Volver

La Casa de Cervantes a través del objetivo de Ruth Matilda Anderson

Exposición de Ruth Matilda Anderson

1912-2012 Centenario de la compra de las casas en las que vivió Miguel de Cervantes

El 24 de Octubre de 1912, tras el proceso que llevó a la identificación de la casa del nº 14 del Rastro de los Carneros, como la vivienda del escritor Miguel de Cervantes durante su estancia en Valladolid, ésta fue adquirida por el Marqués de la Vega Inclán, comisario regio de turismo. Mr. Archer Huntington, presidente de la Hispanic Society of America (con sede en Nueva York), amigo del Marqués, adquiere las casas contiguas (las correspondientes a los números 12 y 16). Estas casas se compraron en nombre del rey Alfonso XIII, con la intención de preservar tan singular edificio y darle un uso cultural, convertirlas en Biblioteca y Museo.

Al tiempo que esto sucede, Mr. Archer Huntington emprendió una gran empresa, fotografiar tipos y lugares por toda España. Una serie de fotógrafos viajan por nuestro país recopilando la “esencia” de España.

Quizás, la más notable de estas fue Ruth Matilda Anderson. En el curso de varias expediciones fotográficas casi todas en la década de 1920, visitó diversas zonas del país, algunas de ellas bastante apartadas y recopiló una obra que compone un logro extraordinario.

La exposición muestra algunas de las imágenes que ella sacó en 1925 en uno de sus viajes a España. Con ellas, queremos conmemorar el centenario de un hecho que posibilitó la creación de la institución que hoy es el Museo Casa de Cervantes. Descargar folleto

Ruth Matilda Anderson

Algunas de las 176.000 imágenes que conserva la Hispanic Society, documentan la Casa de Cervantes, y fueron captadas con la cámara de esta fotógrafa. Lugar de especial interés no sólo por su visión de lo cotidiano en un día cualquiera de la Biblioteca Popular Cervantina.

En su formación técnica/ artística aprendió el potencial pictórico, el encuadre y el empleo del enfoque suave, pero sobre todo a pensar en la fotografía como una forma de arte. Contratada por la Hispanic Society en 1921, trabajó el resto de su vida allí bajo la supervisión de Huntington, primero como fotógrafa y luego como investigadora de indumentaria y costumbres.Salto de línea Salto de línea Las más de 14.000 fotografías de Ruth Matilda, ocupan un capítulo destacado en este proyecto, pero su carrera debe ser estudiada a la luz de la historia de la colección, ya que fue ésta la que determinó la forma y los detalles de su trabajo. Anderson tenía la intención de crear una colección integral, centrándose principalmente en la vida cotidiana. Realizó sus fotografías como documentos de lugares y de personas que creía típicos de una España auténtica, y no como meras expresiones estéticas. El contacto directo tomado con la gente que conocía y la simpatía que despertaba entre ellos, le permitieron conseguir unas tomas tan excepcionales. Dejando constancia de una España intemporal, con una factura naturalista y sin esfuerzo.

Gracias al objetivo de R. M. A., a su disciplinada estrategia fotográfica y también a su meticulosa sensibilidad, Huntington logró modelar, dar contenido específico y posteridad, a sus ideales museísticos y recopilatorios de las tradiciones españolas.Salto de línea Salto de línea Sin su labor fotográfica, sin sus diversas misiones por tierras de España, las expectativas de Huntington por el entendimiento enciclopédico de la tradición castiza española desde la imagen, habrían quedado diluidas en un coleccionismo global y neutro.

Las fotografías de Anderson reflejan la visión de Huntington sobre lo que constituía la verdadera España, concuerdan perfectamente con su planteamiento y contemplándolas, sólo cabe decir que el proyecto experimental de documentar fotográficamente nuestro país, salió mucho mejor de lo que ambos llegaran a imaginar.

biblioteca
fachada casa
vista jardín
sala América
Subir