Columna derecha
Ud está aquí:
  1. Inicio
  2. Visita
  3. Visita
  4. Recorrido
  5. Primera planta
  6. Primera planta (2ª parte)

Volver

Primera planta (2ª parte)

Imagen

Sala Gótica o de los Pinazo

Tanto este ámbito como el del anteoratorio fueron totalmente remodelados por Manuel González Martí recreando un espacio gotizante con elementos arquitectónicos recuperados, como el artesonado del siglo XVI, aunque muy reconstruido, o la escalera barroca.

Su pervivencia ha de entenderse como testimonio de la actuación del fundador del Museo, aunque en la actualidad se dedique a la obra de Ignacio Pinazo Camarlench y otros artistas. De Pinazo, cabe destacar el conjunto de cuatro grandes lienzos que decoraban antiguamente el café-restaurante "El León de Oro": Conversaciones en la serre (Retrato de las hijas del señor Pampló), Tarde de Carnaval en la Alameda, El cuento de las cabras y Bella herida por Cúpido.

Antecámara

Esta estancia cuadrangular con techo plano, distribuye las estancias privadas de los marqueses: el tocador de diario y el dormitorio de los marqueses. Las puertas a las habitaciones quedan resaltadas con portadas, las cuales son originales en los accesos al dormitorio y gabinete, mientras que la del tocador es posterior.

En el techo, preside un lienzo de forma octogonal ligeramente apaisada pintado por José Brel que representa a Selene (nombre griego de la Luna). Se encontraba en bastante mal estado de conservación, siendo la capa de barniz muy superficial.

En la restauración aparecieron dos capas superpuestas de decoración mural, aunque la que actualmente puede verse es la más reciente, que corresponde probablemente a la reforma de 1854.Salto de línea

Dormitorio del marqués

Es una sala rectangular con techo plano subdividido en figuras geométricas y un rectángulo ochavado como figura central, enmarcado con paneles trapezoidales. Destaca por sus impresionantes estucos de una inusitada policromía.

El programa iconográfico general del conjunto gira en torno al tema del sueño: la Noche y sus hijos, el Sueño, la Muerte y el Destino. El Río del Olvido y los numerosos Sueños están representados por las ondas y hojas de acanto que se repiten rítmicamente en el friso mediante bajorrelieves. Se representa la Noche y el Sueño a través de adormideras y estrellas que ornamentan los frisos y capiteles.

En el techo aparece a su vez, un complejo programa iconográfico formado por cinco lienzos de Plácido Francés, fechados en 1862. El lienzo central representa a La Noche o El beso de la noche, cuyo tema alegórico es muy similar al de José Brel en la antecámara, aunque no de tanta calidad pictórica. Fue realizado en óleo sobre lienzo, instalado por adhesión al soporte mural.

La bañera con delfines enlazados en el relieve del medallón central es de mármol blanco de Carrara. Ésta, junto con dos camas, aparece inventariada en la documentación conservada de este ámbito.

Imagen

Tocador de diario

Estaba destinado originalmente, como su nombre indica, a tocador de uso diario, aunque luego sería destinado para la biblioteca del escritor Blasco Ibáñez. En su muro norte se abría la puerta que permitía acceder a la sala de porcelana y de ahí al resto de la planta. Es una sala rectangular con techo plano presidido por una figura de odalisca danzante, inserta en un rombo y rodeada de flores, obra de Mariano Belmonte y Vacas. Los motivos florales apoyan la hipótesis de que esta sala fuera un tocador.

Sus paredes están completamente recubiertas de estuco. Ahora ofrece la ambientación de un dormitorio de época.

Destacan unos medallones con esencieros, flores y pájaros de delicado trazo, obra de José Parra. La pintura del testero representa el jardín de una masía, con una inscripción a lápiz que recuerda que se trata del mas de Bétera, Mas "En Conill", antigua propiedad de los marqueses.

Tocador de lujo

El uso de esta suntuosa sala de carácter femenino queda remarcado por su decoración, en la que estilizados pilares con relieves estilo Luís XVI culminan en una bóveda, obra de Pablo Gonzalvo. Fue realizada al óleo sobre yeso y representa a Venus, Cupido y a las Tres Gracias, o al tocador de Hebe según los textos contemporáneos a su ejecución.

Remarcando su carácter, bajo la bóveda hay unos medallones con bustos femeninos y representaciones de Cupido.

Los emblemas marquesales figuran en la taracea de mármol del suelo así como un gran jarrón, que hace alusión al uso de la sala.

Subir

Esta web utiliza cookies propias para facilitar la navegación y cookies de terceros para obtener estadísticas de uso y satisfacción.

Puede obtener más información en el apartado "Cookies" de nuestro aviso legal.

AceptarRechazar