Cerrar

Dirección de contacto

Subdirección General de Museos Estatales

Plaza del Rey, 1, 4ª plantaSalto de línea 28004 - MadridSalto de línea Teléfono: 917017256Salto de línea Fax: 917017384

Redes sociales de Nuestros Museos

Volver

Arquitectura de los Museos Estatales

Palacio del Marqués de Cerralbo

Autor: Alejandro Sureda, Luis Cabello Asó y Luis Cabello Lapiedra

Cronología: S. XIX

Estilo: Neoclásico-romántico

El museo Cerralbo alberga las colecciones de arte reunidas por el aristócrata Enrique de Aguilera y Gamboa, XVII Marqués de Cerralbo y sus hijos, en el edificio hecho construir por aquel en 1893.

Tras el fallecimiento de su propietario en 1922, tanto la casa como las colecciones pasaron a manos del Estado que, aceptando el legado testamentario del Marqués, abrió sus puertas en 1944 tras realizar trabajos de restauración en el edificio. En años posteriores se completó la compra del inmueble que todavía estaba en manos de sus sucesores y se realizaron obras de adaptación de las instalaciones que fueron abiertas al público en 1948. El palacio fue declarado Monumento Histórico Artístico en 1962.

Concebido en su origen para cumplir la doble función de residencia privada y museo que albergara su numerosa colección de antigüedades y obras de arte, el proyecto le fue encargado al arquitecto Alejandro Sureda, que contó con la atenta supervisión del propietario. Si bien el estilo arquitectónico de la fachada en ladrillo y piedra se integra dentro de las corrientes clasicistas de la época, el diseño y decoración interior del palacio deja constancia de las preferencias del Marqués por un estilo predominantemente ecléctico, en el que se mezclan elementos de influencia francesa e italianizante.

El edificio está inscrito dentro de un jardín romántico decorado con estatuas y rematado en chaflán por un gracioso templete-pabellón que se corona por una terraza a modo de mirador. En cuanto a su estructura interna el museo consta en la actualidad de treinta y cinco estancias distribuidas en tres plantas que se articulan a través de una bella escalera central con balaustrada de hierro forjado. Mientras las habitaciones privadas se organizan en el entresuelo, la planta principal alberga las obras de arte y los diversos salones entre los que el de baile es la pieza más destacada.

Salto de línea

Subir