Volver

Tapiz

Tapiz

N.º inv.: CE2/00734

Este tapiz flamenco de alto lizo está tejido en lana y seda. Lleva enmarcando la escena central una cenefa de verduras que probablemente no sea la original. Representa una escena triunfal donde dos trompeteros anuncian la llegada del personaje victorioso. Tras ellos un soldado sujeta las riendas del caballo de la biga (carro de dos ruedas) mientras otro sostiene el estandarte con las siglas de la frase romana SPQR que significa: “Senatus Populusque Romanus (o romae)” y se traduce como el Senado Y el Pueblo Romanos (o de Roma). Sobre la biga, observamos un personaje romano con cetro y corona de laurel que simboliza la victoria. Detrás les siguen prisioneros de guerra como un niño, un hombre y una mujer.

Los tapices se colgaban de las paredes para adornar las estancias pero servían igualmente para resguardarlas del frío. Los interiores de iglesias o catedrales se adornaban de tapices de tema religioso en celebraciones especiales.

Bruselas fue uno de los centros de producción de tapices de alto y bajo lizo de toda Europa. La fama de Bruselas se remonta a finales del siglo XV, aunque en esa época, la producción no se distingue de la de otros lugares de Flandes o de la francesa. La consolidación de esta fama llegó en el siglo XVI con el encargo del papa León X a Pieter van Aelst hacia 1530, de la serie de los Hechos de los Apóstoles, sobre cartones de Rafael. En efecto, artífices de la pintura proporcionaban el diseño de los tapices en los llamado “cartones” que luego el artesanado licero (que realizaba los tapices) se encargaba de reproducir en los tapices. De hecho, a partir de este momento quienes pintaban pasaron a desempeñar un papel muy importante. En el siglo XVII, el mayor impulso en los talleres de Bruselas se debió en gran medida a los cartones de Rubens y su discípulo Jacob Jordaens. La calidad volvió a declinar y la capitalidad de la fabricación de tapices pasó a París donde Colbert nacionalizó la Real Manufactura de los Gobelinos en 1662.

Pieza expuesta en el Fumoir, primera planta.

Subir

Esta web utiliza cookies propias para facilitar la navegación y cookies de terceros para obtener estadísticas de uso y satisfacción.

Puede obtener más información en el apartado "Cookies" de nuestro aviso legal.

AceptarRechazar