Ud está aquí:
  1. Museo Cerralbo
  2. Colección
  3. Colección
  4. Estampas
  5. Alegoría de Asia

Alegoría de Asia

Alegoría de Asia Pulse para ampliar

Grabado de Nicolás Barsantí realizado sobre un dibujo de José del Castillo, basado en un fresco de Lucas Jordán.

1750-1800.

Papel.Salto de línea Grabado calcográfico.Salto de línea 308 mm x 447 mm; anchura de huella 321 mm; márgenes superior e inferior recortados.

Anverso, tercio inferior: "L. Jordan lo ptó."; Anverso, tercio inferior: "Jph Castillo lo divuxó"; Anverso, tercio inferior: "Nicolás Varsantí lo gravó". Anverso, tercio inferior, título formal: "ASIA". Anverso, margen superior de la estampa, número de serie: "Nº. 2.".

Inv. Nº. 06787.Salto de línea Ubicación: Almacenes.

Composición de formato horizontal, aunque los márgenes superior e inferior han sido recortados ligeramente, de manera que ha desaparecido parte de la huella de la plancha de grabar. En el anverso se desarrolla una composición triangular invertida donde se observa una figura femenina semidesnuda, encarnación alegórica de Asia, acompañada a su izquierda por animales, sobre un fondo de celaje nublado. En los vértices aparecen figuras masculinas y femeninas. Toda la composición está enmarcada por rocallas vegetales, y la letra se dispone en el margen inferior.

Esta estampa pertenece a un conjunto de grabados que representan de manera alegórica los continentes de Europa, Asia, América y África. La representación de los continentes deriva de la evolución de la cartografía acaecida durante el final de la Edad Media y el Renacimiento, y es a comienzos del siglo XVI cuando comienza a representarse el continente americano que forma parte de esta serie. En el siglo XVII los mapamundis irán acompañados de ricas iconografías de estos cuatro continentes, normalmente inspirados en la Iconología de Cesare Ripa (1603). Esta rica y sugerente iconografía a base de alegorías femeninas se usará profusamente en portadas de libros, almanaques, estampas y lienzos evangelizadores, festejos y decoraciones efímeras, interiores palaciegos, e incluso en parques y jardines. En cada representación el artista elegía unos atributos diferentes para cada continente, asociando la figura femenina a ciertas especies animales y vegetales, objetos simbólicos, ropajes y atuendos más o menos característicos, e incluso la compañía de ciertos dioses de la mitología grecolatina.

En este caso, la figura de Asia carece de atributos demasiado específicos. El camello o dromedario remiten ciertamente al próximo oriente más que al continente asiático, mientras que el águila laureada podría ser una alusión a Zeus-Júpiter. La obra original del Lucas Jordán fue realizada hacia 1695 para el Alcázar Real de Madrid. El original fue dañado en un incendio pero se conserva una copia algo posterior en la Fundación Banco Santander. Muestra a una mujer vestida y enjoyada ricamente, acompañada de varios personajes con turbantes y de nuevo un camello recostado, animal característico de los países árabes. El camello parece ser el único punto de conexión con la obra en la que se inspiran el dibujo y la estampa. En el caso de las cuatro estampas custodiadas en el Museo Cerralbo, su formato triangular nos sugiere también su posible diseño para una decoración cenital.

Subir