públicos de la UGT y estaba casada con el político y escritor Ramón María Tenreiro (1879-1939). Tras la muerte de su marido en el exilio en Suiza, ya viuda, Cristina salió de Francia con destino a México dónde llegó en 1940. Al llegar A México citó como persona de referencia al escritor Alfonso Reyes, fundador del Colegio de México.

En el país azteca activamente con el Comité Femenino de la Junta de Ayuda a los Republicanos Españoles (JARE) del que fue vocal y que estaba presidido por Pilar Bolívar, viuda del escritor Luis Tapia (1871-1937). El Comité Femenino de la JARE se ocupaba de los asuntos relacionados con las familias de los exiliados españoles en México, como, por ejemplo, de la instrucción y educación de los hijos de los mismos.

PARESNueva ventana

Retrato de Claudio Sánchez-Albornoz Pulse para ampliar Claudio Sánchez-Albornoz

Claudio Sánchez-Albornoz (1893-1984)

El historiador, archivero, catedrático y político Claudio Sánchez-Albornoz fue uno de los más notables historiadores españoles del siglo XX. Ingresó como número uno en las oposiciones al Cuerpo Facultativo de Archiveros, Bibliotecarios y Arqueólogos. A partir de entonces fue catedrático, rector de la Universidad Central de Madrid, miembro de la Real Academia de la Historia. Durante la II República ocupó diversos cargos políticos como diputado por Ávila entre 1931 y 1936, Ministro de Estado en 1933, Vicepresidente de las Cortes en 1936, Consejero de Instrucción Pública entre 1931 y 1933, y Embajador de España en Lisboa. Tras la Guerra Civil se exilió en La Argentina, donde fundó el Instituto de Historia de España y la revista "Cuadernos de Historia de España".

Entre 1962 y 1971 fue presidente del Gobierno de la República Española en el exilio. Con la llegada de democracia regresó a España, falleciendo en Ávila a los 91 años de edad. Poco antes de morir se constituyó la fundación que lleva su nombre, al servicio de la comunidad científica y de la sociedad del conocimiento.

PARESNueva ventana

CCBAENueva ventana

Juan Vicéns de la Llave (1895-1959)

El bibliotecario Juan Vicéns es una de las figuras que ha dejado mayor huella en la biblioteconomía latinoamericana. Había estudiado Filosofía y Letras en la Universidad de Zaragoza, amigo de Luis Buñuel desde entonces, marchó a Madrid instalándose en la Residencia de Estudiantes, dónde entró en contacto con los miembros de la Generación del 27. En ese ambiente conoció a María Luisa González Rodríguez, también bibliotecaria, con quien se casará en 1928. Durante la II República trabajó como inspector de bibliotecas municipales. En la guerra civil fue secretario de la Comisión Gestora del Cuerpo de Archivos, Bibliotecas y Museos y miembro del Comité Nacional de “Cultura Popular”, del que fue uno de los fundadores. En 1938 escribió en París “L’Espagne vivante”, con la idea de dar a conocer la labor bibliotecaria de los años republicanos. Tras el triunfo de Franco fue depurado y separado del Cuerpo, al igual que su mujer. Se exilió en México y los primeros años sigue vinculado a las bibliotecas, publicando manuales para su organización y dando clases en la Escuela Nacional de Bibliotecarios y Archivistas. A mediados de los años cincuenta Vicéns llegó a Moscú, donde vivía exiliada su mujer y sus dos hijos y al poco tiempo la familia marchó a la recién nacida China Popular para colaborar en el montaje y funcionamiento de las emisoras de Radio Pekín para España y América Latina, trabajar en editoriales y en la enseñanza del español en instituciones pedagógicas. Tras dos infartos murió en Pekín en 1959.

PARESNueva ventana

CCBAENueva ventana

Subir