You are here:
  1. Home
  2. Institution
  3. ¿Qué estamos haciendo?
  4. Proyectos en curso
  5. Excavación y curso de la producción de cerámica de Manises

Back

Excavación y curso formativo práctico de arqueología medieval y postmedieval de la producción de cerámica de Manises

El Barri dels Obradors de Manises fue el mayor foco de producción de cerámica de la población desde los incios del siglo XIV. La cerámica de Manises, especialmente la loza dorada llamada obra de málica por inspirarse en la realizada en Málaga. Fue muy reconocida y alabada como comenta el franciscano fra Francesc Eiximenis redactór del Regiment de la cosa pública (1383), obra en la que dedica un capítulo a las Maravelles del Regne de València donde destaca el mérito especial de la loza de esta población diciendo: "Mes sobretot es la bellesa de la obra de Manizes daurada i maestrivolment pintada que ja tot lo món ha enamorat, entant que lo papa, los cardenals e los princeps del mon per especial gràcia la requeren e estan meravellats que de terra se puga fer obra així excellent e noble".

Antes de 1350 la loza dorada de Manises se había exportado a lugares lejanos del Mediterráneo como Fustat (Egipto), del Atlántico Norte (Aalst (Bélgica), Sluis (Holanda) y del Báltico (Greifswald (Pomerania) o Bergen (Suecia)). En la segunda mitad del siglo XIV ya era usada para plasmar en ella los emblemas heráldicos de reyes y nobles. Los principales museos del mundo conservan platos con la heráldica de los duques de Borgoña, de Castilla, de Aragón y Francia, de la familia Medici así como de otras familias de la nobleza europea e incluso de numerosos mercaderes toscanos.

El proyecto se centra en la realización de excavaciones arqueológicas sistemáticas en el Barri dels Obradors de Manises con los objetivos siguientes:

  1. Documentar los vestigios de un centro de producción cerámica atestiguado desde el siglo XIV y reconocido universalmente como un referente desde sus inicios.
  2. Ofrecer formación especializada a especialistas y arqueólogos sobre las peculiaridades de la investigación de campo en un centro alfarero conociendo sus instalaciones, organización y procesos para una major documentación e interpretación.
  3. Obtener materiales para el reconocimiento de los productos elaborados durante los siete siglos de vigencia del Barrio.
  4. Documentar la cadena operativa y procesos de trabajo necesarios para la producción de todas las series fabricadas en Manises durante siete siglos.
  5. Obtener materiales fiables para la caracterización arqueométrica que ofrezca datos relevantes sobre la identificación de procedencias y evolución tecnológica.
  6. Extender el conocimiento del patrimonio cultural mediante actividades de difusión abiertas al público.
  7. Organizar y apoyar el desarrollo de actividades inclusivas relacionadas con el patrimonio cultural y la identidad orientadas a jóvenes.

La investigación de campo impulsada por este proyecto se inició en el año 2011 con el apoyo de la Asociación de Ceramología, del Ayuntamiento de Manises y del Museo de Ceràmica de Manises. Contó con apoyo económico de la Fundación Bancaja, Aena, Sociedad Española de Cerámica y Vidrio, Asociación Valenciana de Cerámica, y con el aval científico del Departamento de Historia Medieval de la Universitat de València, Departamento de Arqueoloía Medieval de la Universidad de Granada y Departamento de Prehistoria y Arqueología de la Universitat de Barcelona.

El Barri dels Obradors de Manises

La población medieval de Manises se situó sobre un altozano que domina el cauce del río Turia desde el sur. En ese punto existía un vado que permitía la comunicación con la cercana población de Paterna, al norte del cauce. Ambas poblaciones pertenecían, desde 1237, al señorío de Paterna, ostentado entonces por los descendientes de Artal de Luna. En 1304, Lope Ferrenc de Luna vendió la alquería de Manizes a Pedro Boil, fundador de la nueva saga que desde entonces ostentó el señorío local. En ese mismo año se manifiesta el interés del nuevo señor de Manises por la producción de cerámica, ya que en un litigio de lindes con el señorío de Ribarroja del Túria se dictamina que corresponde a Manises la partida denominada Cabeços d’Alhetx, hon es la terra de les alcolles, es decir, la que se usaba para fabricar los cántaros. La noticia permite entrever que ya existía una producción ceramica local y que el nuevo señor deseaba continuarla. Las alfarerías medievales debían estar situadas en la zona habitada, pero la concentración poblacional pronto debió exigir el traslado de los talleres hacia zonas más abiertas al precisar éstos espacios que permitieran intensificar su actividad y eludir los problemas que podían ocasionar en la zona poblada tanto por el mayor trasiego de combustibles y materias primas, también la necesidad de proveer a los talleres con un adecuado suministro de agua, para facilitar el trasporte de los productos elaborados y, finalmente, para evitar las molestias causadas a la población por la actividad y en especial por los humos. Por ello, en la primera mitad del siglo XIV, la zona que hoy conocemos como "Barri dels Obradors" debió ya ocuparse con algunos talleres, espacio que ha concentrado gran parte de la actividad de producción cerámica de Manises durante casi ocho siglos. Se encuentra al este de la población, más allá del muro que protegía Manises en el siglo XV, limitado al norte por la acequia de Quart-Benàger-Faitanar, al sur por el camino de Manises hacia Quart de Poblet y València y al este por el barranco del Salt de l'Aigua.

Las evidencias arqueológicas localizadas en el propio barrio demuestran la fabricación de cerámica y el acarreo de materias primas, como las margas miocénicas de la cantera de los Cabeços d'Alhetx o las arcillas del Pla de Quart, desde la primera mitad del siglo XIV. Los primeros talleres debieron situarse próximos al curso de agua de la acequia de Quart de la que se tomaba el agua necesaria para los talleres. La cerámica más antigua localizada hasta el momento son lozas, platos, escudillas y jarras, decoradas en verde y negro sobre fondo blanco o dorada de reflejo metálico de estilo malagueño primitivo y, en menor cantidad, alfarería bizcochada y pintada con óxido de manganeso. La presencia de las evidencias de fabricación de estas lozas se extiende en todo el barrio, por lo que debemos interpretar que las alfarerías pronto ocuparon toda el área. De hecho el barrio se puede considerar un tell arqueológico que conserva evidencias de lo fabricado a lo largo de los siglos. Ello se ha evidenciado en excavaciones practicadas en el solar de la antigua fábrica Palés, en los de la calle València nos. 17 y 25, en la calle Fábricas 1 y en algunos otros solares. Se conserva cartografía histórica del barrio, entre ellas el "Plan du siege de Valence en janvier 1812" realizado por las tropas del general francés Luis G. Suchet, el plano de València de Cristòfol Sales de 1821, el plano realizado para la construcción del acueducto de aguas potables de València en 1845 o el del Estado Mayor del Ejército de 1883. Vemos en ellos que los actuales viales eran zonas de paso entre talleres, exceptuando las calles Santa Justa y Rufina y Fábricas, ya entonces con un urbanismo compacto, y que existían varios espacios abiertos y patios usados como áreas de trabajo para tratar las arcillas. La documentación cartográfica y la fotografía aérea posterior permiten ver que la mayor densidad de talleres se alcanzó con el tiempo, ya en el siglo XX. La película documental "Reflejos de Manises", dirigida por Alfredo Fraile, con guión de Francisco Almela y Vives y producción de Cifesa en 1940, y el estudio del profesor Vicente Rosselló Verger "Manises, ciudad de la cerámica. Estudio de Geografía Humana" (1960), trazan un extraordinario y vívido panorama de la actividad del barrio de mediados del siglo XX.

En el barrio se mantienen testimonios materiales de su historia industrial como la propia acequia, galerías de desagüe del siglo XVIII de la fábrica Miramar, fábricas reutilizadas en la calle Fábricas nº 7 y Obradors, nº 11, un horno moruno completo y las calderas de otros muchos en la calle Fábricas 1, la casa del ceramista Antonio Bosch con revestimientos cerámicos en la calle Obradors 3, el taller Domanises en la misma calle, la alfarería "La Cerámica Valenciana" de la familia Gimeno y su colección histórica, así como la sede de AVEC-Gremio, éstos tres últimos manteniendo la plena actividad.

Hasta el momento junto a la excavación arqueológica, en la que han colaborado y se han formado numerosos estudiantes, se han desarrollado dos campos de voluntariado juvenil en colaboración con el IVAJ y el Ayuntamiento de Manises, así como varios talleres con alumnos de escuelas de la localidad así como dos cursos de introducción al patrimonio cerámico de Manises.

Las excavaciones han ofrecido testimonios para conocer los procedimientos de trabajo de los alfareros de Manises a través de las evidencias cerámicas localizadas, así como de series y productos. También han permitido conocer detalles urbanísticos y topográficos del barrio, localizar espacios de habitación rupestres del siglo XIV, identificar hornos y elementos constructivos de los talleres del siglo XIV al XIX.

En cuanto a los hallazgos más relevantes que manifiestan la importancia de la produccion en su vinculación a grandes personalidades del pasado destaca el hallazgo de piezas heráldicas con el escudo del rey de Francia Carlos VI y de la reina de Aragón Violante de Bar, que se han sumado a las lozas con escudos de la realeza ya mencionadas.

Hallazgo de un vertido de desechos de loza del siglo XIV. C/ València 17. UE273. Pulse para ampliar Hallazgo de un vertido de desechos de loza del siglo XIV. C/ València 17. UE273.
Jóvenes voluntarios trabajando en la excavación. Campo de Voluntariado IVAJ 2021. Pulse para ampliar Jóvenes voluntarios trabajando en la excavación. Campo de Voluntariado IVAJ 2021.
Alumna realizando tratamientos de los hallazgos en el laboratorio de restauración. Pulse para ampliar Alumna realizando tratamientos de los hallazgos en el laboratorio de restauración.
Fragmento de plato con heráldico de Violante de Bar hallado en la excavación de la calle València nº 17. Pulse para ampliar Fragmento de plato con heráldico de Violante de Bar hallado en la excavación de la calle València nº 17.
Fragmento de plato con heráldico de Carlos VI, rey de Francia, hallado en la excavación de la calle València nº 17. Pulse para ampliar Fragmento de plato con heráldico de Carlos VI, rey de Francia, hallado en la excavación de la calle València nº 17.
Subir

Esta web utiliza cookies propias para facilitar la navegación y cookies de terceros para obtener estadísticas de uso y satisfacción.

Puede obtener más información en el apartado "Cookies" de nuestro aviso legal.

AceptarRechazar