Volver

Alcoba

Alcoba

"Alcoba, es aposento para dormir, con el techo de bóveda. Alcobilla, el tal aposento, cuando es pequeño.” Sebastián de Covarrubias, Tesoro de la lengua castellana o española, 1611.

La cama se sitúa, al uso de la época, en una pequeña alcoba, con su dosel, elemento muy necesario para el abrigo, y más en una ciudad fría como Valladolid y a poca distancia del río.

En su dote, la mujer de Cervantes aportaba "un cielo de cama, de anjeo colorado". También mencionan los documentos familiares el imprescindible calentador, y diversos colchones, "de lana y estopa", era lo habitual superponer varios colchones delgados, más que uno grueso; también se nombran en esos documentos almohadas de lienzo (también se usaban varias superpuestas), dos de ellas "con tiras de red" (¿encaje de bolillos?), frazadas, mantas…

Aunque las "mesillas de noche" no existían como tales, en los cuadros de la época vemos arcas o mesitas junto a las camas, donde se deja el necesario velón o candil, y también alguna silla para dejar la ropa. Sus oraciones irían dedicadas a buscar el amparo de san Francisco, del que acabaría siendo hermano terciario, que aparece representado en una modesta pintura española del siglo XVII.Salto de línea

Subir