Ud está aquí:
  1. Portada
  2. Exposición
  3. Itinerarios sobre Sorolla
  4. Clotilde de Sorolla

Volver

Clotilde de Sorolla

Pintar y amarte, eso es todo, ¿Te parece poco? (Sorolla [Sevilla] a Clotilde [Madrid, 23 y 24 de febrero de 1908, CFS531)

Clotilde García del Castillo (Valencia, 1865 - Madrid, 1929) es conocida por haber sido la esposa de Joaquín Sorolla, el gran pintor. Pero fue muchas más cosas, hija, madre, modelo, economista y mecenas, entre otras. Ella fue la que decidió legar al Estado español la casa en la que la familia había vivido sus últimos años para convertirla en Museo, como Joaquín hubiera querido, y la que generosamente cedió para esa causa espacios y objetos para que hoy podamos disfrutar del Museo Sorolla.

Con este recorrido queremos acercar a nuestros visitantes digitales a la figura de Clotilde, mujer a caballo entre el s XIX y XX, que fue mucho más que la esposa del pintor.

retrato de Clotilde
Retrato de Clotilde. Detalle
Retrato de Clotilde. Detalle
Retrato de Clotilde. Detalle

La correspondencia entre Clotilde y Joaquín se producirá siempre que el artista esté de viaje, y por tanto será muy extensa. Gracias a ella podemos reconstruir dónde estaba Sorolla en un momento dado, informaciones referidas a la elaboración de obras concretas u otras piezas que hoy conserva el museo y que el artista compra o intercambia con otros compañeros. La primera carta de la que tenemos constancia entre el matrimonio data de 1891, cuando Sorolla ha de abandonar a su familia en Valencia, recién nacida su primera hija, para instalarse en Madrid y seguir pintando.

Carta de Joaquín Sorolla a su mujer Clotilde Carta de Joaquín (París) a Clotilde (Cuesta de las Perdices, Madrid), 3 de octubre de 1913 (CFS1062)

A lo largo de los años se entreve el cariño con el que recibían las misivas. Por ejemplo, en una de ellas Clotilde le refiere a él:

Mi querido Joaquín: ayer no te escribí y hoy te escribo por no perder la costumbre (y porque me parece que cuando te escribo estás más cerca de mí)…

(Clotilde a Joaquín, Madrid, 22 de noviembre de 1909, CFS722)

Respondiéndole Joaquín:

“¡¡No conviene perder la buena costumbre de escribir!! Aunque sea poquito, yo te ruego no dejes de hacerlo

(Sorolla [Granada] a Clotilde [Madrid], 24 de noviembre de 1909, CFS741).

Todas las cartas comienzan con un “mi querida Clota” o un apelativo cariñoso similar, como podemos apreciar en la carta nº inv CFS1062, en la que se muestra la costumbre del pintor de pedir las medidas tanto a su esposa como a sus hijas cuando estaba en París, para encargarles allí las prendas que dicta la última moda, en los mejores modistas.

Se puede apreciar la evolución de Clotilde siendo modelo del arte de Sorolla en todo tipo de soportes y a lo largo del tiempo. Así, por ejemplo, la vemos en las obras de pequeño formato que realiza cuando recién casados se trasladan a Asís, en forma de tablillas, como Tras la ventana (ca. 1888-1890, MS 00256, del que hace varias versiones como Clotilde en la ventana, 1888, de colección particular) o dibujos como Clotilde en el lecho (ca. 1888, MS 15092), que forma parte de la exposición temporal Sorolla dibujante sin descanso Nueva ventana.

Clotilde en la ventana "Clotilde en la ventana" (1888, colección particular)
Clotilde en el lecho "Clotilde en el lecho" (MS 15092)

La vemos asimismo en su faceta de madre como en El primer hijo (1890, colección particular) o en Madre (1900, MS 00324). Y por supuesto también será la protagonista de cuadros de gran formato, como Desnudo de mujer (1902, colección particular), Clotilde con traje gris (1900, MS 00483) o Paseo a orillas del mar (1909, MS 00834).

El primer hijo "El primer hijo" 1890 (Colección particular)
Clotilde en traje gris en el salón Visitante admirando Clotilde con traje gris en el Museo Sorolla

Clotilde fue modelo no sólo de Sorolla, sino también de otros artistas, como demuestra el busto de escultura que le realiza José Capuz (1912, MS 20058) o la miniatura de Martha S. Baker (1911, MS 01289), un gouache sobre hueso que es una auténtica delicia. En ella Clotilde viste una camisa Delphos diseñada por el modista Mariano Fortuny y Madrazo de su propiedad, y que hoy conserva el Museo Sorolla (ca. 1909-1910, MS 60518).

Clotilde de Sorolla, Martha S. Baker Pulse para ampliar "Clotilde de Sorolla", Martha S. Baker, 1911 (MS 01289)
Camisa Delphos realizada por Mariano Fortuny Pulse para ampliar Camisa Delphos, Mariano Fortuny, ca. 1909-10 (MS 60518)
Detalle de camisa Delfos Pulse para ampliar Detalle de camisa Delphos, Mariano Fortuny, ca. 1909-10 (MS 60518)

Y por supuesto no podemos olvidar las fotos que le hiciera su padre, Antonio García, desde bien jovencita (MS 80438), sola o formando parte de las escenas familiares (MS 80242).

Clotilde García del Castillo, Antonio García, MS 80438 "Clotilde García del Castillo", Antonio García, 1886 (MS 80438)
Familia Sorolla, Antonio García, MS 80242 "Familia Sorolla", Antonio García, 1901 (MS 80242)

Pero volvamos a Sorolla. Como hemos dicho, un rápido vistazo a la producción del artista nos muestra que su compañera Clotilde fue muchas veces su musa. Pero no será ésta la única relación que tenga con su arte. Además de haber posado para el artista, posibilitando así que éste experimentara con la luz y la anatomía, Clotilde se muestra, a la luz del estudio de los vestigios documentales que han llegado a nosotros (fundamentalmente correspondencia, y documentos varios como facturas o listas), como una mujer inteligente, que vela por el negocio familiar, y atiende los asuntos económicos, y muchas veces también los artísticos, ante la ausencia del pintor, a veces incluso anteponiéndolos a otras tareas:

Mi querido Joaquín: … Pasé parte de la mañana en el estudio arreglando cuentas que tenía muy revueltas, a tus cartas pronto les llegará el turno

(Clotilde a Sorolla, Madrid, 19 noviembre 1907)

Es ella la que le redacta a él las listas de cuadros que deben de mostrarse en tal o cual exposición, y la que le aconseja que sea cauto con los gastos. También la que intercepta mensajes de otros:

Me dijo Tono que Franzen tenía que venir a fotografiar las salas, comedor etc. y que si tú le dejarías fotografiase algunas cosas de este verano; yo le he dicho que sin tu permiso no me atrevía a que lo hicieran y por eso te lo pregunto

(Clotilde [Madrid] a Sorolla [Granada], 26 de noviembre de 1909, CFS727)

Es Clotilde la que sigue muy de cerca los progresos de su marido en su faceta de artista, como así muestra esta fotografía de Franzen, con Clotilde interesándose por una lámina que reproduce Las Meninas de Velázquez.

Fotografía de Sorolla y Clotilde mirando una lámina "Joaquín Sorolla pintando", Christian Franzen y Nissen, ca. 1906 (MS 80030

Y es que Clotilde y la pintura compartían una relación de amor-odio, pues la mujer del pintor consideraba a la pintura como su rival, por quitarle tantas horas de disfrutar de su marido:

Me alegro estés ya bien de tu pequeña molestia y deseo que mi rival no te obligue a hacer imprudencias que pueden ser en contra de tu salud. Realmente es un rival terrible pues no te expondrías por mí lo que por la dichosa pintura te has expuesto, siendo lo más gracioso que no puedo ni debo quejarme sino desear que mientras vivas no pierdas esa ilusión, que es para ti el todo en este mundo”.

(Clotilde a Sorolla, Madrid, 27 de noviembre 1918)

A lo que Joaquín le contesta que, efectivamente, no puede vivir sin ella:

Esta querida es muy celosa, perdónala mujercita mía... como siempre, veo te haces cargo del dolor que me produciría abandonarla en medio del campo, aunque sea entre palmeras”.

(Sorolla [Alicante] a Clotilde [Madrid], 19 de diciembre de 1918, CFS1929)

Pero Clotilde, ante todo, es paciente:

Yo comprendo que a un hombre como tú que antes de ser mi marido y ser padre es pintor, debe preferir el pintar a todo lo demás

(Clotilde a Sorolla, Madrid, 13 de diciembre 1907)

Tan importante era Clotilde en la vida de Sorolla que éste le dedicó varias obras a lo largo de su carrera, siempre con generosas palabras, como este “A mi Clotilde, su Joaquín” del autorretrato que se hace el pintor en 1909, con sombrero americano al volver de su gira por los Estados Unidos, donde expuso en la Hispanic Society of America de Nueva York y en la Copley Society de Boston.

Autorretrato de Sorolla de 1909 Pulse para ampliar "Autorretrato", 1909 (MS 00840)

Ella le devolvió a él todo este amor convirtiéndose en defensora de su figura e instigadora de su legado para la posteridad.

Línea horizontal

CATÁLOGO

Línea horizontal

Imágen catálogo Clotilde de Sorolla

Hemos puesto a disposición de todos, ávidos lectores, curiosos o amantes de la pintura, el catálogo de la exposición Clotilde de Sorolla en la que podréis explorar toda la documentación en torno a su figura: su papel en la creación del museo, fotografías, la correspondencia con Joaquín Sorolla o un gran número de obras en las que posa como modelo.

Ver catálogo PDF

Subir

Esta web utiliza cookies propias para facilitar la navegación y cookies de terceros para obtener estadísticas de uso y satisfacción.

Puede obtener más información en el apartado "Cookies" de nuestro aviso legal.

AceptarRechazar