Columna derecha
Ud está aquí:
  1. Inicio
  2. El litigio
  3. El expolio del pecio

El expolio del pecio

El buque Odissey Explorer esperando en el puerto de Algeciras a ser registrado por la Guardia Civil
Sonar intervenido por la Guardia Civil en el buque Ocean Alert
El buque Odissey Explorer entrando en el puerto de Algeciras escoltado por la Guardia Civil
Envases utilizados para guardar monedas, localizados por la Guardia Civil en el registro del buque Odissey Explorer
Rov (Vehículo Observación Remota) "Zeus". Precintado por la Guardia Civil en el buque Odissey Explorer

El 18 de mayo de 2007 la empresa norteamericana Odyssey Marine Exploration anuncia en distintos medios de comunicación que había transportado un cargamento de monedas, unas 500.000 de oro y plata, a los Estados Unidos procedente de la operación que ellos mismos denominaron Cisne Negro (Black Swan) pero se niega a otorgar ningún tipo de información sobre la identidad del pecio del cual procede esa extracción o la localización exacta del mismo. El único dato que aportó fue que el hallazgo no se había realizado en aguas españolas sino internacionales.

Dicha empresa era conocida por la Administración española pues llevaba varios años intentando localizar un buque de guerra inglés (H.M. Sussex), del siglo XVII, hundido en aguas del estrecho de Gibraltar. Desde 1999, y hasta 2007, se habían establecido varios contactos, tanto con la empresa Odyssey como con los gobiernos de Gran Bretaña y Estados Unidos, advirtiendo que el objeto de las autorizaciones eran solo para prospecciones arqueológicas y para ese pecio inglés en particular y advirtiendo también que en caso de hallazgo de cualquier otro yacimiento arqueológico subacuático, se debería notificar al Ministerio de Educación y Cultura de España y que, en ningún caso, se procedería a la extracción de materiales, ya que lo que se estaba autorizando era la exploración, investigación o estudio de datos arqueológicos.

El conocimiento de estos antecedentes, unido a las imágenes de monedas españolas difundidas por Odyssey en los medios de comunicación procedentes del hallazgo del Black Swan, hacen saltar la alarma al Gobierno español, ante la sospecha de que se podría tratar de un expolio de bienes culturales subacuáticos pertenecientes al Patrimonio Histórico Español.

El artículo 4 de la Ley 16/1985, de 25 de junio, del Patrimonio Histórico Español, establece que “se entiende por expoliación toda acción u omisión que ponga en peligro de pérdida o destrucción todos o algunos de los valores de los bienes que integran el Patrimonio Histórico Español o perturbe el cumplimiento de su función social. […] La Administración del Estado dispondrá lo necesario para la recuperación y protección, tanto legal como técnica, del bien expoliado.”

Así pues, la Administración española, a través de su abogado defensor, requirió a los representantes legales de Odyssey información sobre el contenido del hallazgo, así como sobre el pecio y las coordenadas marítimas del hallazgo y se persona en nombre del Estado español ante el Tribunal de Tampa solicitando la identificación de los pecios y la carga contenida en los mismos para poder reclamar en su caso la propiedad. Salto de línea Salto de línea

Cerrar

Artículos de interés

Subir