Ud está aquí:
  1. Presentación

Volver

Rupturas y transgresiones de Patrimonio en Femenino

Si como ya señalara Simone de Beauvoir “no se nace mujer sino que se llega a serlo” las normas y mandatos de género son parte fundamental en este aprendizaje. Aprendemos a ser mujeres o varones, a identificarnos como tales, a asumir y cumplir con aquellos roles que “corresponden” a nuestra feminidad o masculinidad; en la medida en que el género no es algo que podamos elegir sino una estrategia básica de supervivencia social, aprendemos así mismo que la ruptura de las normativas y mandatos de género conlleva un castigo. De esta forma se premian unos modelos de feminidad (y masculinidad) deseables, que se difunden y reproducen, frente a otros que se convierten en contramodelos, pues ejemplifican lo que “no se debe ser”, la transgresión y la ruptura, y como tal reciben sanción social.

Aún así son muchas las mujeres que han roto con los mandatos de género ocupando roles que no “correspondían” a la feminidad. Escritoras, artistas, actrices, poetas, guerreras, deportistas, activistas políticas, teóricas o simplemente mujeres que en algún momento cotidiano de sus vidas han ido rompiendo con los estrictos mandatos de género impuestos a la feminidad. Son estas mujeres quienes han ido erosionando los modelos tradicionales femeninos, transformando roles y rompiendo estereotipos, lo que ha permitido la emergencia de nuevos modelos y la aparición de brechas y rupturas en los mecanismos de reproducción de las normativas de género.

Acceso al Catálogo Nueva ventana

Subir

Esta web utiliza cookies propias para facilitar la navegación y cookies de terceros para obtener estadísticas de uso y satisfacción.

Puede obtener más información en el apartado "Cookies" de nuestro aviso legal.

AceptarRechazar