Ud está aquí:
  1. Museo Cerralbo
  2. Colección
  3. Colección
  4. Pintura
  5. Juan Antonio de Frías y Escalante

Volver

Juan Antonio de Frías y Escalante

La conversión de San Pablo Pulse para ampliar

La conversión de San Pablo

1660-1670.Salto de línea Óleo sobre lienzo. Salto de línea 99 x 142 cm. Salto de línea Inv. 4271. Salto de línea Ubicación: Salón VestuarioSalto de línea Inscripción: Quizá firma: "..esca..", en el ángulo inferior derecho.

Bibliografía: NAVASCUES, P. DE / CONDE DE BEROLDINGEN, C.: El legado de un mecenas. Pintura española del Museo Marqués de Cerralbo. P. 68.

Escalante tomo el apellido de su madre, siguiendo la costumbre andaluza. Fue un artista precoz y de corta vida, concentrándose su producción entre 1660 y 1670, de carácter exclusivamente religioso. Influido por Tintoretto, Veronés, Rubens, Van Dyck, Murillo y los dos Caxés, fue discípulo de Rizi.

La conversión de San Pablo proporciona a este artista y a sus contemporáneos un excelente argumento para desarrollar su barroquismo. La composición de esta obra está basada en una pintura de Rubens que se conserva en Berlín, difundida a través de un grabado de Bolswert. Presenta el instante en que Pablo de Tarso se dirigía a Damasco para aniquilar a un grupo de cristianos. Tal como narran los Hechos de los Apóstoles: “Estando ya cerca de Damasco, de repente se vio rodeado de una luz del cielo; y cayendo a tierra…”, escuchó la voz de Cristo y quedó ciego durante tres días, lo que marcaría el punto de partida de una vida dedicada a la evangelización del mundo pagano. Las figuras se distribuyen con fuertes ritmos diagonales; San Pablo, derribado del caballo y deslumbrado por la luz divina, es ayudado por un personaje, mientras otros caen atemorizados.

La procedencia de la obra se desconoce, pero encaja con el gusto del Marqués de Cerralbo. La primera referencia al cuadro es la del inventario manuscrito del Museo.

Subir