Obra de Gaudí

Obra de Gaudí

Salto de línea CataluñaSalto de línea 1984Salto de línea 2005

La obra de Antonio Gaudí es el máximo exponente del modernismo en nuestro país. Este estilo, desarrollado en diferentes puntos de Europa en los últimos años del siglo XIX y principios del XX, supuso una ruptura con las formas de hacer del momento influidas por el uso de nuevos materiales y técnicas que introdujo la industrialización. Los teóricos Ruskin y Morris, con su manifiesto en favor de la vuelta a las formas de trabajo tradicionales, fueron los inspiradores de este movimiento que con el factor común del apoyo a la artesanía, de la integración de todas las artes, de la inspiración en la naturaleza y la sinceridad en el uso de los materiales, produjo obras muy diferentes a lo largo de todo el continente.

En el caso de Gaudí forma, función y decoración son indisociables, formando los tres parte de una única idea. A través de materiales como el ladrillo, el vidrio, el hierro o la cerámica, consigue líneas curvas y ondulantes, llenas de sugestiones vegetales y animales que dan como resultado el uso buscado. La burguesía de Barcelona, con gran sensibilidad artística, quiso expresar su estatus por medio de una nueva arquitectura y fue su principal mecenas. Por ello la ciudad condal resultó el principal escenario de sus obras, convirtiéndolo en su seña de identidad.

En el año 1984 se declararon Patrimonio Mundial el Parque Güell, el Palacio Güell y la Casa Milà, siendo las primeras obras modernas representantes de las vanguardias artísticas del siglo XX en conseguir este reconocimiento. En 2005 esta declaración inicial se amplió, para incluir los trabajos de la fachada de la Natividad y la cripta del Templo de la Sagrada Familia, la casa Batlló, la casa Vicens y la cripta de la colonia Güell en Santa Coloma de Cervelló, uno de sus primeros proyectos que se caracteriza por su estilo neomudéjar.

Con la declaración de estos siete elementos, se pone de relieve el valor universal excepcional de la obra del genial arquitecto catalán y su contribución imaginativa única a la arquitectura del momento.

Subir