Cerrar

Dirección de contacto

Subdirección General de Museos Estatales

Plaza del Rey, 1, 4ª plantaSalto de línea 28004 - MadridSalto de línea Teléfono: 917017256Salto de línea Fax: 917017384

Redes sociales de Nuestros Museos

Volver

Arquitectura de los Museos Estatales

Convento de San Marcos

Autor: Pedro de Larrea.

Cronología: siglo XVI.

Estilo: gótico y plateresco.

El museo está ubicado en el antiguo convento de San Marcos, obra maestra del estilo plateresco encargada por los Reyes Católicos al maestro Pedro de Larrea para la orden de caballeros y frailes de Santiago. Compuesto por un palacio-convento y la iglesia, en la ejecución de esta última intervinieron también Martín de Villarreal y Juan de Orozco.

El templo, consagrado en 1541, es una construcción del gótico tardío configurada por una amplia nave cubierta por bóvedas estrelladas y flanqueada por capillas hornacina abiertas entre contrafuertes. Desde el crucero se accede, a través de una puerta decorada con grutescos, a la sacristía y el claustro, obras ambas trazadas por Juan de Badajoz, aunque el claustro no se finalizaría hasta el siglo XVII constituyendo, junto con la portada, uno de los principales exponentes del arte plateresco. La sacristía, construida en 1549, está formada por un espacio rectangular dividido en dos que se comunica a través de dos puertas, entre las cuales se levanta un retablo de piedra en cuya culminación se levanta un óculo que conecta los dos recintos. Éstos, concebidos de la manera tradicional gótica, están cubiertos por bóvedas de crucería. En el exterior la iglesia está decorada con numerosos motivos jacobeos y dos relieves escultóricos que representan la Crucifixión y el Descendimiento, el primero de Juan de Orozco y el segundo atribuido a Juan de Juni o Juan de Angers.

La fachada, compartimentada en dos alturas, cuenta con ventanas separadas por pilastras y decoración de medallones, según un programa iconográfico que representa a personajes destacables y alusiones a la antigüedad clásica. En el siglo XVIII fue añadido el balcón central de la fachada y se completó la fachada del edificio reproduciendo fielmente sus anteriores características.

El origen museográfico de las colecciones, formadas en su inicio por piezas procedentes de las iglesias desamortizadas y aportaciones particulares, se remonta a las primeras décadas del siglo XIX, cuando fueron reunidas en un pequeño museo arqueológico que el Colegio Superior de los Jesuitas tenía instalado en San Marcos. Con la expulsión de la Compañía en 1868 las piezas pasaron a engrosar los fondos del museo provincial, creándose un año más tarde el museo tras la cesión al Estado del histórico edificio. No obstante, el museo ha compartido espacio a lo largo del siglo XX con instituciones de distinto carácter, como cuartel, instituto de segunda enseñanza, escuela de veterinaria y parador nacional, provocando las obras de este último el cierre del museo y la definitiva segregación de parte de su espacio expositivo original. Tras estudiarse distintas opciones para su traslado, en 1971 se ocupó una construcción anexa al convento como improvisado almacén, no resolviéndose el problema de forma definitiva hasta la actualidad

Salto de línea

Subir