Ud está aquí:
  1. Portada
  2. Destacados y Novedades
  3. Taller de restauración
  4. Conservación del fondo fotográfico de los marqueses de Valdeterrazo

Conservación preventiva y restauración del fondo fotográfico de los marqueses de Valdeterrazo

Hombres cargando un carro, fotografía antigua

El fondo fotográfico de los marqueses de Valdeterrazo ingresó en el Archivo Histórico de la Nobleza en 2012. Desde entonces, ha sido objeto de tratamiento técnico por parte de los departamentos de Descripción y Conservación-Restauración de este centro con el fin de garantizar su perdurabilidad en las mejores condiciones.

El fondo está compuesto, principalmente, por placas de vidrio, un tipo de soporte fotográfico cuya invención data de mediados del siglo XIX y que dejó de utilizarse en la década de 1920 con la aparición de los rollos de película sensible mucho más fáciles de transportar, menos frágiles y menos voluminosos.

Además de las placas de vidrio (un total de 3340), que incluyen negativos y positivos (diapositivas de linterna, estereoscópicas y ambrotipos) ingresó con este fondo material fotográfico de época: cámaras fotográficas (dos de ellas estereoscópicas), visores de mano, ampliadoras, un tanque de revelado, un taxiphote, lentes, etc.

Es, por lo tanto, un conjunto fotográfico de notable valor histórico tanto por las imágenes captadas como por sus características materiales y técnicas. Las placas han sido datadas entre 1895 y 1924 siendo atribuidas a la labor fotográfica amateur de Fernando de Orleans, duque de Montpensier (1884-1924).

Destacan desde el punto de vista temático las fotografías de materia taurina, aviación y náutica, así como los paisajes, eventos públicos, retratos y escenas familiares y de vida cotidiana.

no Pulse para ampliar
no Pulse para ampliar
no Pulse para ampliar

Descripción técnica

El fondo fotográfico de los marqueses de Valdeterrazo contiene tanto negativos como positivos monocromáticos en soporte vidrio, algunos de ellos estereoscópicos, es decir, diseñados para ser contemplados en tres dimensiones con la ayuda del correspondiente visor.

En cuanto a las técnicas fotográficas, la mayoría presentan emulsiones de gelatina y sales de plata (bromuro de plata, yodo-bromuro de plata, cloro-bromuro de plata y cromo). También encontramos placas denominadas como “Ultra Rapid”, que probablemente sean emulsiones de colodión seco y sales de plata.

no Pulse para ampliar Fotografía estereoscópica
no Pulse para ampliar Visores de placas estereoscópicas

Estado de conservación

Cuando las placas de vidrio ingresaron en el Archivo Histórico de la Nobleza, se encontraban almacenadas en sus cajas originales sin ningún material de protección ni separación que evitara el roce entre ellas. Estos estuches originales están compuestos por materiales ácidos que podrían dañar las placas fotográficas, si bien, en general el estado de conservación de las mismas era bueno, presentando los daños propios de este tipo de materiales. En el caso del vidrio, roturas, superficies rayadas, zonas perdidas, bordes y esquinas rotos, lixivación y suciedad. También hallamos daños en las emulsiones, que presentan problemas de craqueladuras, sulfurización, espejo de plata, manchas, irisaciones, huellas dactilares, amarillamiento, oxidación, virajes de color…

no Pulse para ampliar placas de vidrio esteroscópicas y su estuche original
no Pulse para ampliar estuche comercial original de las placas de vidrio

Intervención

Dada la fragilidad del soporte vidrio y la delicadeza de las emulsiones, se optó por reinstalar las placas, protegiendo cada una de ellas individualmente. Esto posibilita la manipulación segura de las placas.

Las cajas originales, que por su composición podían transmitir oxidación y acidez a las placas, fueron sustituidas por cajas de conservación

Por supuesto, los estuches originales no se desecharon, sino que fueron guardados aparte: se trata de documentos en sí mismos que nos ayudan a identificar distintos aspectos como las casas comerciales y fabricantes, los formatos y tipos de emulsión.

Durante este proceso las placas fueron digitalizadas: de este modo también hacemos conservación preventiva al evitar la manipulación de las mismas, que pueden ser consultadas con medios digitales.

El proceso de intervención ha consistido en:

  • Toma de datos y descripción de las placas fotográficas: signaturación, medidas, año, tipo (negativo-positivo), color (blanco y negro), marca comercial, tipo de emulsión, título atribuido (breve descripción de la imagen) y estado de conservación.
  • Limpieza superficial del polvo con brocha de pelo muy suave y eliminación de partículas depositadas sobre la emulsión a punta de bisturí.
  • Limpieza del vidrio por el lado sin emulsión con algodón humedecido en una solución de alcohol y agua destilada.
  • Protección individualizada de cada placa en sobre de papel de conservación de cuatro solapas, 100% algodón, sin reserva alcalina. En estos sobres se deja registrada la nueva signatura y se hace constar la caja original de la que proviene y el número de orden.
  • Las placas se guardan en cajas de conservación diseñadas para su archivo vertical a largo plazo. Estas cajas están fabricadas con un material especialmente adecuado para los negativos de cristal. Las placas más dañadas, que por su estado no pueden ser ubicadas verticalmente se trataron de forma independiente con montajes de protección especiales, adaptados a las particularidades de cada tipo de deterioro.

Limpieza con brocha suave

Limpieza del reverso

Funda individualizada para cada placa

Cajas de conservación

De todas las placas intervenidas sólo hubo tres que necesitaron un tipo de protección especial, debido a su importante deterioro. Dos con los vidrios rotos y una con un importante levantamiento de la emulsión.

  • La primera de ellas se encontraba partida por la mitad, en diagonal. Se intentó su reparación pegando el vidrio con gelatina de cola animal, pero no se obtuvieron los resultados esperados y el vidrio se despegó. Finalmente se optó por un montaje de cartón rígido de conservación, con tapa y una base horadada, con el hueco a medida, en el que va encajada la placa, de modo que las dos mitades quedan unidas entre sí por el propio montaje. Éste debe guardarse en plano, y no en vertical como el resto de las placas, debido a la fragilidad del vidrio.
  • La otra placa rota presenta la esquina inferior derecha desprendida. De nuevo se ha optado por una unión mediante montaje, sin adhesivo. En este caso, el estado del vidrio sí permitía su almacenamiento en vertical junto al resto de las placas en la caja de conservación. Para ello se diseñó un montaje de protección especial, adaptado al deterioro de la placa. Consistió en un estuche de cartón rígido de conservación, con tapa y una base horadada, con el hueco a medida, en el que va encajada la placa, de modo que las dos mitades quedan unidas entre sí por el propio montaje. Se añadieron cuatro solapas de papel de conservación que envuelven la placa y un refuerzo por el interior de la tapa que encaja en el hueco de la placa y la mantiene bien sujeta, evitando su movimiento. Todo el conjunto va protegido por un sobre a medida, cerrado por tres lados.
  • La tercera presentaba un importante levantamiento de la emulsión, que se despegó del vidrio. Se optó por el encapsulado entre dos vidrios para mantener sujeta la emulsión. La placa está muy deteriorada, con la mitad de la imagen velada e importantes deformaciones y arrugas en la parte de la emulsión levantada. Ambos vidrios se sellan por el perímetro con cinta adhesiva y el conjunto se guarda en un sobre de conservación de cuatro solapas, en una caja de conservación, junto con el resto de las placas de su caja original. En este caso, al no estar dañado el vidrio, tiene la suficiente resistencia mecánica como para almacenarse en vertical.

Placa de vidrio partida en diagonal

Unión mediante montaje con adhesivo

Unión de las dos partes

Montaje de protección

Montaje de protección (2)

Placa de vidrio en estuche de conservación

Preservación

Las cajas de conservación fueron trasladadas a uno de los depósitos del archivo, el que presenta mejores condiciones para la conservación de un archivo fotográfico: estabilidad ambiental a unos 18 grados centígrados y con una humedad relativa del 30-40%

estanterías del depósito
Subir

Esta web utiliza cookies propias para facilitar la navegación y cookies de terceros para obtener estadísticas de uso y satisfacción.

Puede obtener más información en el apartado "Cookies" de nuestro aviso legal.

AceptarRechazar