Columna derecha

Lectureando con...

Los Silos, un pueblo 'de cuento'

  • Cada mes de diciembre esta localidad tinerfeña se convierte en un pueblo de cuento. Sus calles, casas y habitantes se transforman para dar paso a la palabra, demostrar que se puede disfrutar del arte en cualquier rincón, y atraer a todos, especialmente a los más pequeños, hacia la lectura
Logo Festival Internacional del Cuento Los Silos

Cuenta la leyenda que hace ya veinte años un contador profesional, también profesor de la Universidad de La Laguna, tuvo un sueño. Un sueño en el que todo un pueblo se transformaba en un pueblo ‘de cuento’: sus calles, plazas y casas se engalanaban con vistosos y originales decorados, sirviendo de escenario a narradores con alguna historia que contar, y de entretenido espectáculo a un entregado público con ganas de escuchar, de aprender a escuchar y adentrarse en mil y una aventuras. Zaguanes de cuento, tresillos para dialogar, patios encuentados, cuevas misteriosas llenas de historias, puertas hacia otros mundos inundaban el pueblo y a sus habitantes, algunos de los cuales se convertían incluso en improvisados actores durante algunos días.

Por suerte, este sueño se hizo realidad. Fue en 1996 gracias al empeño de ese profesor contador de historias, al apoyo de voluntarios y a la implicación de los vecinos. Su nombre: Ernesto Rodríguez Abad, y el afortunado pueblo que cada año se convierte como por arte de magia en un pueblo ‘de cuento’, Los Silos.

Desde entonces, todos los años en el mes de diciembre, los habitantes y cada vez más visitantes de esta localidad del noroeste de Tenerife se vuelcan con lo que ya se ha convertido en un FESTIVAL con mayúsculas. Su implicación es tal que ya no sería posible el festival sin ellos, los vecinos, que colaboran cada año con la organización y con los narradores, escritores y otros profesionales y voluntarios, consiguiendo entre todos que hasta el momento más de 100.000 escolares de toda la isla hayan disfrutado de la experiencia de crear, pensar y sentir la palabra, hayan aprendido algo más del arte de escuchar y se hayan acercado un poquito más a la lectura. Desde un desayuno ‘de cuento’ hasta noches de arteterror, pasando por actividades lúdicas, exposiciones de literatura infantil y juvenil y de ilustraciones, diálogos con autores, cursos, talleres, actuaciones… todo es posible en este festival en el que el cuento inunda hasta los rincones más recónditos. En definitiva, como veréis, una inigualable experiencia que demuestra, una vez más, que hay que seguir soñando. Como reconoce su principal impulsor, “sin quimeras no caminamos”.

Lectureando con... Ernesto Rodríguez Abad, director del Festival Internacional del Cuento de Los Silos

1. ¿Cómo, cuándo y por qué surgió la iniciativa?

Hace veintiún años el norte de la isla de Tenerife parecía más lejos que ahora. No solo los procesos de innovación económica sino también la promoción cultural quedaban distantes. Solo había proyectos de interés en el área metropolitana. La idea surgió por la adecuación a lo rural con la oralidad y el cuento, que es el género que aporta la base artística al proyecto. El cuento tradicional nació en las sociedades rurales. El pueblo ofrecía el escenario ideal para escenificar nuestra idea, para promover la creatividad y la fantasía como bases fundamentales de un proyecto cuyo objetivo final es la formación de lectores y lectoras sólidos. Quise aportar mi relación con la universidad y con el arte al pueblo en el que nací y donde he decidido vivir.

2. ¿Con qué expectativas? ¿qué objetivos persigue?

Las expectativas eran aportar a una sociedad alejada del arte la posibilidad de conocer y disfrutar de la palabra en boca de profesionales que trabajasen la narración oral, la oratoria, la animación y la escritura. Los objetivos que perseguimos son: la formación en lectura, el conocimiento de las obras fundamentales de la literatura infantil y juvenil, la preparación de profesionales para trabajar la lectura y la creatividad. También perseguimos propiciar el disfrute de todos los procesos artísticos.

3. ¿A qué público está destinada?

El público al que va destinado nuestro proyecto es el escolar (desde infantil a secundaria), el público familiar y los docentes. Aunque también hacemos una programación paralela destinada a todo tipo de público interesado en la palabra como medio de disfrute y conocimiento del mundo.

4. Coméntanos brevemente cuál es la mecánica del proyecto, en qué consiste

La estructura del proyecto es la siguiente:

  • Trabajo literario y creativo dedicado a escolares.
  • Espectáculos de narración oral para familias y para todo público interesado.
  • Reflexiones sobre arte y literatura.
  • Cursos formativos para universitarios, familias y narradores.
  • Fiesta del libro. Exposición de literatura infantil y juvenil y de ilustraciones.

Nuestra propuesta es un complicado entramado de acciones que redundan en la formación, disfrute y reflexión. Un día de nuestro festival puede empezar con desayunos de cuentos, actividades lúdicas al aire libre basadas en la creación, la lectura y la escritura, diálogos con autores e ilustradores, cursos, talleres, actuaciones de narradores, para finalizar con noches dedicadas al arteterror.

5. ¿Cómo ha evolucionado desde su lanzamiento? ¿Habéis introducido algún cambio importante?

Los inicios comenzaron tímidos, poco a poco fue creciendo y adquiriendo presencia en el pueblo. Al poco tiempo comenzaron las visitas escolares, los niños acudían a hacer actividades a la plaza del pueblo, en torno a la figura del narrador. En estos momentos las visitas escolares admiten a alumnos de toda la isla, una programación especial para ellos intenta adentrarlos en el mundo del cuento y seducirlos para disfrutar del libro. Han pasado en estos años 100.000 escolares y han disfrutado de crear, pensar y sentir la palabra.

Otros cambios importantes han sido introducir una gran fiesta y exposición de libro. También las prácticas de alumnado de la Universidad de La Laguna y de periodismo.

Asimismo habría que destacar la inclusión de actos en los que el pueblo es protagonista.

6. ¿Qué es lo que más te ha llamado la atención respecto a la respuesta del público desde que comenzasteis?

Siempre será la emoción reflejada en las sonrisas o las caras de los que escuchan. La palabra artística es emoción. Además creo de suma importancia despertar el deseo de participar en la organización, de estar al lado de los que actúan, de hacer también algo de actuaciones amateur o de contribuir a decorar el pueblo. Siempre es vital ver que la gente se implica y hace suya una propuesta.

En los últimos años el pueblo participa decorando con el motivo del festival (Dickens, Quijote, Andersen, etc.) las calles, plazas y casas. Para decorar hay que conocer la obra y así ha sido emocionante ver a padres e hijos leer y debatir sobre un capítulo del Quijote para poder realizar el proyecto de decoración, o contribuir a realizar decorados para la escenificación de escenas relacionadas con la temática del festival, la conversión de las puertas de las casas en portadas de libros, etc.

7. ¿Con qué dificultades os habéis ido encontrando?

La primera dificultad fue la credibilidad. Al principio el cuento como motivo central no parecía algo atractivo, serio o elevado artísticamente. Poco a poco administraciones y público fueron sintiendo que algo palpitaba cuando surgía la palabra.

La otra dificultad es la económica. Siempre el dinero frena, la imaginación vuela y luego hay que aterrizar y nunca podemos hacer todo lo que has pensado.

8. Cuéntanos brevemente qué recursos fueron necesarios para poner en marcha la iniciativa

Después de lograr el apoyo económico mínimo para poner en pie la idea, hubo que buscar infraestructuras, luego preparar personal para trabajar en la organización. El otro aspecto que podría parecer negativo era la falta de teatros, salas y aulas. Pero la imaginación suplió la carencia. El pueblo se convirtió en decorado y las casas pasaron a ser salas de experiencias y espectáculos. Zaguanes de cuentos, tresillos para dialogar, patios encuentados, fábricas abandonadas para realizar experiencias artísticas o cuevas en plena naturaleza para narrar.

9. ¿Cuál es tu balance personal del proyecto?

Aunque siempre he tenido grandes esperanzas y he querido llegar a lo más alto, el balance es muy positivo. El número de asistentes, el interés de escolares y universitarios, la acogida en la isla... Siempre que logramos integrar a presos, discapacitados, jóvenes en peligro de exclusión o a cualquier colectivo al que no llega la cultura, siento que es un logro.

10. ¿Qué consejos darías a otras personas que se estén planteando poner en marcha una iniciativa similar a la vuestra?

Siempre tener altas miras, pensar que se puede llegar muy lejos, que la humanidad necesita de estas iniciativas para crecer, para conocerse. Creo imprescindible lograr una buena relación y comprensión por parte de las administraciones y tratar de aunar esfuerzo con creatividad. Sin quimeras no caminamos.

Cerrar

Datos de contacto

Festival Internacional del Cuento de Los SilosSalto de línea

Asociación Cultural para el Desarrollo y Fomento de la Lectura y el Cuento

Ex – convento de San SebastiánSalto de línea 38470 Los Silos. Tenerife

cuentoslossilos@gmail.com e-mail

www.cuentoslossilos.es Link externo

@cuentoslossilos Twitter

Cuentos Los Silos Facebook

Festival Internacional del Cuento de Los Silos VideoSalto de línea Cuentos Los Silos Flickr

Subir