Cerrar

Dirección de contacto

Subdirección General de Museos Estatales

Plaza del Rey, 1, 4ª plantaSalto de línea 28004 - MadridSalto de línea Teléfono: 917017256Salto de línea Fax: 917017384

Redes sociales de Nuestros Museos

Volver

Arquitectura de los Museos Estatales

Casa de la Torrecilla

Cronología: siglo XVI.

El museo Casa de Dulcinea tiene su sede en El Toboso (Toledo), en un edificio conocido como Casa de la Torrecilla. En la localidad existe una tradición según la cual la casa perteneció a la familia Zarco de Morales, uno de cuyos miembros, Doña Ana, sostiene también la tradición de ser el personaje que inspiró la figura de Dulcinea.

Está históricamente probado que existió en el siglo XVI en dicha localidad un doctor, Esteban Zarco de Morales, y según diversos investigadores doña Ana era hermana del doctor. En cualquier caso en la fachada del edificio hay escudos que corresponden a los Martínez Zarco Morales y Villaseñor. Éstos son los fundamentos que llevaron en 1948 al Estado a adquirir la citada casa y a su rehabilitación, con objeto de garantizar la conservación de la misma como soporte de la historia y de la tradición.

La casa ya era objeto de algún tipo de visita incluso antes de su adquisición por el Estado. Así, en 1947 se le rindió un homenaje a Cervantes en El Toboso, y entre otros actos se efectuó una detenida visita a la Casa de Dulcinea. Después de unos años de restauración y de algunas modificaciones, llevadas a cabo por el arquitecto don José Manuel González Valcárcel, se abre al público el 15 de octubre de 1967 como filial del Museo de Santa Cruz.

El edificio mantiene parte de su estructura original del XVI y, a pesar del tiempo transcurrido y de las alteraciones experimentadas a lo largo de los siglos, conserva en líneas generales los caracteres de una casa manchega de un hidalgo, con sus diversas dependencias: molino, bodega, patios, corrales, pozos, etc. Desde el punto de vista arquitectónico y en su estado actual consta de dos plantas, la superior rematada en su centro por un torreón moderno construido a partir de unos arranques antiguos que se conservaban. La fachada es de mampostería en la planta baja y fábrica de tapial y ladrillo encalados en la planta superior. Tiene una elegante portada de sillería con dovelas adinteladas, sobre las que están colocados sendos escudos heráldicos.

Subir