Cerrar

Dirección de contacto

Subdirección General de Museos Estatales

Plaza del Rey, 1, 4ª plantaSalto de línea 28004 - MadridSalto de línea Teléfono: 917017256Salto de línea Fax: 917017384

Redes sociales de Nuestros Museos

Volver

Arquitectura de los Museos Estatales

Iglesia de San Juan de los Caballeros

El museo está instalado en la antigua iglesia de San Juan de los Caballeros, construcción románica de finales del siglo XI, adquirida y restaurada en 1905 por el ceramista Daniel Zuloaga para instalar en ella su taller.

Construida sobre otra edificación del siglo VI, se trata de uno de los ejemplos más representativos del románico segoviano y probablemente de mayor antigüedad. Se trata de una iglesia de planta basilical de tres naves, crucero, cabecera con tres ábsides, torre y galería porticada en su extremo meridional. Esta última cuenta con importante decoración escultórica en metopas, canecillos y capiteles decorados con temática bíblica, que se acompaña de relieves bajo los arcos, donde están representados bustos de personajes, animales y flores. La torre, de factura románica en su parte inferior, cuenta con dobles arcadas en el segundo cuerpo y remate en ladrillo con arcos conopiales góticos. Presenta el ábside en el exterior estrechas ventanas con forma de saeteras entre pilares cilíndricos, enlazados directamente por la cornisa. En el interior las naves se separan por tres grandes arcadas lisas, muy peraltadas y con ligera forma de herradura, que descansan en columnas sin capitel.

En 1947 se decretó la creación del Museo Zuloaga a partir de la adquisición por parte del Estado de numerosas piezas y la posterior compra del edificio, en 1955. La actual instalación, inaugurada en 1998 con su reapertura definitiva, se realizó siguiendo el proyecto del arquitecto Ginés Sánchez Hevia. Con esta nueva reforma, que atiende a criterios de conservación de sus colecciones y mejor aprovechamiento del espacio, la cerámica de Zuloaga queda instalada como sección permanente en el pórtico y la pintura en la zona alta, mientras que la nave de la iglesia queda libre para dar cabida a distintas actividades de uso público.

Salto de línea

Subir