Ud está aquí:
  1. Museo Casa de Cervantes
  2. El Museo
  3. Colección
  4. En préstamo

Volver

En préstamo

Retrato de Cervantes

El Museo Casa de Cervantes tiene entre sus funciones la divulgación y difusión de la figura de Miguel de Cervantes Saavedra.

Es por ello que colabora con otras instituciones prestando algunas de sus obras, como es el caso de este Retrato de Miguel de Cervantes, anónimo de hacia 1800, que ha viajado hasta a la Biblioteca Nacional de España, para formar parte de la exposición Miguel de Cervantes: de la vida al mito (1616-2016) o al Museo Casa Natal de Cervantes en Alcalá de Henares para formar parte del programa "La pieza invitada".

Este año ha viajado de nuevo con destino a la exposición "Archivo Simón Ruiz. Comercio y finanzas en tiempos de Felipe II" que puede verse en el Archivo de la Real Chancilllería de Valladolid. Puedes descargar el catálogo aquí.

Este retrato sigue una iconografía difundida desde el siglo XVIII a través de una edición inglesa del Quijote en la que se publica una efigie del autor realizada por William Kent, basándose en la descripción que él hace de sí mismo en el prólogo de las Novelas ejemplares, y que pronto se divulga por toda Europa apareciendo posteriormente en otras ediciones del Quijote.

"Éste que veis aquí, de rostro aguileño, de cabello castaño, frente lisa y desembarazada, de alegres ojos y de nariz corva, aunque bien proporcionada; las barbas de plata, que no ha veinte años que fueron de oro, los bigotes grandes, la boca pequeña, los dientes ni menudos ni crecidos, porque no tiene sino seis, y ésos mal acondicionados y peor puestos, porque no tienen correspondencia los unos con los otros; el cuerpo entre dos estremos, ni grande, ni pequeño, la color viva, antes blanca que morena; algo cargado de espaldas, y no muy ligero de pies; éste digo que es el rostro del autor de La Galatea y de Don Quijote de la Mancha, y del que hizo el Viaje del Parnaso, a imitación del de César Caporal Perusino, y otras obras que andan por ahí descarriadas y, quizá, sin el nombre de su dueño. Llámase comúnmente Miguel de Cervantes Saavedra. Fue soldado muchos años, y cinco y medio cautivo, donde aprendió a tener paciencia en las adversidades. Perdió en la batalla naval de Lepanto la mano izquierda de un arcabuzazo, herida que, aunque parece fea, él la tiene por hermosa, por haberla cobrado en la más memorable y alta ocasión que vieron los pasados siglos, ni esperan ver los venideros, militando debajo de las vencedoras banderas del hijo del rayo de la guerra, Carlo Quinto, de felice memoria [....] ".

La escena al fondo del primer plano se representa la penmitencia de Sancho Panza, narrada en el capítulo 71 de la segunda parte del Quijote.

Subir