Ud está aquí:
  1. Portada
  2. Destacados
  3. 4Cent-Cervantes
  4. Nuevas ilusiones frustradas

Volver

Éste que veis aquí... Cervantes en Simancas y en los Archivos Estatales

Pero, al fin, ha vuelto a España. Nada más llegar a Madrid, a la Corte, pide amparo y protección. Y el Secretario Real, Mateo Vázquez, hijo de oscurísimos orígenes y, cargado de complejos, le manda de espía a Orán en 1582. Duró la expedición un verano y se instaló al concluirla, de nuevo, en Madrid. No sabemos nada de aquella misión, salvo que trajo algunos documentos del alcaide de la fortaleza y que refleja Orán en varias de sus obras.

Desde 1583, bien domeñado por la vida, se inserta exitosamente en su mundo, el de las letras. Poco ha que habían empezado a funcionar teatros estables en Madrid, y le fascinan las tramoyas. Pero el espíritu le anima a escribir: un Trato de Argel apoteósico, una tragedia marcadamente nacionalista, La Numancia, que ha de ser releída con atención porque es ideológicamente, peligrosa. Es la época de redacción de otras comedias que se han perdido y de los inicios de La Galatea.

Y en esas está, saboreando los aplausos, cuando deja embarazada a una mujer casada y nacerá una niña, Isabel.

En medio del alboroto, la viuda de un amigo le llama a Esquivias para que se haga cargo de la edición de sus poesías, el Cancionero de Pedro Laínez. Pero antes de que aparezca impreso, Miguel de Cervantes se habrá casado allí con una moza del pueblo, que no había llegado a los veinte años. Se casaron el 12 de diciembre de 1584.

En abril de 1587 Cervantes abandona Esquivias. Se fue porque las necesidades económicas apremiaban y había que ganarse la vida en el lugar más rico, Andalucía, donde obtiene un oficio de comisario de abastos, aceite y cereal, para la Armada real.

Lástima que, como siempre el gafe se interpusiera en su camino con la muerte de sus protectores y él siguiera, erre que erre, recorriendo los polvorientos caminos de Andalucía durante… ¡diez años!

Sin embargo, nuevamente en los años de la transición del siglo XVI al XVII, perdemos su pista. Tal vez ya entrado en edad, pudo volver a Esquivias. Desde luego, en 1603 el matrimonio Cervantes se instala en Valladolid con la Corte, y con una legión de féminas, que son hermanas, e hija del pater familias: Andrea, Constanza, Magdalena, Isabel y, por añadidura, una criada, María de Ceballos.

A lo largo de 1604 ya está listo El Quijote y en los primeros días de 1605 sale a la venta. La fama, exageradísima desde el primer momento y, sobre todo, en América. El éxito es inmediato: no sólo lo sabemos por los centenares de ejemplares que pasan a Indias, sino también por la cantidad de copias piratas que se hacen en Lisboa, Valencia y Zaragoza; a los tres meses el impresor Cuesta inicia la segunda edición.

Sin embargo, Gaspar de Ezpeleta es herido de muerte a las puertas de los Cervantes en Valladolid, lo que provoca un nuevo, y también efímero, encarcelamiento del escritor y de parte de su familia. La Justicia se deja llevar por las influencias y los secretos que ha de guardar el muerto: el adulterio de su amante.

Lo demás es espectacular: en los años que le queden de vida escribe sin cesar, cada cosa más original y vitalista que la anterior; en verso o en prosa; manuales de crítica literaria únicos en el mundo, comedias, entremeses o novelas; prólogos, excelentes prólogos que por sí solos y leídos de corrido son una única obra en la que convive con el lector al que cada día aprecia más, según se ve en los giros que usa. Se defiende de los ataques del falso Quijote, arremete contra Lope, en otro tiempo amigo (envida y vanidad, malas compañeras de viaje), ingresa en la Orden de los Esclavos del Cristo del Olivar, porque la vida es breve y ha saltado del todo a este lado de la frontera; quiere ir con el conde de Lemos a Nápoles y los Argensola le cierran el paso; el ya célebre novelista asiste a las academias literarias de moda pero vive en una «humilde choza» (Viaje del Parnaso). Y las traducciones del Quijote a otros idiomas se ponen en marcha. Ingresa en la Venerable Orden Tercera de san Francisco, siguen apareciendo sus obras y se vuelve a trasladar a la última casa de Madrid.

Y llegan así los últimos días de su vida: El 18 de abril de 1616 recibe los sacramentos y el 19 de abril escribe la dedicatoria más impresionante que se haya escrito jamás: la del Persiles.

Puesto ya el pie en el estribo, con las ansias de la muerte, gran señor, ésta te escribo.Salto de línea Ayer me dieron la Estremaunción y hoy escribo ésta. El tiempo es breve, las ansias crecen, las esperanzas menguan, y, con todo esto, llevo la vida sobre el deseo que tengo de vivir, y quisiera yo ponerle coto […] Pero si está decretado que la haya de perder, cúmplase la voluntad de los cielos.

Murió, en fin, el viernes 22 de abril de 1616 y nos despidió: ¡Adiós, gracias; adiós, donaires; adiós, regocijados amigos; que yo me voy!, pero nos dejó, en su obra, este maravilloso testamento: la libertad, querido Sancho, es el don más preciado que dieron los cielos a los hombres.

Volver al principio

1. ESPÍA EN ORÁN

Terminadas las diligencias para el rescate, la «Información de Argel», el traslado a España, las procesiones y los demás actos sociales con que se festejaba el éxito de una campaña de rescate, Miguel acude a Lisboa a solicitar alguna merced real, para poderse reinsertar en un mundo del que ha perdido sus señas de identidad, aun a pesar de los contactos que hubiera mantenido en Argel con su casa, con sus conocidos anteriores, o con la creación literaria, gracias a los muchos autores que allí hubo cautivos.

Acude a Lisboa y a Tomar donde se encontraba Felipe II celebrando Cortes tras la reciente anexión de Portugal a su Monarquía.

De esa estancia, de con quién ató cabos, o de otros extremos no se sabe nada, salvo que se le mandó a Orán, ciertamente a ciertas cosas de nuestro servicio, dice Felipe II. Aún más: en la relación de servicios que Miguel presenta al Consejo de Indias en 1590, él destacará como fue el que trajo las cartas y avisos del alcaide de Mostagán y fue a Orán por orden de Vuestra Majestad.

Cervantes en sus obras demuestra conocer la orografía de Orán frente por frente un monte, que es la Silla, que sobre Orán levanta la cabeza (Tratos de Argel, versos 1587-1588) o el cercano puerto de Mazalquivir…, a donde había sido mandado de ¿espía? Por ello, naturalmente, no quedan rastros de ese viaje.

Volver al principio

1641Salto de línea Plano de la frontera de España con Portugal.Salto de línea AGS, MPD,5,176Salto de línea

1581, mayo, 21.Tomar.Salto de línea Registro de la cédula real ordenando a Lope Giner, pagador de las armadas en Cartagena, entregue a Miguel de Cervantes 50 ducados a cuenta de cien que se le habían concedido como ayuda de costa “teniendo consideración a que va a ciertas cosas de nuestro servicio”

AGS,GYM,LIB,36,ff.257vº

PDFTranscripciónSalto de línea

1581, mayo, 21. Tomar.Salto de línea Registro de la cédula real ordenando a Juan Fernández de Espinosa, tesorero general, pague a Miguel de Cervantes los 50 ducados restantes de ayuda de costa de lo procedido “de las mulas que sirvieron en la artillería de nuestro ejército y las mandamos vender”Salto de línea AGS,GYM,LIB,36,ff. 257vº y 258rº

PDFTranscripciónSalto de línea

2. TIEMPO PARA RECOMPONER LA VIDA

De nuevo en España, intenta otra vez recomponer su vida. Esta vez lo hará desde las Letras. Ya en febrero de 1582 escribe al secretario Antonio de Eraso, poderoso secretario real en el Consejo de Indias, solicitándole algún oficio en Indias, al tiempo que le avisa de que está acabando La Galatea (¿cuántas veces nos lo advertirá más adelante?). Por tanto, ya en 1582, Cervantes traza lo que será su destino: al servicio del rey; escritor.

El caso es que Miguel de Cervantes intenta ser nombrado algo por dos veces y no lo logra. Y que se sepa, nunca puja por adquirir un oficio. Su falta de títulos universitarios fue un obstáculo; acaso la fama de algún lejanísimo antepasado, pero esto no es óbice porque en esa situación muchos otros lo lograron. Al principio, naturalmente, no tenía dinero. Pero sí prestigio por su vida hasta entonces conocida.

En medio de los éxitos del primer Cervantes escritor, deja embarazada a la mujer de un tabernero. Simultáneamente, se va a Esquivias a preparar la edición del cancionero de su buen amigo Pedro Laínez (de los que se habían ido a Roma), que acaba de morir. El destino, vuelve a cambiarle la vida: se casa allí con Catalina de Salazar Vozmediano, una jovencilla muchacha que parecía tener rentas de sobra y él prestigio más que reconocido.

Pero, ni lo uno ni lo otro. Así que se va de Esquivias a Andalucía a ponerse al servicio del rey y se fue de Esquivias aprovechando la algarabía de la memorable traslación de los restos de Santa Leocadia hacia Toledo. Pero no abandona a la esposa, sino que, como un “emigrante interior”, se mantiene en contacto con ella, firma un poder a su favor y una carta de dote para el libre uso de sus bienes que demuestran cómo se mantiene una relación de confianza económica. A principios del siglo XVII volverán a convivir permanentemente en la Corte. Por lo demás, el testamento de Catalina (Madrid, 17-VI-1610) es sobrecogedor, por la ternura de alguna de sus cláusulas: además de dejarle un majuelo, le deja también la cama en que muera y todos sus bienes muebles, por el mucho amor y buena compañía que ambos hemos tenido… ¿verdad, o retórica?

Volver al principio

1582, febrero, 17. Madrid.Salto de línea Carta autógrafa de Miguel de Cervantes a Antonio de Eraso, secretario del Consejo de Indias.Salto de línea AGS,GYM, LEG,123,1

PDFTranscripciónSalto de línea

1584, junio, 14 Madrid.Salto de línea Cesión del privilegio de impresión de La Galatea otorgado por Miguel de Cervantes a favor del librero Blas de Robles.Salto de línea AHPM,PROT.417,f. 188rº

PDFTranscripciónSalto de línea

1586, agosto, 9. Esquivias.Salto de línea Carta de dote de Miguel de Cervantes a favor de su esposa Catalina de Salazar y Palacios incluyendo relación de bienes muebles y raíces.Salto de línea AHPTO,24191,ff. 52rº-54rº

PDFTranscripciónSalto de línea

3. AL SERVICIO DEL REYSalto de línea LA ARMADA DE INGLATERRA

Su organización fue tarea ingente por el gran número de hombres y materiales que movilizó. Fundamental fue la provisión inmediata de abastecimientos a toda prisa, sin perder hora de tiempo. Felipe II nombró como máximo responsable para ello al consejero de hacienda, Antonio de Guevara. De él dependía una pirámide de hombres con cometidos precisos. Uno de tantos fue Cervantes.

Durante los años 1587-1589 recorrerá un sinfín de localidades sevillanas y cordobesas (las partes donde mejor se podrá haber y hallar) trasegando miles de fanegas de trigo y miles de arrobas de aceite hasta conducirlas a Sevilla y depositarlas en manos de Jerónimo Maldonado, tenedor de bastimentos y municiones de la armada.

Fue uno entre muchos, pero no un cualquiera porque, como comisario, era autoridad que exhibía vara alta de justicia, para requisar, embargar y condenar a los que se resistiesen. Para todo ello y más le da poder Antonio de Guevara como yo lo hé y tengo del rey, dirá en su nombramiento.Salto de línea Sin embargo, no era ésta tarea bien vista, ni el comisario bien recibido. Cada localidad «servía» al rey con una cantidad que se repartía entre sus vecinos y todos, aun a pesar de ese pacto, fueran poderosos o villanos, se rebelaban o asentían de mal grado a la hora de entregar sus bienes. Requisas frecuentes, indemnizaciones tarde y mal pagadas, cosechas escasas, eran queja constante.

Cervantes tuvo que lidiar con todos: oligarquías locales, iglesia y pueblo llano. De todos recibió algunas difamaciones y hasta dos excomuniones de los vicarios de Sevilla y Córdoba.

El poder del comisario no resultaba gratuito en pesares y, aún más, previo a su nombramiento y condición indispensable para él era ofrecer garantías económicas de su gestión. Había que presentar fiadores y testimonios que abonaran la capacidad económica de éstos.

Volver al principio

1588, enero, 22. Sevilla.Salto de línea Nombramiento a Miguel de Cervantes como comisario con vara alta de justicia para requisar en Écija 4.000 arrobas de aceite y conducirlas a Sevilla para provisión de la armada.Salto de línea AGS,CCG,1745,66

PDFTranscripciónSalto de línea

1588, septiembre, 5. Sevilla.Salto de línea Comisión a Miguel de Cervantes para recoger en Marchena con las mismas condiciones 2.000 arrobas más de aceite.Salto de línea AGS,CCG,1745,93

PDFTranscripción

Salto de línea

1588, octubre 17, Sevilla.Salto de línea Comisión a Miguel de Cervantes para incautar 2.500 fanegas de trigo en la ciudad y término de Écija.Salto de línea AGS,CCG,1745,98

PDFTranscripciónSalto de línea

1588, junio, 27, Sevilla.Salto de línea Instrucciones dadas a Miguel de Cervantes en la molienda del trigo requisado en el término de Écija.Salto de línea AGS,CCG,1745,74

PDFTranscripciónSalto de línea

1588, junio, 12, Sevilla.Salto de línea Acta de la presentación como fiadores de Miguel de Cervantes del licenciado Juan de Nava Cabeza de Vaca y Luis Marmolejo, ambos moradores en la collación de La Magdalena de Sevilla.Salto de línea AGS,CMC,2EP,578

PDFTranscripciónSalto de línea

1588, junio, 20, Écija.Salto de línea Escritura de fianza otorgada por Juan Bocache y Gonzalo de Aguilar Quijada, vecinos de Écija, a favor de Miguel de Cervantes.Salto de línea AGS,CCG,1745,72

PDFTranscripciónSalto de línea

1588, junio, 20, Écija.Salto de línea Información de abono de fianzas presentada por Miguel de Cervantes en la que se garantiza el patrimonio de sus fiadores en 3000 ducados.Salto de línea AGS,CCG,1745,73

PDFTranscripciónSalto de línea

4. DEL TRAJÍN DE LAS CUENTASSalto de línea AL SUEÑO DE LAS INDIAS

No todos los sinsabores del comisario se reducían a las batallas sorteadas con unos y otros en el aprovisionamiento. Quedaba el escollo más duro y el que más quebraderos de cabeza dió al escritor: LA CUENTA, de la que nadie se salvaba, porque todo el que manejaba caudales o bienes públicos era fiscalizado en su gestión por los contadores de cuentas. Cervantes no fue una excepción.

El fiscalizado debía presentar relación jurada de los pormenores de su gestión que los contadores contrastaban y cruzaban con otro tipo de documentos, como certificaciones, informaciones o «receptas», para elaborar la cuenta definitiva. Son, precisamente, estas relaciones juradas y otros documentos afines los que nos han proporcionado la casi totalidad de autógrafos cervantinos conservados.

Cervantes resultó alcanzado en las actividades de esta su primera comisión, la que abarca los años 1587-1589 a las órdenes de Guevara, como él mismo señala en su relación jurada. No se afana en pagar el alcance porque, como reconoce, la administración le debía diez meses de su salario que multiplicaba por cinco el alcance pendiente.

Cansado de recorrer Andalucía y hacer cuentas, Miguel «solicita» oficios en Indias. Él sabía qué buscaba: ser nombrado por el rey, a través del Consejo de Indias, directamente en alguno de los dos oficios de contabilidad y rentas y dos de gestión municipal que sabía estaban vacantes.

No lo logró. Se quedó «acá».

Volver al principio

1590, octubre, 7. Sevilla.Salto de línea Relación jurada del cargo y data del dinero recibido por Miguel de Cervantes para la conducción del aceite desde Écija y villa de Paradas a Sevilla el año de 1588 por comisión de Antonio de Guevara.Salto de línea Documento integramente autógrafo de Cervantes, salvo algunas anotaciones.Salto de línea AGS,CCG,1745,156

PDFTranscripciónSalto de línea

1590, agosto, 27.Salto de línea Relación jurada del cargo y data del trigo sacado por Miguel de Cervantes de Écija los años 1587, 88 y 89 y de los gastos efectuados en su molienda y transporte a Sevilla.Salto de línea Firma autógrafa de Cervantes.Salto de línea AGS,CCG,1745,152

PDFTranscripciónSalto de línea

1589, febrero, 6.Salto de línea Relación jurada de los gastos menudos realizados por Miguel de Cervantes en Écija durante la molienda del grano de los años 1588-1589 por comisión de Antonio de Guevara.Salto de línea Emociona ver la minuciosidad con la que Cervantes va anotando el valor de una escoba, una pala, o el papel y tinta para llevar la contabilidad de su gestión.Salto de línea Documento autógrafo de Cervantes en su totalidad.Salto de línea The Rosenbach Museum and Library, C2 f. C419 Ms.2. Philadelphia (Pennsylvania)Salto de línea Ed. facsímil.

PDFTranscripciónSalto de línea

1589, febrero, 25. Écija.Salto de línea Información testifical efectuada ante la justicia ordinaria de Écija, a petición de Miguel de Cervantes, del mal estado del trigo que requisó en 1587 que fue muy ruin y apaulado y por ser tan ruin se comió mucha parte de él de gorgojo.Salto de línea AGS,CCG,1745,130

PDFTranscripciónSalto de línea

1590, mayo, 21.Salto de línea Memorial de Miguel de Cervantes en el que además de exponer sus méritos y servicios solicita cualquiera de los siguientes oficios vacantes en Indias: la contaduría del Nuevo reino de Granada, la gobernación de Soconusco, la contaduría de las galeras de Cartagena de Indias o el corregimiento de La Paz.Salto de línea La respuesta no dá pie a la esperanza: busque por acá en qué se le haga merced.Salto de línea AGI,PATRONATO,253,R.1

PDFTranscripciónSalto de línea

5. DE NUEVO A SU QUEHACER DE COMISARIO

Al comienzo de 1589 una sombra de sospecha oscurece la gestión del proveedor Antonio de Guevara. Le llaman para dar explicaciones de su actuación ante los órganos de hacienda. Algunos de sus colaboradores son acusados de fraude, detenidos, juzgados y ajusticiados en El Puerto de Santa María. Aunque Cervantes nunca se vió implicado en estos hechos la atmósfera de duda que se creó será utilizada por detractores y enemigos.

Quien no dudó fue Pedro de Isunza, fiel y honrado servidor real, nombrado nuevo proveedor de las galeras de España en sustitución de Guevara. Cervantes trabajará a sus órdenes en una nueva comisión. En defensa de sus colaboradores y para borrar cualquier atisbo de recelo, Isunza los presentará al rey como hombres honrados y de mucha confianza.

El nuevo trabajo llevará a Cervantes por tierras de Jaén y norte de Granada para requisar, otra vez, trigo y cebada con destino a las galeras. Y de nuevo, el infortunio le perseguirá en la villa de Teba donde tendrá que hacer frente a las infundadas y calumniosas acusaciones que Salvador del Toro, receptor de rentas y por ello custodio de una gran cantidad de grano, verterá sobre el ayudante de Cervantes, Nicolás Benito, al que acusa de abusos en el embargo. No contento con esto extenderá las acusaciones al mismo proveedor Isunza.

Estas difamaciones nos han dejado dos extraordinarios autógrafos de Cervantes donde con decisión y rotundidad sale en defensa de su subordinado y con dolor y rabia contenida deja a salvo la honorabilidad y dignidad de su superior. La nobleza de espíritu fluye en cada una de las líneas de estos escritos. Miguel de Cervantes, una vez más en su vida, apuesta por otros, poniendo su propio nombre, fama y estima sobre la mesa.

El deseo de venganza de Salvador del Toro no cejará y cuando años después, en 1598, en su última comisión, Cervantes viva sus horas más bajas en la cárcel de Sevilla, resucitará la acusación, como prueba el último documento autógrafo.

Volver al principio

1592, enero, 7. El Puerto de Santa María (Cádiz).Salto de línea Carta de Pedro de Isunza a Felipe II donde le informa del desarrollo de la provisión de las galeras y ofrece garantía de los comisarios por él elegidos, hombres honrados y de mucha confianza.Salto de línea AGS,GYM,LEG,348,182

PDFTranscripciónSalto de línea

1592, agosto, 8. Sevilla.Salto de línea Certificación expedida por Miguel de Cervantes, comisario nombrado por Pedro de Isunza, proveedor de las galeras de España, del trigo y cebada sacado por su ayudante Nicolás Benito de la villa de Teba, el cual dicho trigo lo hizo conducir el dicho mi ayudante a la ciudad de Antequera a poder de Pedro de la Siega y de Manuel de Ribera a quien se había de entregar para hacerse bizcocho… y de todo tiene recibos de la entrega… y daré cuenta cada y cuando se me pidiere de la entrega.Salto de línea Documento autógrafo de Cervantes en su integridad.Salto de línea AGS,EXH,516,94

PDFTranscripciónSalto de línea

1592, diciembre, 3. Madrid.Salto de línea Memorial de Miguel de Cervantes al rey para que se le permita probar la falsedad de las acusaciones sin pruebas vertidas contra el proveedor Pedro de Isunza, él mismo y su ayudante y no es justo que de el dicho proveedor ni de mí se diga cosa semejante como la que se opone… que se vendió el dicho trigo para particulares aprovechamientos y no se convirtió en servicio de Vuestra Majestad.. ni que el dicho proveedor sea injustamente molestado y para que se entienda esta verdad me ofrezco a dar cuenta en esta corte…pues él no debe nada y pido justicia.Salto de línea Documento autógrafo de Cervantes en su totalidad.Salto de línea AGS,EXH,516,96

PDFTranscripciónSalto de línea

1598, marzo, 31. Sevilla.Salto de línea Alegación en forma de acta presentada por Miguel de Cervantes a los Contadores Mayores sobre una partida de trigo y cebada sacada de la villa de Teba en el año 1591: Lo que sé decir que, de lo que a mí toca, antes alcanzo en salarios que soy alcanzado en nada. Si Dios fuere servido saldré presto de esta prisión y satisfaré a Vuestras Mercedes en todo lo que me mandaren, que ya se sabe cuan puntualmente doy mis cuentas.Salto de línea Documento autógrafo en su totalidad escrito en la cárcel de Sevilla.Salto de línea Acompaña auto firmado de los Contadores Mayores de Cuentas y notificación de él a Cervantes.Salto de línea AGS,CMC,1EP,1784

PDFTranscripciónSalto de línea

6. AHORA DE RECAUDADOR. HORAS BAJAS

Concluidos sus trabajos de proveedor y a la espera de un nuevo empleo, Cervantes recibe una nueva misión: recaudar dos millones y medio de maravedís que se debían a la hacienda real de rentas atrasadas en el Reino de Granada, correspondientes a los años 1592-1594. Acepta el cometido y ofrece las garantías al uso: fianzas y abono de fianzas. Como fiador elige a Francisco Suárez Gasco, personaje aventurero y de conducta poco clara que, sin embargo, fue abonado por Agustín de Cetina, antiguo pagador de armadas. La propia personalidad del fiador o ciertas dudas que entre los contadores podía suscitar la nueva empresa solicitada a Cervantes harán que el contador Arraiz le amargue pidiendo más fianzas. Y ahí estará la fiel esposa obligándose mancomunadamente.

No acabarán aquí los males.

Cervantes no encuentra dificultades en sus primeras intervenciones en Guadix y Baza pero sí en Motril donde lo que debe recaudar ya estaba entregado a la Hacienda. Hasta que esto se pruebe, de nuevo dudas, recelos. Éstas aumentarán en Vélez-Málaga y para remate, una parte del dinero cobrado lo ha depositado ingenuamente, para más seguridad y para no trasladarlo contante y sonante hasta la Corte, en la banca sevillana de Freire que sufre bancarrota. Cervantes se desespera y los contadores no dan tregua y cursan órdenes para que comparezca.

El juez de grados de Sevilla, Gaspar Vallejo, manda detenerlo y Cervantes da con sus huesos en la cárcel de Sevilla en septiembre del año 1597. Ahora comenzará la dura tarea de recomponer el puzzle probando las distintas reclamaciones, incluso las pasadas difamaciones, pues el enemigo no duerme.

Por fín, a finales de abril del año 1598, será liberado de la cárcel aunque no del todo de la pesadilla andaluza de las cuentas.

Aunque es imposible entrar en una humana conditio tan sólo con estos documentos, o el rastro dejado por la creación literaria, es evidente que Cervantes poseyó una mente fuera de lo común, prodigiosa, portentosa. Su capacidad de crear centenares de personajes psicológicos, o de recrear los mundos intelectuales y sentimentales de los hombres, le hacen un clásico, y no sólo un cómico. Gran parte de su obra se gestó e inspiró en este fastuoso «periplo andaluz», durante el cual mantuvo contactos con los «eruditos locales» tan presentes siempre en el mantenimiento de la cultura española en los lugares más recónditos, sin medios, en dificultades adversas, y aun con grandes carencias.

Volver al principio

1594, julio, 1. Madrid.Salto de línea Información de abono de finanzas, por cuantía de 4 000 ducados, presentada por Miguel de Cervantes a favor de Francisco Suárez Gasco, su fiador en la comisión de recaudación de impuestos en Granada.Salto de línea AGS,CCG,1745,194

PDFTranscripciónSalto de línea

1594, agosto, 13. Madrid.Salto de línea Registro de la comisión que por orden real se da a Miguel de Cervantes para recaudar distintas rentas reales, pendientes de pago, en diversas localidades del antiguo reino de Granada.Salto de línea Con anotaciones en el margen derecho del documento de las medidas tomadas años después por los contadores en la dura evolución de la comisión.Salto de línea AGS,CCG,1745,203

PDFTranscripciónSalto de línea

1594, agosto, 20.Salto de línea Memorial de Miguel de Cervantes al Rey solicitando no se admita la exigencia del contador Enrique de Arraiz de que ofrezca más fianzas para su comisión atento que no tengo más fianças y que son bastantes quatro mil ducados y ser hombre conocido de crédito y casado en este lugar.Salto de línea Autógrafo en su totalidad el memorial.Salto de línea Este documento procedía del Archivo de Simancas, de Contadurías Generales, leg, 1745, 3. En 1901 pasó a formar parte de la Biblioteca Nacional.Salto de línea BNE, Res/262-180Salto de línea Ed. facsímil.

PDFTranscripciónSalto de línea

1594, agosto, 21. Madrid.Salto de línea Escritura de obligación mancomunada de Miguel de Cervantes y su esposa Catalina Salazar y Palacios para hacer frente a las obligaciones inherentes a la comisión en el reino de Granada.Salto de línea AGS,CCG,1745,197

PDFTranscripciónSalto de línea

1594, noviembre, 28. Málaga.Salto de línea Carta de Miguel de Cervantes a Felipe II, a entregar en manos de Juan de Velasco, secretario del Consejo de Hacienda, donde explica los contratiempos que está teniendo en el desarrollo de su comisión y pide, para finalizarla, veinte días de prórroga.Salto de línea Autógrafa en su totalidad.Salto de línea Al dorso, nota del archivero Tomás González.Salto de línea AGS,CJH,LEG,324,199

PDFTranscripción

Volver al principioSalto de línea

Subir

Esta web utiliza cookies propias para facilitar la navegación y cookies de terceros para obtener estadísticas de uso y satisfacción.

Puede obtener más información en el apartado "Cookies" de nuestro aviso legal.

AceptarRechazar