You are here:
  1. HOME
  2. About us
  3. Nuestro edificio

Back

Nuestro edificio

Nuestro edificio

Nuestro edificio constituye un bien patrimonial que debemos preservar para la sociedad. Además de servir como sede dónde desarrollamos todas nuestras funciones, reune importantes valores históricos, artísticos y arquitectónicos.

En 1912 se creó el Museo Nacional de Artes Industriales, que en 1929 recibiría el nombre definitivo de Museo Nacional de Artes Decorativas. El Museo fue instalado en un primer momento en un piso en la calle Sacramento, en pleno Madrid de los Austrias.

En enero de 1934 el Museo se traslada, por falta de espacio, a un pequeño palacete decimonónico, en el número 12 de la calle Montalbán, que hasta aquel año había alojado la Escuela Superior de Magisterio y que es hoy la sede actual del mismo.

El edificio, que nunca llegó a ser habitado estando en arrendamiento hasta los años 20, fue construido en 1878 por el arquitecto José María González por encargo de Doña María del Carmen Espinosa, Duquesa de Santoña. Su arquitectura ee corresponde con la tipología de los desaparecidos hoteles burgueses erigidos a partir de 1877 sobre los terrenos del Palacio del Buen Retiro.

La construcción fue adquirida por el Estado mediante compra a sus herederos en 1941. A partir de ese momento se realizan numerosas obras de ampliación y consolidación en él, hasta llegar a cuadruplicar su capacidad en las décadas sucesivas.

El palacete original estaba conformado por tres niveles y sótano, era exento y se separaba de las medianeras mediante un patio perimetral en forma de U. De su primitiva fisonomía se conserva parte de la fachada original de ladrillo rojo y granito, la colección de pavimentos de mosaico italiano realizados por Pellerin y Domenico, y la escalera imperial de mármol blanco italiano, con su recinto decorado con medallones con efigies de hombres de la cultura y las Artes.

El edificio actual es resultado de sucesivas adiciones efectuadas sobre el original, aunque estas adoptaron soluciones respetuosas que permiten aún leer con claridad la parte ampliada, por lo que puede considerarse un buen ejemplo de tal arquitectura.

+info Nueva ventana

Subir