Ud está aquí:
  1. Portada
  2. Exposición
  3. Exposiciones temporales
  4. Valencianos bailando

Volver

"Valencianos bailando": restauración de dibujos

Valencianos bailando "Valencianos bailando”, 1889-1903. (Detalle). Carboncillo y clarión sobre papel continuo 83,70 x 115, 80 cm. Museo Sorolla, nº inv 11606

Esta obra forma parte de esos dibujos preparatorios de gran formato realizados en papel continuo, en los que, mediante carboncillo y el blanco del clarión, Sorolla estudia los personajes de una escena para una obra posterior final. Estos dibujos suelen caracterizarse por su dinamismo, como en esta escena de baile, en la que los personajes bailan una jota valenciana. Este boceto en concreto está relacionado en su temática con otros dos dibujos similares como La jota (MS, nº inv 15056) o La jota, valencianos (MS, nº inv 15057).

Este dibujo se enmarca en una serie de obras que Sorolla realiza a su vuelta de Asís en 1889 protagonizadas por tipos valencianos vestidos con sus trajes tradicionales, en escenas festivas o de recreo como en este Valencianos bailando, cuyos personajes guardan una estrecha relación con los lienzos Baile valenciano en la huerta, 1889 (Colección particular) o Fiesta valenciana en la huerta, 1899 (colección particular).

Línea horizontal

Esta obra fue enviada en 2019 al Instituto del Patrimonio Cultural de España para su restauración, ya que presentaba una serie de daños visibles en las siguientes imágenes y que detallaremos a continuación.

Reverso del dibujo antes de la restauración Anverso de la obra (antes de la restauración)
Reverso del dibujo antes de la restauración Reverso de la obra (antes de la restauración)

Las características del papel en el que fue realizado este boceto es una de las principales causas de los daños que con el tiempo ha sufrido la obra y que han hecho necesaria su restauración.

Durante el siglo XIX se generaliza la fabricación industrial del papel, con máquinas y procesos químicos, que desplazan su fabricación manual, hoja a hoja. Aunque se producía una pérdida en la calidad, se obtenía en el mismo tiempo una considerable mayor cantidad de papel, en una bobina de papel continuo que se cortaba según el tamaño deseado.

Y este es el soporte que utiliza Sorolla para este boceto, un papel continuo, de color marrón cálido realizado a máquina, a base de pasta de madera de fibras cortas, lo que ha hecho que con el tiempo hayan aparecido alabeos en el soporte. El papel utilizado tampoco es de buena calidad. El teñido del papel presenta asimismo irregularidades, con zonas de distinta tonalidad, que incluyen tonos cálidos, amarillos o verdes en algunos casos, debido a la mala calidad en origen del tinte del papel. Con la ayuda del microscopio óptico se ha observado la presencia de fibras ajenas a la composición del papel e inclusiones de paja y corteza.

Inclusión de fibra verde Inclusión de fibra verdosa.
Inclusión de paja Inclusión de paja
Estrías en el papel Estrías en el papel
Pérdida de materia en el perímetro, arrugas y desgarros Detalles de pérdida de materia en el perímetro, arrugas y desgarros

También se observan discretas perforaciones en el soporte que parecen corresponder al uso de alfileres para colgar la obra.

Su gran tamaño ha sido también un obstáculo a su buena conservación (más de un metro de ancho) y en época indeterminada, fue doblado por la mitad. Como sucede en nuestro día a día, al doblarlo y desdoblarlo, la zona del doblez se vuelve más frágil y quebradiza. Para evitar el completo desgarro del papel y mayor pérdida del dibujo por esa zona, se aplicó por el reverso cinta adhesiva a modo de refuerzo.

Doblez visible en el anverso Doblez visible en el anverso
Doblez en el reverso Doblez en el reverso y cinta adhesiva aplicada por presión. Suciedad en el reverso

La técnica pictórica, es decir, los diversos trazos y manchas realizados en carboncillo y clarión, se encuentra en buen estado de conservación, aunque hay pérdidas en la zona del doblez y restos de técnica distribuidos por todo el soporte, causados por fricción o roce, así como suciedad que se entremezcla con la propia técnica, más presente sin embargo en el reverso.

Durante el proceso de restauración, es necesario que no se pierda ningún elemento de la obra original, teniendo sumo cuidado a la hora de elegir los materiales, que no alteren el soporte ni la técnica pictórica, en este caso carboncillo y clarión, materiales muy solubles al agua. Para evitarlo, se realizan diferentes tipos de pruebas para saber qué tipo de técnica o material sería el más apropiado. Tampoco se deben olvidar en el proceso de restauración los elementos documentales, como los presentes en el reverso de esta obra (un estampado con tinta “35R” o anotaciones manuscritas “SN/220”), que pueden aportar información adicional y que por lo tanto también deben ser conservados.

Anotación manuscrita en el reverso Anotación manuscrita en el reverso
Sello estampado en el reverso Sello estampado en el reverso

En el largo proceso que supuso la restauración de esta obra en el Instituto del Patrimonio Cultural de España (IPCE), una de las primeras operaciones realizadas por la restauradora al cargo, Isabel Lozano de Gregorio, fue la limpieza mecánica, llevada a cabo por el reverso con un microaspirador, con la ayuda de una brocha de pelo suave, y que se completó con una limpieza con goma de látex vulcanizado.

Del reverso, también se eliminó la cinta adhesiva sobre el doblez y se unieron los diferentes cortes y desgarros con un adhesivo con una escasa proporción de agua, empleando como refuerzo sobre estas zonas un tisú, un tipo de papel muy fino y que no destacase.

Como ya comentamos, la obra presentaba múltiples faltas en el propio soporte del papel y que de mantenerse podrían seguir produciendo daños en el conjunto. Para evitarlo era necesario colocar injertos de papel en las zonas faltantes (reintegración de zonas perdidas). Es importante que el papel que se emplee tenga un grosor, un acabado y un tono similar al papel original y que no produzca tensiones adicionales. Este papel se confeccionó mediante una máquina reintegradora, utilizando fibras de algodón y para conseguir un tono de color similar, se aplicaron directamente tintes de colores primarios, para obtener el color deseado por tricromía. Para ajustar aún más el tono, se retocaron los injertos (reintegración cromática) con lápices de colores, difuminados posteriormente con un algodón.

Desgarros y pérdidas en el reverso (antes de la restauración) Desgarros y pérdidas en el reverso (antes de la restauración)
Reintegración y entonado Reintegración y entonado en anverso (después de la restauración)

También se procedió al alisado de la obra y dada su fragilidad, especialmente de los bordes que se rasgaban a la mínima manipulación, se consideró necesario someter a la obra a un proceso de laminación, con la que se aplica una hoja de refuerzo (un recubrimiento muy tenue, de opacidad mínima y de máxima consistencia) por el reverso para que pueda recuperar la funcionalidad y consistencia perdida.

Este es el resultado final de la obra tras su restauración:

Anverso de la obra Anverso de la obra
Reverso de la obra Reverso de la obra

Una vez concluida la restauración es necesaria que la obra se conserve adecuadamente para evitar así futuras intervenciones.

Los dibujos y demás obra gráfica, cuando no están expuestos, se guardan en el almacén, en planeros, armarios compuestos de amplios cajones, en los que estas obras pueden ser conservadas horizontalmente, evitándose tensiones en el soporte que pudiesen deformarlas.

Para la buena conservación de la obra, es necesario que cuente tanto en su almacenamiento como durante la exposición con las condiciones atmosféricas adecuadas (50-55% de humedad relativa, 18-21º de temperatura, iluminación baja entre 50-100 lux), pero también dotarle de un soporte que facilite la manipulación de esta obra de gran tamaño. Para ello, se confeccionó una carpeta con un cartón específico para este tipo de obra, que permitiría preservarlo de focos de acidez que vuelven el papel más quebradizo, y lo protegería de roces que pudiesen desgastar el dibujo.

Dibujo en el planero Dibujo conservado en el planero
Dibujo en el planero Dibujo en su carpeta protectora

Para profundizar más sobre la restauración de esta obra, os dejamos el informe de restauración que realizó Isabel Lozano de Gregorio, restauradora del Instituto del Patrimonio Cultural de España

Ver informe PDF

¿Te ha parecido interesante? Descubre más sobre las características de los dibujos, sus materiales y su restauración con el texto sobre la intervención en el boceto preparatorio "Cristo predicando en la barca":

Subir

Esta web utiliza cookies propias para facilitar la navegación y cookies de terceros para obtener estadísticas de uso y satisfacción.

Puede obtener más información en el apartado "Cookies" de nuestro aviso legal.

AceptarRechazar