Volver

Abanico brisé

Abanico brisé

N.º inv.: CE2/00531

Este tipo de abanico se llama brisé o de baraja porque carece de país y las varillas van unidas por un cinta en la parte superior. El varillaje es de forma trapezoidal, con el extremo superior rematado en pináculos de picos dentados, característica de los abanicos brisé de la época. Presenta una decoración profusa que cubre toda la fuente, y que consiste en motivos vegetales y florales calados y sobredorados. En la parte superior, la cinta que une las varillas está forrada por un papel pintado con motivos florales en tonos naranjas y verdes, a juego con las guardas. Las guardas (primera y última varilla) son similares al resto de varillas, pintadas con motivos florales en tonos naranja. La roseta y la anilla son de metal. El reverso es liso.

En las primeras décadas del siglo XIX, los abanicos eran de pequeño tamaño para poder guardarlos en los bolsitos de mano llamados “réticules”. Pero hacia 1820, el tamaño aumenta poco a poco y se vuelven a usar los abanicos brisé de marfil, concha o lacados –importados de Oriente por el puerto de Cantón– con un delicado calado de motivos vegetales y animales. Este ejemplar puede fecharse hacia 1820.

Pieza no expuesta.

Subir

Esta web utiliza cookies propias para facilitar la navegación y cookies de terceros para obtener estadísticas de uso y satisfacción.

Puede obtener más información en el apartado "Cookies" de nuestro aviso legal.

AceptarRechazar