Ud está aquí:
  1. Portada
  2. Destacados
  3. 4Cent-Cervantes
  4. De las Letras a las Armas

Volver

Éste que veis aquí... Cervantes en Simancas y en los Archivos Estatales

El domingo 9 de octubre de 1547, en la sacristía de la Iglesia de Santa María la Mayor de Alcalá de Henares, el bachiller Bartolomé Serrano acaba de anotar en el libro de registro que ha bautizado a una criatura a la que pone por nombre Miguel, hijo de Rodrigo de Cervantes y de su esposa Leonor y que han actuado como padrinos Juan Pardo y otra persona cuyo nombre no recuerda. De su mano seguimos leyendo que los testigos fueron Baltasar Vázquez, el sacristán, y el propio bachiller Serrano. Salto de línea Si a aquel niño le llamaron Miguel pudo haber sido porque el alumbramiento hubiera tenido lugar en el día de esa onomástica y así imploraban al santo arcángel que lo protegiera.

Poco se esperaba de él, como poco era lo que se podía esperar entonces de un recién nacido. Sus hermanos fueron Andrés, Andrea, Luisa, Rodrigo y Magdalena. Andrés murió al poco de nacer y por ello llamaron Andrea a la siguiente. Hasta donde sabemos, las vidas de todos estos fueron complejas; pero las normales de los españoles del siglo XVI. No obstante, se puede sentir especial cariño por Magdalena. Entró en la Venerable Orden Tercera de San Francisco, y al testar dejó todo lo que hubiera que hacer en manos de Miguel, al que adoraba; también en el testamento lloró por el otro hermano, Rodrigo, de quien recuerda perfectamente su muerte: mi hermano, que le mataron en Flandes en la jornada de dos de Julio del año de seiscientos y uno.

Murió pobre, muy pobre, así consta en la partida de enterramiento y, así, también, en el testamento. Legó todos sus escasísimos bienes para la redención de cautivos y aseveró, con el alma hundida, aunque declaro no dexo bienes para mi enterrar. Y otra vez lo dijo: no dejo herederos de mi hazienda [...] por no tener bienes nengunos ni quedar de mí cosa que valga nada.

Nuestro protagonista era descendiente de judíos conversos. Eso sí que es importante en su vida. El antepasado, varón o mujer, que abrazó la fe de Cristo, no sabemos cuál fue. Acaso el bisabuelo, el tatarabuelo… Es decir: que quien se convirtiera no fueron ni el padre, ni la madre, ni ninguno de los abuelos, y que, en su casa, de la religión de Moisés no quedaba rastro. Pero sí una dormitada conciencia de haber habido un antepasado convertido. En este sentido, Cervantes fue un hombre de frontera, como tantas decenas de miles más de nuestros siglos XVI y XVII. Y más aún tras pasar cinco años de cautividad en Argel.

Por cierto, al final de su vida, sintió la necesidad de exteriorizar su catolicismo contrarreformista, como correspondía a una persona normal y corriente de principios del siglo XVII, resocializada según los cánones del Concilio de Trento (1547-1563). La veneración que sintió por Teresa de Jesús le instó a participar en un concurso de poemas laudatorios y festivos en su honor, en 1614. Murió siendo buen cristiano.

La lastimera existencia del padre, que no se antoja como un ser digno de envidia, concluyó en 1585. La vida de fortaleza de su esposa, de la madre y matriarca, concluyó en 1593.

1. LINAJE Y FAMILIA

Córdoba es el espacio al que se vinculan los ascendientes paternos directos de Cervantes. Arganda (Madrid), es la tierra originaria de los Cortinas. El bisabuelo, Ruy Díaz de Cervantes, fue pañero y su abuelo, el licenciado Juan de Cervantes, prestó servicios jurídicos en esa ciudad andaluza donde murió, tras rodar por otras localidades castellanas.

No era hombre de buenos humores: en Cuenca, cuando era teniente de corregidor y en un solo año, 1524, tuvo que hacer frente a más de veinte demandas contra él por abusos de poder, todas ellas conservadas en el Archivo de Simancas.

Su nieto evocará muchas veces en sus obras las malas prácticas de la justicia de su tiempo, como en el consejo que Preciosa da al teniente de corregidor de Madrid: Coheche, vuestra merced, señor teniente, y no haga usos nuevos, que morirá de hambre.

Aun antes de que Miguel naciera, el Norte de África estaba presente en los recuerdos familiares de los Cervantes. Hubo un «Rodrigo de Cervantes», contador del sueldo de La Goleta (Túnez), que guardó parentesco directo con Miguel de Cervantes, aunque se desconoce en qué grado. Cervantes lo recoge en El Amante Liberal en un relato que parece un recuerdo de tradición familiar, aunque en la ficción se lo atribuye a su padre: Acuérdome, amigo Mahamut, de un cuento que me contó mi padre, que ya sabes cuán curioso fue, y oíste cuánta honra le hizo el emperador Carlos V, a quien siempre sirvió en honrosos cargos de guerra. Digo que me contó que cuando el emperador estuvo en Túnez y la tomó con la fuerza de la Goleta.

Volver al principio

1508, diciembre, 8. Sevilla.Salto de línea Cédula real para que se libren 10.000 maravedís a Juan de Cervantes por sus servicios de letrado en los pleitos relativos a las rentas de Córdoba.Salto de línea AGS,EMR,MER,51,65

PDFTranscripciónSalto de línea

1524, abril-junio.Salto de línea Diligencia que contiene la firma autógrafa del licenciado Juan de Cervantes, actuando como teniente de corregidor de Cuenca, en la demanda que contra él interpuso Gonzalo de Moya por detención arbitraria y condena ilegal.Salto de línea AGS,CRC,679,11

PDFTranscripciónSalto de línea

1545, febrero, 6. Valladolid.Salto de línea Copia de la cédula del príncipe Felipe incrementando el salario y el número de oficiales a su servicio a Rodrigo de Cervantes contador del sueldo del fuerte de La Goleta de Túnez desde 1535.Salto de línea AGS,CCG,1745

PDFTranscripciónSalto de línea

1552-1553. Valladolid.Salto de línea Inventario de bienes de Rodrigo Cervantes en el pleito de Gregorio Romano, vecino de Valladolid, contra Rodrigo Cervantes, cirujano residente en la villa, por unos objetos de plata que le adeudaba.Salto de línea ARCHV.PL.CIVILES.VARELA,287,2

PDFTranscripciónSalto de línea

Oran, MPD,19,104 [1539] Diseños del fuerte de La Goleta, según proyectos de Antonio de Ferramolino. MPD,19,104
La Goleta, MPD,19,105 [1539] Diseños del fuerte de La Goleta, según proyectos de Antonio de Ferramolino. MPD,19,105

2. ESTUDIOS CLÁSICOS Y PRIMEROS VERSOSSalto de línea

Lejos de lo que muchos pudieran pensar, la formación humanística de Cervantes fue inmensa. De ello da cuenta él mismo, o dan cuenta las citas a autores clásicos dispersas en sus textos, las alusiones que se pueden ir descubriendo, o las antologías literarias contenidas en verso o en prosa en sus obras.

Sin duda alguna que esa formación se debe al buen hacer de aquel cura de Madrid, Juan López de Hoyos, maestro del Estudio de la Villa y erasmista, que al morir en 1583 poseía alrededor de 400 libros, con todos los clásicos en su biblioteca y ocho libros de Erasmo.

Precisamente, los primeros versos impresos de Miguel de Cervantes están en el libro con que se honra la muerte de la reina Isabel de Valois, escrito por López de Hoyos y en el que recoge el planto de Cervantes y del Estudio de la Villa, por la reina recién fallecida.

Un poco antes, había escrito otros dedicados al nacimiento de la infanta Catalina Micaela, que se descubrieron y editaron en el siglo XIX.

De López de Hoyos quedó en Cervantes su conocimiento de los clásicos, pero también su sentido crítico, su erasmismo o su mente pensadora tan historicista.

Volver al principio

3. CAMINO DE ITALIA

Desde que se descubrió el documento que aludía a «un Miguel de Cervantes» huido en rebeldía por haber dado una estocada al alarife real Antonio de Segura se dio por hecho que fue «nuestro» Miguel de Cervantes y que, huyendo de la Justicia, se refugió en Roma.Salto de línea En Roma estuvo como camarero, miembro de la Cámara del cardenal Acquaviva, como él mismo dice en la dedicatoria de La Galatea. La Cámara del joven cardenal no parece lugar para un delincuente.

Por tanto nos asaltan, a día de hoy, dos dudas: ¿acaso sólo ha habido un Miguel [de] Cervantes en la España de 1569? ¿No pudo irse «nuestro» Cervantes a Roma por otros motivos, por ejemplo, con los poetas jóvenes que se marcharon con Acquaviva al disolverse la Casa del Príncipe don Carlos tras su muerte, precisamente en estas fechas? Esta hipótesis parece la más plausible.Salto de línea Hay algún Miguel de Cervantes más y en los mismos escenarios como luego se verá en algún documento de esta exposición.Salto de línea Cervantes se va, por el camino de las letras, hacia Roma… Sin embargo, la Historia y la vida le hacen dedicarse más ¡a las armas!

Volver al principio

1569, septiembre, 15. Madrid.Salto de línea Provisión de los Alcaldes de Casa y Corte mandando prender a «un Miguel de Cervantes» condenado en rebeldía por haber herido a Antonio Segura.Salto de línea Al margen derecho: Dada razón a la Academia de la Historia en 25 de junio de 1840.Salto de línea AGS,RGS,156909Salto de línea

PDFTranscripción

1569, diciembre, 22. Madrid.Salto de línea Informaciones de utilidad practicadas por la Justicia ordinaria de la villa de Madrid, a petición de Rodrigo de Cervantes, para tomar declaración a testigos sobre la legitimidad de su familia y de su limpieza de sangre.Salto de línea AHPM,Prot.490.Salto de línea Ed. facsímil.Salto de línea

PDFTranscripción

Salto de línea

4. SOLDADO Y CRONISTA Salto de línea YO ME HALLÉ EN AQUELLA FELICÍSIMA JORNADA

Al cabo de algún tiempo se tuvo nuevas de la liga que la Santidad del Papa Pío Quinto, de felice recordación, había hecho con Venecia y con España, contra el enemigo común, que es el Turco; el cual, en aquel mesmo tiempo, había ganado con su armada la famosa isla de Chipre, que estaba debajo del dominio de[l] veneciano: y pérdida lamentable y desdichada. Súpose cierto que venía por general desta liga el serenísimo don Juan de Austria, hermano natural de nuestro buen rey don Felipe. Divulgóse el grandísimo aparato de guerra que se hacía. Todo lo cual me incitó y conmovió el ánimo y el deseo de verme en la jornada que se esperaba…» Digo, en fin, que yo me hallé en aquella felicísima jornada…,Y aquel día, que fue para la cristiandad tan dichoso, porque en él se desengañó el mundo y todas las naciones del error en que estaban, creyendo que los turcos eran invencibles por la mar: en aquel día, digo, donde quedó el orgullo y soberbia otomana quebrantada, entre tantos venturosos como allí hubo, porque más ventura tuvieron los cristianos que allí murieron que los que vivos y vencedores quedaron….” y el año siguiente, que fue el de setenta y tres, se supo cómo el señor don Juan [de Austria] había ganado a Túnez, y quitado aquel reino a los turcos… El año siguiente de setenta y cuatro acometió [el Turco] a la Goleta y al fuerte que junto a Túnez había dejado medio levantado el señor don Juan [de Austria]. ..Perdióse primero la Goleta, tenida hasta entonces por inexpugnable; y no se perdió por culpa de sus defensores, los cuales hicieron en su defensa todo aquello que debían y podían…Perdióse también el fuerte; pero fuéronle ganando los turcos palmo a palmo, porque los soldados que lo defendían pelearon tan valerosa y fuertemente, que pasaron de veinte y cinco mil enemigos los que mataron en veinte y dos asaltos generales que les dieron.

Salto de línea Quijote I,39

Volver al principio

1571Salto de línea Plano original de la batalla de Lepanto, la más grande ocasión que vieron los siglos pasados, los presentes, ni esperan ver los venideros.Salto de línea AGS,MPD,10,81Salto de línea

1571, mayo, 25. Roma.Salto de línea Capitulación de la liga contra el turco entre el papa Pio V, Felipe II, rey de España y el dux de Venecia.Salto de línea

1572, marzo, 19. Palermo.Salto de línea Carta de Juan de Austria a Felipe II remitiendo relación de los soldados que participaron en Lepanto, entre ellos Miguel de Cervantes, a quienes se han repartido ayudas de costa para se curar de las heridas que hubieron en la batalla y para ayudarles a la extrema necesidad en que estaban.

AGS,EST,LEG,1138,77 y 78

PDFTranscripciónSalto de línea

En la relación aparecen dos soldados con el mismo nombre, "Miguel de Cervantes" y "Miguel Cervantes". El primero, (página 10, línea 4) el escritor, con otras trescientas noventa y seis personas, como expresa la relación, que han servido señalada y particularmente el día de la batalla que se dio a la armada del turco [Lepanto] en que salieron heridos y mucha parte dellos mancos; en la página 16, en la línea 6, aparece un "MIguel Cervantes" al que se recompensa por haberse alzado contra el arraéz de la galera en la que iba cautivo. No es "nuestro" Miguel porque este motín tiene lugar a la vez que él está herido en Mesina. Así que hay, al menos dos Miguel [de] Cervantes simultáneos; tres, si contamos con el de Alcázar de San Juan, bautizado el 9 de noviembre de 1558 (partida bautismal falsa); cuatro, si el de la estocada al alarife real hubiera sido otro más distinto...; y cinco con otros que irán apareciendo.Salto de línea

AGS,EST,LEG,1138,78,página 3 Primera página de la relación de los soldados que participaron en Lepanto
AGS,EST,LEG,1138,78,página 10 Página 10 de la relación de heridos en Lepanto en la que aparece Miguel de Cervantes
AGS,EST,LEG,1138,78,página 16 Página 16 en la que aparece el Miguel Cervantes recompensado por alzarse en la galera
AGS,MPD,6,25 1574, agosto, 7. Roma. Grabado que describe el Fuerte de La Goleta, el Fuerte Nuevo, Porto Farina, las ruinas de la antigua Cartago y la disposición del ejército y armada turcos.
AGS,MPD,11,30 [1686] Planta de la ciudadela, ciudad y puerto de Messina (Sicilia). AGS,MPD,11,30<p>&nbsp</p><p>&nbsp</p>

5. CAUTIVO EN ARGEL

El 26 de septiembre de 1575, la galera Sol en la que surcaban el Mediterráneo los dos hermanos Miguel y Rodrigo, es asaltada por otras naos turquesas al mando de Dali Mami, un renegado de origen griego.

Los Cervantes fueron trasladados a Argel, en donde pasaron cinco y tres años, respectivamente, de penoso cautiverio en los «baños».

Ese lustro, lleno de acciones heroicas, le dejó marcado a Miguel de por vida en sus concepciones sobre «el otro». A partir de su liberación se acentúa su ser de «hombre de fronteras» y sus humanas contradicciones, a la vez que se va forjando el Miguel de Cervantes autor genial y perpetuo defensor de la libertad individual.

Según las investigaciones más recientes -basadas en los registros de los archivos reales y los de las órdenes trinitaria y mercedaria- el número de rescatados desde mediados del siglo XVI a mediados del siglo XVIII fue de aproximadamente unos 15.500; es decir, unos seis al mes. El número de cautivados fue mucho mayor si tenemos en cuenta muertos, renegados o fugados.

El bienintencionado pago de los rescates, práctica caritativa y cuestión de conciencia, alimentó multisecularmente la existencia de tan gran negocio en Argel y la pujanza de esta ciudad, retroalimentándose permanentemente el sistema.

Volver al principio

1576, diciembre, 5. El Pardo.Salto de línea Copia de la cédula real por la que se manda a San Juan de Eyzaguirre, depositario del dinero destinado a la redención de cautivos por el Consejo de Cruzada, abonar a Leonor de Cortinas 60 escudos de oro para ayuda al rescate: trato mísero intratable… retrato de penitencia (Trato de Argel, 357-359) de sus hijos Rodrigo y Miguel de Cervantes.Salto de línea AGS,CRU,260

PDFTranscripciónSalto de línea

1576, noviembre, 28. Madrid.Salto de línea Carta de obligación de Leonor de Cortinas y Alonso Getino de Guzmán, como principal y fiador respectivamente, de que dentro de un año presentaría justificación de haber empleado los 60 escudos en el rescate de sus dos hijos.Salto de línea AGS,CRU,326

PDFTranscripciónSalto de línea

1577, septiembre, 8. Valencia.Salto de línea Relación de cristianos rescatados de la esclavitud en Argel desde 27 de abril hasta el 1 de septiembre de 1577, por fray Jorge Ongay y fray Jorge Olivar, de la Orden de Nuestra Señora de la Merced, entre los que figura Rodrigo de Cervantes.Salto de línea AGS,CRU,326Salto de línea

1578, diciembre, 12. El Pardo.Salto de línea Registro de la cédula real que da licencia a Leonor de Cortinas para sacar del reino de Valencia con destino a Argel hasta dos mil ducados de mercaderías lícitas para con el importe de su venta ayudar al rescate de su hijo Miguel de Cervantes.

AGS,GYM,LIB,34,2,65Salto de línea

PDFTranscripción

6. SOÑANDO LA LIBERTAD

Leonor de Cortinas, madre de Cervantes, recorrió todos los despachos que había que recorrer para conseguir el dinero del rescate de sus dos hijos. Llegó, incluso, a hacerse pasar por viuda para mover a pena las conciencias de los que la escuchaban. Tres memoriales consecutivos presentados en el plazo de doce días por esta madre incansable y su fiel sufrido fiador, Alonso Getino de Guzmán, en una sociedad como aquella donde lo escrito no era patrimonio común, da medida del viacrucis burocrático y administrativo a que estuvo sometida para justificar que el rescate de Miguel de Cervantes era muy caro por la calidad que se había presupuesto a su persona. La redención fue no solo un desafío a sus recursos económicos sino a su infinito tesón y paciencia.

Mientras tanto, el padre se declaraba pobre por haber rescatado ya a un hijo cautivo. Miguel, ante la imposibilidad de conseguir su familia el dinero para el rescate de los dos hermanos, antepone la libertad de Rodrigo, hermano menor que él, a la suya propia.

Un gesto más de su carácter.

Volver al principio

AGS,MPD,7,164 [1603] Planta de la ciudad de Argel con indicación de una gruta que pasaba por debajo de la mezquita mayor. AGS,MPD,7,164
AGS,MPD,7,165 [1603] Plano que recoge en su parte superior la «Planta de Argel» y en la inferior «Alzada de la parte de la Mar de Argel». AGS,MPD,7,165

1579, marzo, 16. Madrid.Salto de línea Memorial de Leonor de Cortinas al Consejo de Cruzada en que suplica se levante la ejecución ordenada contra Alonso de Getino, su fiador, por no haber justificado el empleo de los 60 escudos de oro, al tiempo que ofrece testimonio de haber rescatado a Rodrigo y solicita más tregua para hacerlo con Miguel.Salto de línea Firma autógrafa.Salto de línea AGS,CRU,326

PDFTranscripciónSalto de línea

1579, marzo, 24. Madrid.Salto de línea Memorial de Leonor de Cortinas al Consejo de Cruzada suplicando de un auto dado contra ella referente a la justificación de 30 escudos de oro correspondientes a la cantidad concedida por el rescate de uno de sus hijos.Salto de línea Firma autógrafa.Salto de línea AGS,CRU,326

PDFTranscripciónSalto de línea

1579, marzo, 28. Madrid.Salto de línea Memorial de Leonor de Cortinas al Consejo de Cruzada solicitando la devolución de la libranza de 60 escudos de oro para poder cobrar los 30 que faltaban y entregarlos a los religiosos de la Orden Trinitaria para el rescate de su hijo Miguel.Salto de línea AGS,CRU,326

PDFTranscripciónSalto de línea

1579, septiembre, 4. Madrid.Salto de línea Carta de obligación otorgada por fray Juan Gil y fray Antón de la Bella de haber recibido una libranza de 190.000 maravedís destinados a redimir cautivos de Argel.Salto de línea AGS,CRU,221

PDFTranscripción

Subir

Esta web utiliza cookies propias para facilitar la navegación y cookies de terceros para obtener estadísticas de uso y satisfacción.

Puede obtener más información en el apartado "Cookies" de nuestro aviso legal.

AceptarRechazar