Proceso Ezpeleta

En la noche del 27 de junio de 1605, cerca de la vivienda de Cervantes, don Gaspar de Ezpeleta, caballero de la Orden de Santiago, fue gravemente herido por un desconocido embozado, muriendo dos días más tarde.

De las averiguaciones procesales que se siguieron se desprende que dicho caballero pidió auxilio y fue socorrido por los vecinos, entre ellos Miguel de Cervantes. Se tomaron testimonios en el lugar de los hechos, y el alcalde Villarroel detuvo a varios de ellos, entre los que se encontraba el escritor. Una vez esclarecido el suceso, Cervantes y el resto de los vecinos fueron puestos en libertad.

Este proceso con toda la documentación relativa a los testimonios, quedó archivado y a finales del siglo XVIII fue descubierto, facilitando más tarde la identificación de la casa en la que había vivido el escritor, sede del actual museo.

Manuscrito Proceso Ezpeleta

Declaración de Miguel de Cervantes como testigo en las averiguaciones del proceso Ezpeleta. El documento empieza "En la ciudad de Valladolid, en veinte y siete días del mes de junio de mil e seiscientos e cinco años, para la averiguación de lo susodicho se recibio juramento en forma de derecho de Miguel de Cerbantes, de edad de más de cincuenta años, que vive en las casas nuevas de junto a el Rastro..." y acaba: "y esto es verdad para el juramento fecho, y lo firmó. Miguel de Cerbantes."

Subir

Esta web utiliza cookies propias para facilitar la navegación y cookies de terceros para obtener estadísticas de uso y satisfacción.

Puede obtener más información en el apartado "Cookies" de nuestro aviso legal.

AceptarRechazar