paraisos perdidos

Los Paraísos Perdidos. Ilusión y realidad en los Mares del Sur

Paraísos perdidos
  • Del 22 de noviembre de 2007 al 9 de marzo de 2008

La exposición Los paraísos perdidos. Ilusión y realidad en los Mares del Sur ofrece una reflexión sobre la creación y difusión de un mito, el de los Mares del Sur, que nació en el siglo XVIII y permanece todavía vivo en el imaginario occidental. Como todo mito, se fundamenta en una transmisión parcial de la realidad, en una ilusión recreada a lo largo del tiempo por viajeros, artistas, escritores y, desde el siglo XX, por las imágenes exóticas del cine de Hollywood.

La llegada de los primeros europeos a Oceanía revivió los mitos clásicos que aludían a la virtud moral del hombre en su estado natural, enriquecidos durante la Ilustración por el pensamiento de Rousseau y sus ideas sobre el “buen salvaje”. Las descripciones de los viajeros, los testimonios materiales y los dibujos y grabados que documentaron las expediciones de finales del siglo XVIII desbordaron la imaginación europea. Nació así la ilusión de haber encontrado el paraíso en la Tierra, un lugar idílico donde el hombre podía vivir en armonía con la naturaleza libre del yugo de las normas sociales. Un lugar donde la felicidad era posible. Sin embargo, la realidad de las islas del Pacífico no se correspondía con la imagen transmitida por el mito. Aquel lugar de ensueño era una sociedad fuertemente jerarquizada, dirigida por un grupo minoritario que concentraba el poder político y la riqueza material. Su autoridad estaba además sancionada por una clase sacerdotal que perpetuaba el sistema de poder.

El recorrido de la exposición se organiza a partir de la contraposición del mito con la realidad. Junto a los testimonios de los navegantes y militares de las expediciones marítimas que exploraron esta zona, se presenta una amplia variedad de objetos originales de las culturas oceánicas que nos remiten al modo de vida real de aquellos pueblos.

Los objetos más antiguos conservados en las colecciones españolas proceden de las expediciones científico-militares de finales del siglo XVIII, como la de Malaspina (1789-1794). Sin embargo, el grueso mayor de las colecciones oceánicas llegó en 1887, con ocasión de la Exposición Monográfica sobre Filipinas, Marianas y Carolinas celebrada en el Parque del Retiro de Madrid. La mayor parte de las piezas que integran la exposición pertenecen a la importante colección de Oceanía que conserva el Museo Nacional de Antropología. De ellos, destacan los realizados en concha y carey de las islas Carolinas; los cráneos decorados para cultos funerarios de las islas Malekula; y, sobre todo, el umete o cuenco de piedra de Tahití, único ejemplar completo que se conserva en el mundo.

Sin duda, la organización de esta exposición es una ocasión única para contemplar una variada muestra de las valiosas colecciones de Oceanía que conservan los museos españoles, muchas de ellas no expuestas habitualmente al público. A través de ella, el Museo Nacional de Antropología propone una travesía por los lugares que inspiraron el nacimiento de este mito. Una creación colectiva que aún permanece viva en nuestra cultura. Después de todo, ¿quién no ha soñado alguna vez con el paraíso de los Mares del Sur?

Paraísos perdidos
Paraísos perdidos
Paraísos perdidos
Paraísos perdidos
Subir

Esta web utiliza cookies propias para facilitar la navegación y cookies de terceros para obtener estadísticas de uso y satisfacción.

Puede obtener más información en el apartado "Cookies" de nuestro aviso legal.

AceptarRechazar