Ud está aquí:
  1. Inicio
  2. Cultura
  3. Museos
  4. Arquitectura
  5. Arquitectura
Cerrar

Dirección de contacto

Subdirección General de Museos Estatales

Plaza del Rey, 1, 4ª plantaSalto de línea 28004 - MadridSalto de línea Teléfono: 917017256Salto de línea Fax: 917017384

Redes sociales de Nuestros Museos

Volver

Arquitectura de los Museos Estatales

Museo Monográfico Del Castro de Viladonga

Autor: Carlos Fernández-Gago Varela y José Luis Arias Jordán.

Cronología: siglo XX.

Creado por el Ministerio de Cultura en 1983 para dar cabida a los materiales arqueológicos procedentes del Castro de Viladonga y su comarca, el museo contaba desde 1975 con un edificio situado al pie del propio yacimiento, construido para este fin por el arquitecto Carlos Fernández-Gago. Configurado en una única planta en forma de ele y cubierta a tres aguas, se trata de una construcción austera formada por volúmenes lisos en los que se abren ventanas remarcadas por sillares de granito y un entrante, a modo de porche, a través del cual se accedía originalmente al museo. Éste se sujeta con cuatro postes o pilares con basa y capitel al estilo de la arquitectura tradicional gallega.

Entre los años 1985 y 1986 fue necesario acondicionar el edificio antes de su definitiva apertura, por lo que se realizaron trabajos de renovación de las instalaciones y el montaje de la exposición permanente. Sin embargo, pocos años después, las limitaciones de espacio obligaron a pensar en una reforma más ambiciosa, encargándose el nuevo proyecto, que fue llevado a cabo entre 1991 y 1994, al arquitecto José Luis Arias Jordán.

En la actualidad la instalación cuenta con dos construcciones estilística y morfológicamente diferenciadas, levantadas en una única planta construida en mampostería de pizarra y plenamente integradas en el entorno natural. En el ala original se sitúan los almacenes que contienen los materiales procedentes de las excavaciones y el resto de servicios internos destinados a los investigadores, así como dos salas que ofrecen información sobre los yacimientos y permiten la instalación de exposiciones temporales. Separadas de los anteriores por un pequeño volumen central que contiene el área de acogida, se ubican en un espacio longitudinal y ligeramente superior en altura las tres salas de exposición permanente, que se iluminan a través de huecos longitudinales y de escasa altura en la parte superior de los muros. Al fondo de éstas, ubicado en el testero, se abre un área interna con espacios de apoyo para las excavaciones y trabajos de campo con acceso directo desde el exterior.

En los últimos años se han llevado a cabo pequeños trabajos de conservación del edificio que se han centrado principalmente en la reparación de las cubiertas.

Salto de línea

Subir

Esta web utiliza cookies propias para facilitar la navegación y cookies de terceros para obtener estadísticas de uso y satisfacción.

Puede obtener más información en el apartado "Cookies" de nuestro aviso legal.

AceptarRechazar