Ud está aquí:
  1. Inicio
  2. Entrevista a Hugo Poderoso

«Me gusta pensar que antes de su difusión en formatos domésticos, las novelizaciones eran una forma de que el público pudiera tener las películas en su casa»

24/02/2021

Actualidad de la Filmoteca

biblioteca Filmoteca Española

Hugo Poderoso es un auténtico enamorado del cine. Su pasión, que bebe de su carácter introvertido, viaja de la pantalla a los libros especializados y viceversa, sin saberse muy bien desde dónde parte el trayecto. Entiende el cine como un arte que no se limita al sentido de la vista, sino que también se encuentra en el tacto de los libros. De su trabajo destaca el contacto con los usuarios, investigadores del cine en su mayoría. Debe ser la sensación que provoca saber que, de alguna forma, se está participando de la generación de conocimiento. Si debe elegir alguna colección de la biblioteca es la de revistas antiguas, «que se remontan a la existencia misma del cine».

En esta entrevista Hugo, actual responsable de la biblioteca Dolores Devesa de Filmoteca Española, habla sobre las particularidades de este espacio privilegiado en el corazón de Madrid, de las bibliotecas como centros de dinamización social o del cine como arte.

Pasen y lean.

Línea horizontal

¿Ver una película se parece a leer un libro?

Es algo sobre lo que se ha discutido durante mucho tiempo: si el cine es algo más estrictamente visual y la parte más literaria es solo una excusa, o si por el contrario la parte visual tiene que hacerse más discreta y dar salida al relato. Hay muchas películas que sí diría que verlas se parece a leer un libro, y hay otras que claramente no.

Según el contexto, ver una película en casa se parece más a leer un libro que ir al cine, pero sí que creo que hay una sensación particular que es muy difícil de definir. Se dice que el cine es algo más pasivo, pero no sé si estoy del todo de acuerdo, porque cuando ves una película, aunque sea más sutil, estás trabajando para involucrarte con ella.

¿Qué destacas de tu trabajo?

En primer lugar, destacaría la selección de adquisiciones. Independientemente de que siempre se hable de que es algo muy técnico, en el fondo tiene algo de personal, pues tienes que tomar una decisión. Cuando se publican más libros de los que compras y tienes que elegir cuáles serán estos, siempre hay un poco de criterio personal. En segundo lugar, me parece interesante la forma de tratar con los usuarios en una biblioteca especializada como esta, en la que los trabajos que se están haciendo gracias a los documentos que proveemos van a ayudar a desarrollar el conocimiento sobre el cine.

Puesto que en la actualidad las bibliotecas se han convertido en espacios diversos e híbridos, en algunos casos espacios de memoria, además de lugares que conservan y custodian, ¿cuál es tu ideal sobre la función que debe cumplir una biblioteca? ¿Qué crees que debe hacerse desde la institución para caminar hacia ese ideal?

Para mí, uno de los ideales de una biblioteca es preservar lo que se ha producido o escrito no solo del deterioro del tiempo, sino también de la distorsión intencionada que se pueda dar si se deja solo en manos de ediciones comerciales o escritores que vuelvan a recoger un tema. Tener el documento original siempre me parece interesante, la idea de preservar algo tal y como se produjo en un primer momento. Luego siempre existe la posibilidad de cuestionarlo, de crear una nueva obra en la que se propongan modificaciones.

En segundo lugar, destacaría la difusión, que es algo que abarca diferentes aspectos. Por un lado, que nos venga un investigador con una propuesta de estudio y que le podamos dar los documentos porque él o ella sepa que están ahí, o porque podamos sugerírselos. En fin, todo lo que pueda motivar una posible vía de investigación. Por otro lado, dentro de lo posible, la difusión de curiosidades, de películas que puedan tener más o menos interés pero que muchas veces de lo que se trata es de lanzar botellas al mar y ver si tienen un efecto positivo entre la gente o directamente se pierden en el océano.

En tercer lugar, también me gusta la idea de que pueda existir una posible guía, porque ya no actuarías solo como alguien que pone a disposición del público todo lo que hay, sino también como una persona que recomienda, que puede guiar, generar un discurso de interés, y no dejarlo todo como si fuese una especie de buffet libre. Pero eso tendría que ir acorde con lo que la institución de la que dependemos quiera proponer.

Por otro lado, siempre se ha hablado de que las bibliotecas son centros de dinamización social. En este caso no sería tanto como en una biblioteca pública, pero siempre es interesante que pueda haber un centro en el que se reúnan personas con intereses comunes y donde se puedan intercambiar ideas.

Por último, el primer propósito de una biblioteca especializada que depende de una institución es apoyar todas las actividades profesionales que puedan existir en dicha institución.

Con respecto a qué pasos habría que dar, creo que apoyar el trabajo del día a día es lo fundamental ahora mismo. Es verdad que se pueden hacer proyectos más vistosos destinados a expandirnos, como puede ser la creación de repositorios digitales, pero primero hay que proveernos de la capacidad de localizar y asegurar que vamos a poder conservar todo y tenerlo bien ordenado antes de dar ese salto y ponerle la guinda al pastel, que sería esa difusión digital, ese repositorio, etc.

Hace unos meses te encargaste de preparar unas hojas con referencias bibliográficas que acompañaban a las de Programación. En relación con esto, ¿qué otras tareas se desarrollan o crees que deben desarrollarse dentro de Filmoteca Española para hacer dialogar las acciones propias de una biblioteca con el cine?

La idea original de esas hojas era complementar con un componente de teoría crítica. Creo que algo que enriquece la experiencia del cine es que va acompañado de una literatura muy amplia. El cine es un medio de expresión relativamente joven, pero lo bastante viejo para haber nacido durante toda esta época de las vanguardias. El periodo de posguerra tras la Segunda Guerra Mundial también produjo una serie de inquietudes intelectuales muy interesantes que dieron una literatura muy amplia. Todo lo que se ha escrito sobre cine es, en mi opinión, muy interesante en comparación con otras formas de cultura popular del siglo XX. También como una forma de justificar el statu quo con respecto a otras formas de arte que a lo mejor llevan miles de años existiendo. En definitiva, creo que hay mucho contenido literario que puede complementar ver una película.

Es verdad que esas hojas llegaron a requerir bastante tiempo y que era algo que después de todo ya hacía Programación en sus programas. Creo que, al fin y al cabo, aunque está bien que las bibliotecas produzcan boletines u otras formas de comunicación, de lo que se trata sobre todo es de facilitar el acceso a los textos. La biblioteca es más efectiva cuando hace la labor de aportar información con la que departamentos que sí tienen más experiencia con la divulgación puedan concentrar exactamente lo que quieran decir.

¿Qué cabe esperar de una biblioteca dentro de una filmoteca? En concreto, ¿qué cabe esperar de la biblioteca Dolores Devesa de Filmoteca Española?

Hay muchos libros que también tienen las universidades o bibliotecas públicas, pero una biblioteca que esté en el centro, a la que se pueda acceder y que tenga textos muy especializados en cine para mí es una rareza. Es cierto que, por decir algo, el Negative Space de Manny Farber no es un título que de repente gran parte de la población de Madrid vaya a querer consultar, pero el tener esa opción para que cualquier persona pueda consultarlo me parece súper interesante, porque además hay muchos libros que no están editados en España y de cine se ha traducido poco.

Por otro lado, también hay documentos como revistas de los años 10 o 20, guiones… mucho material único no publicado, lo que se llamaría literatura gris.

¿Qué fondos o colecciones atesora la biblioteca? ¿Alguna que destaques en especial?

Por mencionar algunos, tenemos en general una colección de cine, gran parte con acceso directo al público, que está formada por monografías divididas en diferentes temas, además de una división propia de cine español. También tenemos revistas a las que estamos suscritos y otras que terminaron hace tiempo y que componen un material histórico importante que se remonta prácticamente a la existencia misma del cine. Tenemos un fondo antiguo con folletos y otros materiales, una fonoteca, recortes de prensa… También tenemos novelizaciones, que fue una publicación muy popular durante la primera mitad de siglo. Me gusta pensar que antes de su difusión en formatos domésticos, estas novelizaciones eran una forma de que el público pudiera tener las películas en su casa.

Me gustan en especial las revistas, sobre todo cuando son muy antiguas. Me parecen muy interesantes porque el cine siempre se ha difundido mucho a través de las revistas, y ver estas publicaciones de hace cien años me parece muy bonito.

¿Alguna anécdota que recuerdes con especial cariño?

En las épocas con menor afluencia de usuarios podemos zambullirnos más a fondo en alguna petición concreta. Tenemos una usuaria que ha estado trabajando sobre el vestuario en el cine, y recuerdo que los primeros días que estuvo viniendo, en verano del año pasado, nos pidió información sobre una diseñadora. Pude no solo buscar los libros en el catálogo, sino también ir revisando y marcando las páginas con las menciones más interesantes. Haces más personal el trabajo, y eso me parece interesante.

Recomiéndame una película y un libro que te definan

Igual te parece un poco extraño, pero te voy a recomendar una película que no he terminado, aunque yo ya sé que me encanta. Se trata de La flor, de Mariano Llinás. Es una película que dura catorce horas y está dividida en episodios irregulares. Cuenta seis historias: cuatro de ellas no terminan, otra empieza y termina y la última empieza a la mitad y termina. Son cuatro actrices que interpretan distintos personajes en cada historia, que además pertenecen a géneros totalmente distintos.

La película cuestiona cómo contar una historia, esta idea de “venga, tienes este personaje que quiere hacer algo y el final de la historia es cuando lo consigue, o no”. Me gusta la idea de que puedes saltar de un personaje a otro, los flashbacks que te llevan a historias totalmente distintas, o la gran variedad de idiomas que se emplean. Por otro lado, las actrices van cambiando de personalidad, de acento, de estética… En los últimos años ha habido una demanda para crear más personajes femeninos, y muchas veces la respuesta comercial ha sido, sobre todo desde Hollywood, coger la narrativa que ahora mismo se da mucho en el cine de superhéroes para crear una superheroína. En el fondo no deja de ser una forma muy prefabricada de contar la misma historia, pero poniendo a una actriz como protagonista. Yo creo que La flor te puede dar una idea de las amplias posibilidades que existen para mostrar a un personaje femenino en la pantalla más allá de las que pueda producir Hollywood.

¿Me define a mí? Me gusta esta idea de que las historias nunca empiezan ni terminan, y que en el fondo siempre se van transformando. Me parece que es algo que tiene que ver con la forma en que entiendo la vida: no hay conclusiones, todo va mutando. Y bueno, la película me está gustando. Creo que cuando algo te gusta en el fondo es porque algo dice de ti.

En cuanto al libro, igual a cualquier cinéfilo le va a parecer una elección muy básica, pero recomiendo Notas sobre el cinematógrafo, de Robert Bresson. Es un libro que no está estructurado como una teoría densa, sino con pequeñas observaciones muy sutiles y abiertas que ofrecen una forma muy poética de entender el cine. Tengo una copia en casa en la que fui haciendo algunas anotaciones en un tiempo en el que estuve de viaje. Es un libro lo suficientemente ligero para parecer banal, pero con una lectura atenta da a entender una visión del cine bastante profunda. ¿Y qué tiene que ver conmigo? No sé, me gusta porque intenta definir un arte, y a mí eso me parece muy difícil. Es valiente porque el arte es muy etéreo.

Línea horizontal

biblioteca Filmoteca Española
Subir

Esta web utiliza cookies propias para facilitar la navegación y cookies de terceros para obtener estadísticas de uso y satisfacción.

Puede obtener más información en el apartado "Cookies" de nuestro aviso legal.

AceptarRechazar