Cerrar

Dirección de contacto

Subdirección General de Museos Estatales

Plaza del Rey, 1, 4ª plantaSalto de línea 28004 - MadridSalto de línea Teléfono: 917017256Salto de línea Fax: 917017384

Redes sociales de Nuestros Museos

Volver

Arquitectura de los Museos Estatales

Museo de Almería

Autor: Ángela García de Paredes e Ignacio García Pedrosa.

Cronología: siglo XX.

Tras haber ocupado en precario distintos espacios, en 1981 se eligió como nueva sede del Museo de Almería el antiguo colegio de Santa María del Mar, siendo inaugurado el 22 de octubre de 1982. Debido a su mal estado de conservación el museo se cerró al público en 1990, procediéndose a la demolición de este edificio y a la construcción de una nueva sede en el mismo solar.

El nuevo edificio fue proyectado por los arquitectos Ángela García de Paredes e Ignacio García Pedrosa, adjudicatarios del concurso convocado por el Ministerio de Cultura en 1998. El resultado es un edificio de estilo contemporáneo, galardonado con los premios Académico de Diseño (PAD) y de Arte Contemporáneo (ARCO) 2004 y nombrado finalista para los premios FAD de este año 2005.

El edificio se ubica en la misma parcela que ocupaba el colegio de Santa María del Mar. Se concibió como una construcción que reordenara la manzana de bloques de edificios residenciales circundantes, reestableciendo la comunicación con el entorno urbano. Por ello la edificación se levanta en un lugar diferente al del edificio anterior, dando lugar a una plaza de vocación pública.

El entorno urbano, determinado por la altura de los edificios y la densidad del tráfico, ha definido el diseño exterior del edificio, caracterizado por su opacidad y rotundidad de volúmenes. Se ha revestido con losas de mármol de Almería que se apoyan en un zócalo de hormigón. En el interior se advierte una limpieza de volúmenes similar. Desde el amplio vestíbulo se accede a un hueco de escalera que vertebra todo el edificio y distribuye el acceso a las diversas salas de exposición, divididas en cuatro plantas. Por encima un gran lucernario permite que la luz natural bañe todo el edificio, tamizando la luz mediante un juego de piezas de madera dispuestas geométricamente.


Salto de línea

Subir