Volver

Próximas exposiciones

Niño desnudo de pie sujetado por una niña

La edad dichosa. La infancia según Sorolla

Comisariada por Sonia Martínez Requena y Covadonga Pitarch Angulo

Febrero 2022 – junio 2022

Los niños se convirtieron en protagonistas de la pintura de Sorolla desde el principio de su carrera. Sorolla, retratista consumado, pinta en numerosas ocasiones a su familia y recibe los encargos de la burguesía y la aristocracia, que desean que pinte, no solo sus retratos, sino también, los de sus hijos.

En el último tercio del siglo XIX el niño se convierte en el protagonista de cuadros de costumbres, paisajes y escenas de género. Sorolla en sus cuadros nos enseña cómo viven, como estudian, pintan o juegan. Frecuentemente los niños son, además, los protagonistas de sus famosísimas escenas de mar, unas veces trabajando en la playa, otras disfrutando del placer de jugar a la orilla del mar. Finalmente, también se rastrea en la obra de Sorolla escenas de “otra infancia”, menos feliz, menos afortunada, de niños enfermos, de niños más humildes, que en cierta manera se ven obligados a dejar de serlo para trabajar, ayudando a sus familias. Esta “otra infancia” también es retratada por Sorolla, con el mismo cariño y dignidad, con la que plasmó al resto.

Ordenada a través de tres secciones: El centro, la familia; El mundo de la infancia y La otra infancia; esta exposición quiere ofrecer un panorama completo de la imagen del niño y su particular universo.

Línea horizontal

Detalle del retrato de Juan Antonio García del Castillo

Sorolla en negro

Comisariada por Carlos Reyero

En verano 2022

Con esta exposición se pretende analizar el alcance del color negro en la pintura de Sorolla y demostrar que el negro forma parte esencial de la poética del pintor con un gran poder de significación, tanto desde un punto de vista simbólico como plástico.

La familiarización del artista con ese color arranca de su temprano interés hacia la pintura española, cuyos tonos pardos y negros se reconocen en sus obras juveniles. En ese sentido, Sorolla es sensible a la misma fascinación que esa austeridad, simplicidad y franqueza del negro, identificado con una tradición nacional, suscitaba entre los grandes pintores de su tiempo. A partir de ahí se convierte para Sorolla en un color con una gran capacidad de evocación, según puede comprobarse tanto asuntos de género como en retratos.

Subir

Esta web utiliza cookies propias para facilitar la navegación y cookies de terceros para obtener estadísticas de uso y satisfacción.

Puede obtener más información en el apartado "Cookies" de nuestro aviso legal.

AceptarRechazar