You are here:
  1. Portada
  2. El museo
  3. News (Spanish)
  4. 2020
  5. ¿Qué es y para qué sirve la carta de servicios?

¿Qué es y para qué sirve la carta de servicios?

portada de la carta de servicios

En todas las instituciones museísticas dependientes de la Subdirección General de Museos Estatales, la Carta de Servicios es un documento en el cual se plasman los compromisos de cada museo con respecto a su labor pública. No se trata de una simple declaración de intenciones, sino que en ella se recogen servicios concretos y cuantificados que en este caso el MNA está convencido de que puede ofrecer satisfactoriamente, y que la ciudadanía puede exigir en caso de que no sea así. Por eso se trata de un documento público, cuyo cumplimiento es evaluado anualmente por la Inspección de Servicios del Ministerio de Cultura y Deporte.

Entre los apartados más importantes que plasman esos compromisos están:

  • La realización y puesta a disposición del público de planos-guía, la puntual publicación de la programación y la pormenorizada comunicación de todas las actividades que se realizan en el museo.
  • La organización de exposiciones temporales que amplíen o complementen el discurso expositivo de la exposición permanente, o exploren nuevos horizontes sociales, intelectuales o científicos.
  • La programación de talleres y diversas actividades educativas y didácticas a lo largo del año que den cuerpo a la función didáctica del museo.
  • ​La realización de visitas guiadas a nuestras colecciones, el acceso a nuestra biblioteca, previa solicitud, o el acceso para investigadores a los fondos custodiados en los almacenes, en muchas ocasiones también con la finalidad de seleccionar objetos y documentos que luego van a integrar exposiciones temporales en otros museos.

Esos compromisos incluyen también la voluntad de realizar muchos de estos proyectos en colaboración con otras instituciones y entidades que amplíen y complementen nuestra labor, porque actualmente no se puede concebir un museo que sea completamente autosuficiente, ni desde el punto de vista organizativo ni desde el intelectual, y se impone el trabajo cooperativo y en red que no hace sino enriquecer los resultados que luego puede disfrutar la sociedad en su conjunto.

Mención aparte merece la sección de Quejas, Sugerencias y Felicitaciones, pues en ella nos volcamos para que su estudio pormenorizado nos aporte información valiosa a la hora de saber qué cosas o facetas de nuestro servicio podemos mejorar, cuáles hay que corregir, qué deficiencias hay que subsanar, y por supuesto saber cuándo nuestras actividades funcionan para quienes participan en ellas. La evaluación constante es una parte fundamental en el desarrollo de nuestra labor como museo.

Tomemos como botón de muestra el año pasado (2019). Lo primero que podemos señalar, satisfechos, es que el MNA ha cumplido con los objetivos comprometidos en su Carta de Servicios, tratando siempre de mejorar su oferta a partir de lo aprendido a lo largo de los años precedentes, para que no sólo llegue a un mayor número de visitantes, sino sobre todo para que la experiencia en su visita al museo sea plena, satisfactoria y edificante.

Así, hemos incrementado en número y variedad nuestras exposiciones temporales. De tres exposiciones temporales comprometidas en la Carta de Servicios hemos pasado a un total de 9, por supuesto no sin salvar obstáculos de diferente naturaleza, bien de carácter espacial o técnico, bien de carácter económico, pero, orgullosos, también hemos recibido a cambio un mayor número de felicitaciones por ello. Esa es nuestra motivación.

También hemos ampliado notablemente nuestra oferta de actividades culturales, talleres y visitas guiadas, siempre gratuitas pues creemos en que el acceso a la cultura debe ser universal: de 20 talleres comprometidos en la Carta de Servicios, hemos realizado 49; de 200 visitas guiadas, hemos efectuado 413; y de dos actividades culturales, hemos organizado 12; siempre atendiendo a una demanda cada vez mayor y diversa por parte del público del museo.

Y hemos acometido, con el apoyo de nuestra Gerencia de Infraestructuras, varias reformas que nos han permitido dotar al museo con nuevos espacios de uso público -nueva recepción, consigna autoservicio, sala de descanso y sala de actividades educativas- que precisamente han mejorado nuestros servicios traduciendo algunas de las demandas que nos habéis transmitido durante los últimos años. También hemos acometido en dos fases la renovación del sistema de climatización, con el fin de ganar en eficiencia energética, mejorar la conservación de las colecciones expuestas y conseguir unas condiciones de visita más confortables. Y además hemos aprovechado estas obras para dotar mejor algunos espacios internos, como el comedor de personal, las oficinas y el archivo, porque un equipo que trabaja en mejores condiciones luego también es un equipo más motivado a la hora de dar un buen servicio público. Y todo ello, no sin esfuerzo, habiendo logrado que ese servicio no se viera apenas alterado por las intervenciones, pues el museo ni se ha visto obligado a cerrar para realizarlas ni creemos que nuestros visitantes, vosotros, os hayáis visto afectados por ellas. Así lo hemos procurado, al menos...

Y es que si algo nos preocupa es no dejar de intentar subsanar los defectos puestos en evidencia por las quejas formuladas por el público, de procurar pulir los pequeños detalles, de mejorar cada día. Quizás por eso se han reducido considerablemente el número de quejas recibidas a lo largo de 2019, aunque es algo que lejos de provocar que nos durmamos en los laureles no hace sino estimularnos, porque ahora no queremos bajar el listón, sino todo lo contrario: debemos mantener y cuidar la buena relación que hemos establecido con la "gente del MNA".

Por eso, queremos invitaros a seguir comunicándonos todas vuestras impresiones y demandas, de la naturaleza que sea, y por los canales que os resulten más cómodos y accesibles: las hojas y sugerencias que encontraréis en el mostrador de recepción del museo, la dirección de correo electrónico que figura en esta web, la plataforma de comunicación con los ciudadanos de la Administración del Estado (cuyo acceso también hallaréis en la web), nuestras cuentas en las redes sociales (Instagram, Facebook y Twitter) o cualquier otro medio que elijáis. Como veis, todas son bienvenidas, porque nos ayudan a conoceros, saber cuáles son vuestras necesidades o las cosas que echáis en falta y, en definitiva, nos ayudan siempre a mejorar para que el museo siga muy vivo otros 145 años.

¡Seguimos contando con vuestra colaboración! ¡Muchas gracias!

Subir

Esta web utiliza cookies propias para facilitar la navegación y cookies de terceros para obtener estadísticas de uso y satisfacción.

Puede obtener más información en el apartado "Cookies" de nuestro aviso legal.

AceptarRechazar