Columna derecha

Volver

Traje festivo de pastira

Jaén, ca. 1880

Este traje es el más significativo de Jaén, y lo vestían la pastora y la lechera que ordeñaba y también comercializaba la leche recorriendo las calles de la ciudad. Es un traje adaptado a las altas temperaturas alcanzadas en la zona, de ahí que su saya y delantal se denomina “de canícula”. Ambos se confeccionan con fibras frescas de algodón tejidas en sus propios telares, con dibujos geométricos. Bajo el jubón, apreciamos el pañuelo cruzado al pecho, bordado mecánicamente a punto de cadeneta. La prenda que imprime carácter al conjunto es la mantilla, usada sobre la cabeza o los hombros, de ligero paño merino de color rojo con decoración aplicada, de banda de tejido de terciopelo negro. La pastira se peina con moño que se denomina de lazo o de alpargata por su forma, ya que el pelo, muy largo, se trenza, siempre dividido en múltiplos de tres cabos, desde la nuca y luego, se vuelve en vertical hacia arriba.

Según la leyenda, el rojo de su mantilla alude a un asalto de musulmanes granadinos que tiñeron de sangre las mantillas blancas que la población llevaba durante la contienda. Sabemos que se utilizaba tradicionalmente el tinte natural extraído del kermes, insecto que vive parásito de un arbusto local.

Inventario: MT000328-29 y MT000332-34

Subir

Esta web utiliza cookies propias para facilitar la navegación y cookies de terceros para obtener estadísticas de uso y satisfacción.

Puede obtener más información en el apartado "Cookies" de nuestro aviso legal.

AceptarRechazar