Back

El día feliz

Imagen del cuadro "El día feliz" (1892 ) Pulse para ampliar

1892

Óleo sobre lienzo

83 × 116 cm

Udine, Italia, Casa Cavazzini Museo d’Arte Moderna e Contemporanea

La búsqueda del nuevo camino pictórico que Sorolla había iniciado tras el terrible fracaso que supuso El entierro de Cristo encontró un terreno firme en las enseñanzas del pintor español José Jiménez Aranda, quien por entonces trabajaba en obras que podemos encuadrar en la corriente de realismo naturalista, centrada en reflejar los asuntos cotidianos de la vida, siempre con un dibujo muy cuidado y con una marcada inclinación por la obra de Velázquez (Ya muy presente en Sorolla).

Todas estas características pueden verse en El día feliz: con un tema que se enmarca en el costumbrismo religioso, el dibujo esmerado y un colorido claramente entroncado con el Siglo de Oro español.

En la playa de Valencia, en una pobre caseta, una niña vestida de primera comunión besa la mano de su abuelo, un viejo pescador. El resto de la familia: los padres, la abuela y un joven contemplan el momento con emoción. A través de la puerta abierta puede verse la playa y el mar con sus barcos de pesca. La luz se cuela entre las tablas mal ajustadas de la choza con un dominio que Sorolla desarrollará aún más en años futuros. La belleza de esta iluminación no pasó desapercibida para los críticos del momento, Pérez Nieva en La Dinastía calificabala obra como «una preciosidad de luz».

Subir

Esta web utiliza cookies propias para facilitar la navegación y cookies de terceros para obtener estadísticas de uso y satisfacción.

Puede obtener más información en el apartado "Cookies" de nuestro aviso legal.

AceptarRechazar