El Museo Cerralbo presenta 'La búsqueda de la belleza. Obras escogidas de la colección Rudolf Gerstenmaier'

07/11/2019

  • El coleccionista muestra al público por primera vez sus piezas de artes decorativas
  • La exposición parte de la voluntad del Museo Cerralbo por hacerse eco de grandes colecciones contemporáneas que pueden ponerse en relación con la del marqués de Cerralbo

Salto de línea

La playa de Almería de noche de Darío de Regoyos Valdés Pulse para ampliar

El Museo Cerralbo abre mañana al público, hasta el 19 de enero, la exposición La búsqueda de la belleza. Obras escogidas de la colección Rudolf Gerstenmaier. La muestra, de entrada gratuita, incluye obras de Regoyos, Pradilla o Fortuny, así como cerámicas de reflejo metálico, azul sobre blanco y polícromos de diferentes centros productores españoles y europeos. Mobiliario internacional de lujo de los siglos XV al XIX se complementa también con ejemplares escogidos de escultura y joyería barrocas.

Con esta exposición, las colecciones de artes decorativas de Gerstenmaier se exponen al público por primera vez. Las comisarias Carolina Naya y Elisa Ramiro han catalogado y estudiado durante años gran parte de esta colección antes de realizar una cuidadosa selección que lleva al visitante, a través de cerámicas, obras pictóricas, muebles, esculturas y joyas, a un recorrido estético por aspectos muy variados de la vida.

El Museo Cerralbo ofrece al público visitas guiadas gratuitas y ha creado una visita virtual para dispositivos móviles (CloudGuide), a la que puede accederse desde la web del museo.

Rudolf Gerstenmaier, coleccionista totalSalto de línea Rudolf Gerstenmaier es un coleccionista con una visión total, capaz de comprender el contexto internacional en el que se producen y circulan las obras de arte y artes decorativas. Sus adquisiciones son un fiel reflejo de la colección europea atemporal, siempre viva y siempre de relevancia. Salto de línea No busca piezas de primera línea, legitimadas por la fama mundial de sus creadores, sino que es un auténtico buscador de la belleza que aprecia la individualidad y el carácter de cada obra de arte que integra en su colección. Seguidor de artistas menos conocidos, pero de importancia innegable, persigue obras que resultan determinantes en su producción, como es el caso de La playa de Almería de noche (1882), de Darío de Regoyos, que abre la exposición temporal.

Su compromiso con la cultura se hace patente desde hace años a través de préstamos a diferentes instituciones que han expuesto piezas destacadas de su colección.

Subir