Volver

El monaguillo

Cuadro "El monaguillo" (1888) Pulse para ampliar

1888

Óleo sobre lienzo

44,2 × 88,5 cm

Museo Sorolla, 1427

De manera temprana, un joven Sorolla aborda el llamado «monaguillismo», género entre pintura costumbrista y religiosa, de gran desarrollo a finales del siglo XIX, en el que los protagonistas son los monaguillos retratados en sus quehaceres o en momentos de pillerías infantiles.

En este lienzo, un monaguillo vestido de rojo, de mayor edad que el monaguillo niño tradicional, encaramado en una escalera, observa lo que sucede al otro lado de la tapia, donde se abre ante nosotros un paisaje rural en el que abundan los almendros en flor de los cuáles el pintor hizo varios bocetos al natural durante su estancia en Asís.

En este escenario campestre, bajo un cielo nublado y con la silueta en la lejanía de unos edificios, juegan a la gallina ciega un corro de hombres y mujeres vestidos a la moda dieciochesca. Al incluir estas figuras, denominadas «casacas» o «casacones », Sorolla hace una clara referencia al famoso cartón de Francisco de Goya La gallina ciega, 1788 (Museo del Prado, inv. P002781) pero también se hace eco de la moda difundida por el pintor francés Jean-Louis-Ernest Meissonier, que adquirió gran éxito especialmente con el pintor español Mariano Fortuny y su obra La vicaría (1870, Museu Nacional d’Art de Catalunya, inv. 010698-000), y que todavía en época del pintor era muy demandada por los marchantes del momento.

El punto de vista en picado de la escena nos hace partícipes de ese momento de voyeurisme del monaguillo, que desatiende sus quehaceres, curioso por conocer lo que sucede al otro lado del muro o anhelando esa vida mundana.

Subir

Esta web utiliza cookies propias para facilitar la navegación y cookies de terceros para obtener estadísticas de uso y satisfacción.

Puede obtener más información en el apartado "Cookies" de nuestro aviso legal.

AceptarRechazar