Ud está aquí:
  1. Introducción
  2. España, encrucijada de culturas

España, encrucijada de culturas

El enclave geográfico de la Península Ibérica ha brindado una oportunidad excepcional para formar parte de la construcción de un mundo que, a lo largo de la historia, se ha ido redimensionando hasta convertirse en un espacio globalizado y tecnológicamente interconectado. Las fronteras que conforman nuestro territorio se han marcado o diluído a través del tiempo en un fiel reflejo del constante movimiento de personas, recursos económicos e ideas.

Nuestro país puede ser imagen de la permeabilidad que caracteriza a todos los sistemas culturales y permite entender que la realidad que vivimos hoy es consecuencia de la confluencia de un sinfín de culturas que, desde época antigua, han ido uniendo sus historias individuales para formar una nueva y colectiva.

Durante siglos hemos sido receptores de culturas procedente de distintos lugares de Europa, África, Próximo o Lejano Oriente y, al mismo tiempo, también hemos actuado como emisores de influencias hacia el continente americano o Filipinas, materializando en el siglo XVI la considerada “primera globalización” de la Edad Moderna. Esta conexión intercontinental propició un flujo migratorio de personas, de conocimientos y un intercambio de mercancías, sin precedentes.

La curiosidad por lo exótico y la incorporación de objetos procedentes de lejanos lugares como elemento de prestigio entre las élites dió lugar a un proceso de apropiación cultural que terminó extendiéndose al resto de la sociedad. Tras superar el miedo inicial que suele inspirar lo diferente -por desconocido-, el contacto continuado en el tiempo favorece que estas influencias externas se consoliden dentro del sistema de pensamiento.

Las obras que se muestran en este apartado permiten aproximarnos al enorme enriquecimiento cultural producto del continuo mestizaje entre distintas sociedades. A lo largo de los siglos España ha tenido, y tiene aún hoy, un papel relevante en la formación de nuevas realidades fruto de inagotables caminos de ida y vuelta.

Línea horizontal

Acceda al catálogo a través de las imágenes

Subir